Home / Actualizaciones / La desnutrición infantil genera pérdidas económicas en Filipinas

La desnutrición infantil genera pérdidas económicas en Filipinas

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

© UNICEF/UNI161663/Ferguson

En Filipinas, la desnutrición infantil generalizada provoca pérdidas anuales que superan los 4000 millones de dólares, según un nuevo informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). El informe, cuyo título es Economic Consequences of Undernutrition in the Philippines (Consecuencias económicas de la desnutrición en Filipinas), se elaboró en colaboración con el Departamento de Salud, el Consejo Nacional de Nutrición y el Comité de Legisladores de Filipinas sobre Población y Desarrollo.

En el informe se señala que, si bien Filipinas presenta los índices más altos de crecimiento económico de Asia sudoriental, “los indicadores de nutrición de la nación siguen estando retrasados con respecto a la mayoría de los países de la región, lo que representa una pérdida de unos USD 4500 millones por año para la economía nacional”. Además, el Sr. Joris van Hees, especialista en nutrición del UNICEF, afirmó que cada año la desnutrición se cobra la vida de más de 29 000 niños filipinos menores de 5 años. La directora ejecutiva del Consejo Nacional de Nutrición Maria-Bernardita Flores expresó que se necesitan alrededor de USD 100 millones por año para poner en marcha las intervenciones esenciales, en especial, durante los primeros 1000 días de vida de un niño. Según el informe, la relación costo-beneficio indica que por cada dólar invertido en medidas destinadas a erradicar la desnutrición, se recuperan USD 12.

 


“¿Por qué es tan difícil para el Congreso y el Senado decir que vamos a invertir USD 1 para obtener USD 12? Porque esta es la ganancia que genera dicha inversión”.

Lotta Sylwander, representante nacional del UNICEF en Filipinas


 


En el marco de la presentación del informe, Lotta Sylwander, representante nacional del UNICEF en Filipinas, indagó: “¿por qué parece que la malnutrición en Filipinas fuera un asunto secreto que no se trata como es debido?” y luego añadió: “la nutrición aún no es una prioridad (para el Gobierno), aunque, en realidad, existen varios proyectos de ley relativos a los primeros 1000 días, donde la nutrición se presenta como el asunto principal, por lo que pareciera haber un interés cada vez mayor”.

Además, expresó que los políticos deberían consultar en el informe los costos que conlleva la desnutrición y “preocuparse por las cuantiosas pérdidas de dinero, capacidades y posibilidades de avanzar como país”. Por otro lado, sostuvo “después de todo, son ellos quienes tienen el poder para cambiar esta realidad”.

La directora ejecutiva del Consejo Nacional de Nutrición Maria-Bernardita Flores también cree que el informe es una “herramienta muy importante” para convencer a los legisladores en lo que respecta a la asignación presupuestaria para la nutrición. “Sabemos qué es lo que hay que hacer, contamos con las intervenciones, ya las hemos creado, sabemos que serán muy eficaces, pero necesitamos redoblar los esfuerzos, ya que no logramos llegar al 90 % de las personas afectadas; es decir que, en este sentido, estamos estancados”, aclaró.

 


“La aprobación del proyecto de ley de los primeros 1000 días en la Cámara de Representantes indica que la nutrición se considera una prioridad. Sin embargo, el desafío es asegurarse de que, una vez que la ley se promulgue, la asignación presupuestaria sea suficiente”

Jocelyn Limkaichong, representante del 1.er distrito de Negros Oriental


Post A Comment

No Comments