Home / Actualizaciones / FAO, PMA y UNICEF advierten por el aumento del hambre en Sudán del Sur

FAO, PMA y UNICEF advierten por el aumento del hambre en Sudán del Sur

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

© Photo: FAO

Tres organismos de las Naciones Unidas advirtieron hoy que más de siete millones de sursudaneses —casi dos tercios de la población— podrían enfrentar una grave inseguridad alimentaria en los próximos meses sin poder acceder a ayuda humanitaria sostenida. Si este vaticinio se cumple, marcará el número más elevado de personas que enfrentan inseguridad alimentaria en la historia de Sudán del Sur. El período de mayor riesgo será durante la temporada de escasez, de mayo a julio. 155 000 personas, incluidos 19 000 niños, corren particular peligro: podrían sufrir los niveles más elevados de esta hambruna.

En enero, 5,3 millones de personas, casi la mitad de la población, ya tenía problemas para satisfacer sus necesidades alimenticias diarias y estaban en niveles de inseguridad alimentaria “crítica” o “de emergencia” (Fases 3 y 4, según el informe de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases, IPC , que se publicó la semana pasada.

Este número representa un aumento del 40 % en la cantidad de personas que enfrentan inseguridad alimentaria grave, en comparación con enero de 2017. El informe sale a la luz un año después de haber declarado la hambruna en zonas de Sudán del Sur, en febrero de 2017. La mejora del acceso y una respuesta humanitaria masiva lograron contener y evitar la hambruna el año pasado. Pese a ello, el panorama de la inseguridad alimentaria nunca ha sido tan apremiante.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) advierten que los avances conseguidos en la prevención de las muertes por hambre pueden revertirse y que más personas que nunca pueden enfrentar contextos de hambruna grave entre mayo y julio si no se mantiene la ayuda humanitaria y el acceso a ella.


“La situación es extremadamente frágil: estamos próximos a enfrentar otra hambruna. Las proyecciones son claras. Si las ignoramos, estaremos frente a una tragedia en aumento. Si los productores reciben apoyo para retomar sus medios de vida, seremos testigos de una rápida mejora en la situación nacional en materia de seguridad alimentaria gracias al aumento de la producción local”

Serge Tissot, representante de la FAO en Sudán del Sur


Una tragedia creciente que no debe ignorarse

En general, los niveles del hambre han aumentado por los conflictos prolongados, que ocasionaron una reducción en la producción de alimentos y la constante interrupción de sus medios de vida. El colapso de la economía exacerbó esta situación, que impactó en los mercados y el comercio, e imposibilitó la compensación por la disminución de la producción local de alimentos.

Las sequías e inundaciones prolongadas, y las continuas infestaciones de plagas, como el cogollero de maíz (spodoptera frugiperda), también han causado daños.

“La situación se deteriora con cada año o conflicto que pasa, ya que con ellos, más personas pierden lo poco que tenían. Estamos preocupados ya que se espera que la temporada de escasez de este año comience mucho antes de lo normal, cuando termine la cosecha”, afirmó Adnan Khan, representante y director nacional de PMA. “Si no podemos brindar asistencia de antemano y nos limitamos a brindar repuestas más costosas durante las lluvias, más familias tendrán dificultades para sobrevivir.”

En zonas como Unity, Jonglei, Upper Nile y Ecuatoria Central, azotadas por recurrentes conflictos violentos y desplazamientos, la proporción de personas que enfrentan inseguridad alimentaria grave varía de entre 52 y 62 %: más de la mitad de la población de todos los estados juntos. Se espera que el número siga aumentando a menos que las personas puedan recibir, producir o comprar sus propios alimentos.

 

1,3 millón de niños menores de cinco años con riesgo de enfrentar desnutrición aguda

El conflicto y el agravamiento del hambre han llevado a tasas muy elevadas de malnutrición. Sin ayuda, se prevé que en mayo más de 1,3 millón de niños menores de cinco años correrán riesgo de enfrentar una desnutrición aguda. Se espera que las tasas de la malnutrición aumenten cuando comiencen las temporadas de lluvias en abril. Una vez que esto suceda, muchas comunidades quedarán aisladas e imposibilitadas de acceder a servicios médicos. Las lluvias volverán intransitables los caminos de tierra del país, lo que dificultará cada vez más la provisión de mercadería en los centros médicos

“Nos estamos preparando para presenciar las tasas de malnutrición grave en niños más elevadas en la historia del país”, dijo Mahimbo Mdoe, representante de UNICEF en Sudán del Sur. “Sin una respuesta urgente y acceso a los más necesitados, muchos niños morirán. No podemos permitir que eso suceda”. De especial preocupación son las áreas cerca de Leer, Mayendit, Longochuk y Renk, donde niños menores de cinco años enfrentan niveles de malnutrición extremadamente críticos.

 

Información relacionada

• Informe de la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases (IPC): English
• “Casi dos tercios de la población de Sudán del Sur, amenazada por el aumento del hambre”FAO

Post A Comment

No Comments