Home / Actualizaciones / Celebremos los logros conseguidos en 2017 y Fomentemos la Nutrición en el año recién estrenado

Celebremos los logros conseguidos en 2017 y Fomentemos la Nutrición en el año recién estrenado

  |   Blogs

por @GerdaVerburg, Coordinadora del Movimiento SUN

Hace algunas semanas, celebramos el fin de un año y el comienzo de un nuevo año. Según las palabras del escritor Jack Dixon, “si uno se enfoca en los resultados, nunca se producirá el cambio. Por el contrario, si uno se enfoca en el cambio, obtendrá resultados”. Creo que sentamos las bases para que se produzcan cambios duraderos en 2017, a medida que dejamos a un lado la inspiración para pasar a generar repercusiones en todo el Movimiento para el fomento de la nutrición (Movimiento SUN). Al redactar las listas de prioridades para el año y fijar las metas personales y profesionales, nos damos cuenta del largo camino que hemos recorrido como Movimiento. Por tal motivo, me gustaría resaltar algunos de nuestros momentos destacados (y puntos débiles):

La Reunión Mundial 2017 del Movimiento SUN —la primera Reunión #SUNGG en la que participo como coordinadora del Movimiento SUN— evoca muchos momentos maravillosos, que recodaré por siempre, y espero que sientan lo mismo. En Côte d’Ivoire, pudimos mostrar y compartir mucho más que la inspiración. En especial, me impresionó la labor de los puntos focales SUN en los gobiernos, los representantes de las redes SUN, el Grupo líder y los miembros del Comité Ejecutivo, además de los embajadores de la nutrición tanto nuevos como antiguos, quienes nos sirvieron de inspiración a la hora de centrarnos en el impacto durante esos momentos gloriosos y en otras ocasiones. Quiero agradecer a los más de 1000 participantes que vinieron de lugares cercanos y remotos, y permitieron que esta Reunión Mundial fuera más multitudinaria, destacada y sobresaliente que las anteriores. Espero que este impulso y  entusiasmo por la nutrición se mantenga en los próximos años, y se reconozca que la nutrición es un factor determinante e indicador del desarrollo.

Otro momento destacado de 2017: el año pasado tuve la oportunidad de visitar alrededor de 15 países SUN; además estuve en dos de los tres estados indios que integran el Movimiento SUN, a saber: Maharashtra y Uttar Pradesh. Me siento muy orgullosa de lo que he observado y experimentado, y estos viajes han sido una fuente constante de motivación para mi trabajo cotidiano. Estoy más convencida que nunca de que los países (y estados) se están poniendo en marcha, uniendo y tendiendo puentes para mejorar la nutrición entre los sectores y grupos de actores involucrados. Asimismo, quiero darles la bienvenida a la República Centroafricana y a Afganistán: los dos últimos países que se incorporaron al Movimiento SUN en 2017. Ahora forman parte de una comunidad que comparte y se informa sobre las herramientas que se necesitan para marcar una diferencia duradera y positiva.

 

En 2017, se observó un mayor sentido de apropiación de la nutrición en los 60 países que constituyen e impulsan el Movimiento SUN. Como sabemos, erradicar la malnutrición en todas sus formas —y de aquí a 2030— requiere de un compromiso político, en el nivel gubernamental más elevado. Por este motivo, felicito a los países SUN que hicieron que esto fuera posible el año pasado, además de las cuatro redes SUN y el sistema de apoyo, que trabajaron sin cesar para asegurar que se adapten y se avance con los planes nacionales de nutrición, las estrategias, la legislación y las medidas destinadas a mejorar la nutrición. Nuestros puntos focales se posicionan en un nivel de gobierno con un poder de convocatoria cada vez mayor, las inversiones en nutrición provenientes de los presupuestos nacionales están aumentando, trabajamos cada vez más y mejor con los miembros del Parlamento, se capacita a los periodistas, y los medios de difusión están mejor preparados para informar sobre la nutrición. Las Evaluaciones conjuntas del Movimiento SUN, que realizaron una cantidad extraordinaria de 52 países SUN en 2017, nos permitieron conocer esta realidad.

