Home / Actualizaciones / ¿Cuán nutritivo es su producto?

¿Cuán nutritivo es su producto?

  |   Blogs, Red de empresas SUN

Artículo de Iquo Ukoh con el patrocinio de la red de empresas para el fomento de la nutrición en Nigeria
Artículo original (en inglés): www.businessdayonline.com/how-nutritious-is-your-product


© Fotografía: Instituto Internacional de Agricultura Tropical a través de Flickr

Según las Encuestas de Indicadores Múltiples por Conglomerados de 2017, el 43,6 % de los niños de Nigeria presentan retraso en el crecimiento, es decir que no crecen al ritmo que deberían hacerlo. ¿Se dedica al sector de los alimentos elaborados? ¿Cuál es el valor nutricional de su producto? ¿Su producto alimenta a sus clientes y permite que conserven la salud suficiente para volver a comprar repetidas veces?

La lucha contra las deficiencias nutricionales solo se puede ganar con un enfoque de múltiples facetas. Exige que las personas, los productores de alimentos y el gobierno trabajen codo a codo para lograr resultados concretos. En los últimos años, ha habido un aumento en el nivel de conciencia sobre la nutrición en algunos nigerianos, en gran parte, debido a la facilidad de acceso a la información que permite Internet. Pese a ello, el nivel de conocimiento sobre nutrición en un gran porcentaje de la población sigue siendo bajo. ¿Cómo se le puede explicar a un consumidor que sostiene que el maíz hervido tiene menos hidratos de carbono que el maíz asado? ¿O a una jovencita que hace dieta para adelgazar comiendo frutas en abundancia y se queja porque no baja de peso? Para esta joven, las frutas no contienen hidratos de carbono y, por consiguiente, no deberían incidir en su peso.

Por otro lado, en el caso de los fabricantes o productores de alimentos, existe la necesidad de asegurar que los alimentos destinados a los consumidores ofrezcan los nutrientes necesarios. Además deben proporcionar suficiente información nutricional en los paquetes de los productos para que los consumidores puedan elegir sus alimentos a conciencia. La madre que compra alimentos para su hijo pequeño depende totalmente del productor para asegurarse de que el contenido del producto que compre satisfaga las necesidades nutricionales de su hijo. Comemos paquetes de chin chin o plátano frito, y es posible que desconozcamos la cantidad de hidratos de carbono, grasa y sal que estos productos contienen.

¿Los productores de alimentos saben qué hacer?

Si bien no podemos discutir que cada empresa debe ser económicamente viable, el productor de alimentos debe abordar su empresa con la postura de un empresario social. Se necesita un cambio en la orientación para que el productor pueda alcanzar ambos objetivos. Por consiguiente, el punto de partida es que el productor de alimentos disponga de algún conocimiento sobre nutrición o reciba el asesoramiento de un experto en la materia. Esta será una manera de asegurar la provisión de alimentos nutritivos y de expresar con claridad el aporte nutricional de los productos en la etiqueta.

La práctica demuestra que algunos productores de alimentos envasados se aprovechan del escaso conocimiento de los consumidores para hacer afirmaciones infundadas en las etiquetas de los productos. Otros solo siguen la corriente de lo que está de moda. ¿Cómo se puede explicar que la harina de camote no contiene gluten? En primer lugar, el gluten solo está presente en algunos granos, ¿entonces por qué se coloca este enunciado en un tubérculo? En otros casos, no se incluye ningún tipo de información en el paquete del producto. Ante esta situación se plantean los interrogantes de si el productor desconoce el valor nutritivo de su producto y, por lo tanto, no puede etiquetarlo correctamente o si el producto no contiene ningún nutriente.

¿Existe una falta de conocimientos por parte de los consumidores?

Para muchas personas de Nigeria el contacto diario con la información de nutrición es, sobre todo, la que se ofrece en las etiquetas de los productos alimenticios. La nutrición como materia solo se empieza a enseñar en la escuela secundaria, donde incluso no es obligatoria. Aunque quienes hacen la materia en la escuela, esta se dicta junto con Economía Doméstica, la cual tiene mayor contenido. No es de extrañar por qué es un problema poder tomar decisiones alimentarias informadas en la adultez. Se demostró en investigaciones que muchas de las enfermedades comunes relacionadas con los alimentos, como la diabetes y la obesidad, se podrían prevenir o reducir su incidencia si se contara con el conocimiento adecuado sobre nutrición. En el sistema educativo, se debería considerar la posibilidad de incorporar a la nutrición como una materia de la escuela primaria. Sin lugar a dudas, hay una falta de conocimientos.

Lograr que los alimentos sean nutritivos es posible

© Fotografía: @savouryqueen

Mientras los consumidores se esfuerzan por comprender los principios de una dieta equilibrada básica, el productor debe estar en condiciones de ofrecer información nutricional en un lenguaje sencillo y comprensible para orientar a los consumidores a la hora de escoger alimentos saludables. Se trata de una responsabilidad en la que el productor de alimentos no puede dejar solo en manos de los organismos reguladores públicos de alimentos. Como consumidor quiero saber qué nutrientes puede aportarme un paquete de plátanos fritos a fin de satisfacer mis necesidades alimentarias diarias. En efecto, ¿en qué me beneficia? No basta con detallar los ingredientes en cantidades que no comprendo. Quiero saber si su producto me servirá para mejorar la visión, me dejará la piel más radiante o aumentará mi nivel de energía para trabajar. En el caso de los alimentos para niños, las madres quieren saber si el alimento estimula el crecimiento o fortalece los huesos y los dientes.

Un llamamiento para generar un impacto social

¿De qué manera asegura que el consumo de su producto contribuirá a una mayor fuerza de trabajo el día de mañana? ¿Su producto ofrece buena nutrición o calorías vacías?

Como empresa tiene el control del producto, tiene la posibilidad y puede generar deseos en el consumidor; dele un buen destino a su capital, usted es un elemento esencial en la lucha contra la malnutrición. La Encuesta de Salud y Demografía de Nigeria de 2013 indica que el 25 % de la población femenina tiene sobrepeso u obesidad. Ahora es el momento de que actúen los productores de alimentos, en especial, las empresas medianas y pequeñas. Después de todo, no pueden afirmar algo que sus productos no contienen.

A medida que los gobiernos e investigadores identifican las deficiencias nutritivas y las principales carencias, cada productor de alimentos tiene la responsabilidad social de cubrir estas deficiencias. Hoy está claro que tenemos la problemática de la deficiencia de micronutrientes. La vitamina A, el hierro y el zinc son algunas de las áreas en las que los productores de alimentos pueden trabajar para garantizar su consumo por parte de la población. Algunos de estos nutrientes se pueden incorporar en los alimentos mediante la fortificación, o bien se pueden conseguir los productos alimenticios que ya contienen estos nutrientes.

La tarea de lograr un país más saludable y, en consecuencia, una fuerza laboral más productiva, está en nuestras manos.

 


 

Post A Comment

No Comments