La nutrición y los Objetivos de desarrollo sostenible

Home / La nutrición y los Objetivos de desarrollo sostenible

Todas las mujeres, los hombres y los niños tienen derecho a una alimentación y nutrición adecuadas. La buena alimentación constituye la base para garantizar el bienestar y el potencial humano. Los primeros 1 000 días, desde el embarazo hasta el segundo aniversario del bebe, son una ventana crucial que determina el futuro de los niños. Una buena nutrición garantiza el buen desarrollo de sus sistemas inmunológicos, multiplicando las probabilidades de supervivencia de los niños y protegiéndolos durante el resto de sus vidas. También es fundamental para las adolescentes y las madres antes del embarazo, ya que su buen estado de salud propiciará un mejor comienzo de vida para sus hijos y pondrá fin al ciclo vicioso intergeneracional de la malnutrición.

El Movimiento SUN sigue enfocándose en garantizar una buena nutrición durante los primeros 1 000 días de vida para prevenir los efectos irreversibles del retraso en el crecimiento. Sin embargo, el Movimiento también se debe adaptar para ayudar a sus miembros a abordar las múltiples formas de malnutrición.


Esta estrategia presenta una visión práctica de cómo se puede trabajar juntos para erradicar la malnutrición antes del 2030. Compartiendo experiencias, sobrepasando los obstáculos y presentando sus resultados, los países del Movimiento SUN están demostrando que podemos garantizar a todas las personas, del mundo entero, el mejor inicio en la vida y la plena realización de su potencial.”

Ban Ki-moon, Secretario General de las Naciones Unidas, un mensaje sobre la Estrategia y hoja de ruta 2016-2020 del Movimiento SUN.


La Agenda 2030 para el desarrollo sostenible compromete a todos los gobiernos a actuar a favor de cambios universales e integrados que permitan poner fin al hambre a la malnutrition de aqui al 2030. Los gobiernos promueven los esfuerzos por alcanzar los 17 Objetivos de desarrollo sostenibles (ODS).

nutrition-at-the-heart-of-the-sdgs_001

Hagan click aquí para agrandar la imagen

La malnutrición (que incluye varias formas de desnutrición, así como el sobrepeso y la obesidad) afecta la productividad de las personas lo que, a su vez, disminuye el crecimiento nacional. En este sentido, la malnutrición representará un obstáculo a menudo invisible para el logro exitoso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La buena nutrición no es solo un producto del desarrollo, sino también la semilla que posibilitará el desarrollo futuro.

Se estima que el 45 % de la mortalidad de niños menores de cinco años está vinculada a la malnutrición (Black et al. 2013). No es solo el resultado de la falta de alimentos nutritivos y seguros en cantidad suficiente, sino también de múltiples factores interrelacionados que vinculan salud, cuidados sanitarios, educación, agua, saneamiento e higiene, acceso a alimentos y recursos, empoderamiento de las mujeres y más.

Si bien la ambición de «terminar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición, y promover la agricultura sostenible» se ve reflejada en el ODS 2, al menos 12 de los 17 objetivos contienen indicadores que son sumamente relevantes para la nutrición. Si no se realizan inversiones adecuadas y sostenidas en nutrición, no será posible alcanzar los ODS.