Asimismo nos encontramos en una mejor posición para analizar el progreso verdadero y las áreas donde se necesita intensificar las medidas, gracias al sistema de monitoreo, evaluación, rendición de cuentas y aprendizaje (MEAL) del Movimiento SUN que, en gran parte, se creó el año pasado. Esta herramienta importante no pretende reemplazar a ninguna medida nacional, regional o mundial, sino que complementa y favorece el impacto en los países SUN. Estoy ansiosa por ver cómo esta herramienta respaldará y medirá nuestros esfuerzos e impacto en los próximos años, lo que me lleva a pensar en el presente.

Existen tres esferas prioritarias en el Movimiento para este año:

En primer lugar de nuestra lista de prioridades, hemos colocado a la necesidad de centrar más la atención en la nutrición y las situaciones de fragilidad. Llegó el momento de que nos cercioremos de que las respuestas humanitarias y de emergencia vayan de la mano de las medidas de desarrollo y fomento de la resiliencia. La comunidad de nutrición, entre otras, debe garantizar que se tomen medidas tempranas de prevención, que tengan el potencial de ofrecer distintas ventajas para todos. Los países SUN, como Etiopía y Kenia, tienen lecciones para compartir, que pueden ser de beneficio para otros países. Además, si lo hacemos bien, habrá un campo más propicio para la paz, y es posible que disminuyan los flujos migratorios. La manera habitual de abordar la inseguridad alimentaria y la malnutrición en contextos afectados por los conflictos en 2018 y en adelante no es una opción.

El Movimiento SUN también se encuentra en una encrucijada debido a la gran amenaza que suponen el sobrepeso y la obesidad (y las enfermedades no transmisibles relacionadas con la dieta) a la hora de asegurar la buena nutrición para todas las personas, donde sea que se encuentren. Esto nos ofrece la oportunidad en 2018 de considerar y aprender de los países de todo el mundo, que tienen experiencia en la prevención y la lucha contra la obesidad y las enfermedades no transmisibles. A su vez, nos permite forjar alianzas con los distintos grupos de actores involucrados y con los países miembros del Movimiento SUN para poder trabajar codo a codo. En nuestro cometido de erradicar toda forma de malnutrición, existe la posibilidad de que nos perdamos una ventana de oportunidad decisiva, en caso de que no sigamos poniendo la atención en la desnutrición como primera medida, así como en las dobles, triples o múltiples cargas de la malnutrición, que son cada vez más visibles en el Movimiento.

Además, se necesita poner un mayor esfuerzo para asegurar una mejor nutrición para los empleados. Los trabajadores sanos trabajan más a gusto. Es preciso que las empresas avancen y, desde su lugar, logren que las medidas de nutrición dejen de formar parte de los planes y las estrategias de responsabilidad social y pasen a aplicarse a todo el personal. Esto también incluye avanzar en materia de protección de la maternidad para facilitar la lactancia, además de la licencia de maternidad y, como próxima medida, la licencia de paternidad, para que tanto las madres como los padres puedan ofrecer a sus hijas e hijos el mejor comienzo posible en la vida.

Asimismo, me gustaría destacar que en 2018, necesitamos mirar más allá de las cifras para obtener un panorama preciso de la malnutrición en el Movimiento. Aunque las estadísticas indicaron que el hambre está en aumento (un punto débil del año pasado), quisiera resaltar que estos valores se pueden atribuir, sobre todo, a la hambruna declarada en las zonas de Sudán del Sur a principios de 2017 y a las alertas de alto riesgo de hambruna que se presentaron en otros tres contextos (noreste de Nigeria, Somalia y Yemen). Dado que los países SUN, como Burkina Faso, Etiopía, Mauritania, Myanmar y Nigeria presentaron una reducción significativa en el número de niños con retraso en el crecimiento el año pasado, el panorama de la malnutrición puede tener otro matiz y arrojar resultados positivos en los países, como se observa en nuestro Informe Anual de Progresos.

Es por ello que quiero agradecerles por lograr que 2017 sea un año tan importante para nuestro pujante Movimiento SUN, y espero que todos podamos proclamarnos embajadores de la nutrición. Desde el lugar en el que nos encontramos, podemos hacer una diferencia importante en las vidas de tantas personas. Así que remanguémonos y hagamos que el 2018 (que marca la mitad de la fase actual del Movimiento) sea un año decisivo para la nutrición. Confío en que serán valientes, ambiciosos y demostrarán la manera de vencer todas las formas de malnutrición, en la práctica, sin que nadie quede rezagado.

 

Post A Comment

No Comments