Home / Actualizaciones / Las Alianzas de la sociedad civil y la nutrición: Oportunidades y desafíos

Las Alianzas de la sociedad civil y la nutrición: Oportunidades y desafíos

  |   Blogs, Red de la sociedad civil SUN

Por Charulatha Banerjee, especialista regional en Gestión del Conocimiento (Asia) de la Red de Nutrición en Emergencias (ENN), publicado el 4 de agosto de 2017. Vea el artículo original (en inglés).

La Red de la sociedad civil SUN (RSC de SUN) tiene en estos momentos 2500 organizaciones miembros nucleadas como alianzas nacionales de la sociedad civil, presentes en 39 países de todo el mundo. A mediados de julio, asistí al Intercambio regional de aprendizaje de la sociedad civil del Movimiento SUN de Asia, coorganizado por el Secretariado de la Red de la sociedad civil del Movimiento SUN y la Alianza de la sociedad civil para la nutrición de Nepal (ASCNN) en Katmandú. Las alianzas participantes eran de Bangladesh, Camboya,Filipinas , Indonesia, Kirguistán, Laos, Myanmar, Nepal y Pakistán . El evento, que se extendió por cuatro días, me dio la oportunidad de interactuar con participantes de diversos contextos y de entender su contribución junto a sus gobiernos y otros actores involucrados en pos de un mundo libre de malnutrición.

A pesar de los contextos diferentes, las alianzas tienen puntos en común, incluidos los siguientes retos que deben enfrentarse:

• La membresía de la mayoría de las asociaciones de la sociedad civil está compuesta tanto por ONG nacionales como internacionales, en la que estas últimas realizan un esfuerzo deliberado por retirarse de la dirección de las asociaciones en favor de sus colegas nacionales.

• Las organizaciones de la alianza incluyen a aquellas que están trabajando en cuestiones básicas de nutrición y a otras con amplia experiencia en temas de educación, WASH y promoción de medios de vida, entre otros.

• Muchas de estas organizaciones son relativamente nuevas: las más antiguas tienen tres años, como en el caso de Nepal, Bangladesh y otros países. En cambio, la de Filipinas tiene solo unos pocos meses.

• En algunos países como Nepal, Pakistán y Myanmar se formaron seccionales subnacionales con afiliación a la alianza nacional, que mejoraron el alcance de las alianzas y permitieron una mayor interacción con las estructuras de los gobiernos locales.

• Todas las alianzas se involucraron en el desarrollo de Planes Nacionales de Nutrición, variando en cada caso la profundidad de su participación.

• La financiación es un desafío en mayor o menor medida para todas las alianzas, lo que pone trabas a la planificación a largo plazo.

• De modo alarmante, todas las alianzas plantearon la cuestión de la reducción de espacios para las voces de la sociedad civil. Esto es de esperarse en organizaciones que trabajan en temas como violaciones a los derechos humanos y otros del mismo tenor, pero parece que incluso las organizaciones que se dedican a la Seguridad Alimentaria y a la Nutrición pelean por hacerse escuchar. Este hecho quizás sea un buen indicador de los tiempos en que vivimos.

• El evento de Intercambio de Aprendizaje Regional abarcó muchos temas durante los cuatro días. En este artículo, me gustaría compartir mis notas y reflexiones sobre dos temas que me parecieron particularmente estimulantes: la descentralización de las organizaciones de la sociedad civil y la aplicación del Código de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna (SLM).

Descentralización

Fue muy interesante la sesión sobre descentralización con el anfitrión Nepal, país que ahora recorre las últimas etapas del proceso de transformación en una democracia federal. La federalización, que garantiza —a través de disposiciones constitucionales— la división de poderes y responsabilidades entre la administración central y las entidades locales, plantea nuevos desafíos tanto a los mecanismos gubernamentales como a las estructuras no gubernamentales. La ASCNN, que ya tiene 5 seccionales subnacionales establecidas, hará bien en comprometerse con las entidades locales de reciente creación para entender cómo podría unir fuerzas y evolucionar para llevar adelante la agenda de nutrición. Pakistán, otro país que tiene seccionales provinciales representadas a nivel nacional, también compartió sus logros en la promoción exitosa en la provincia Jaiber Pajtunjuá, donde la malnutrición fue declarada una emergencia, y en los gobiernos provinciales de Sind, Punyab y Baluchistán, que se comprometieron a aumentar en sus presupuestos la financiación para la nutrición. La asociación de la sociedad civil en Pakistán tiene un arduo trabajo por delante: dar seguimiento al compromiso asumido por el Gobierno y supervisar el gasto y empleo eficaz de este presupuesto.

Aplicación del Código de Sucedáneos de la Leche Materna

La sesión sobre la aplicación del Código de SLM dejó una marca profunda en mí y mucho por asimilar. Los nueve países estaban desesperados por las restricciones (casi diría imposibilidades) que tienen para asegurar la aplicación estricta del Código de la leche (me gusta esta nomenclatura utilizada en Filipinas), a pesar de las medidas legislativas que contemplan penas para los infractores en la mayoría de los países. Se citaron ejemplos de autoridades involucradas en violaciones flagrantes: desde aceptar regalos y participar en eventos patrocinados por fabricantes de SLM, hasta aceptar los servicios de un consultor (ya de por sí bastante chocante), para promocionar la lactancia materna, nombrado por los fabricantes de SLM en el Ministerio de Salud. La prioridad de todas las asociaciones de la sociedad civil es la notificación de las infracciones al Código con regularidad a las autoridades pertinentes, pero la respuesta y la acción dejan mucho que desear. En 2016, se lanzó en Myanmar una aplicación para teléfonos celulares que puede utilizarse para denunciar infracciones en tiempo real. Esto permite que las denuncias se realicen todo el año y desde todos los rincones del país. Sin embargo, todavía están por verse las medidas en contra de los infractores. La asociación de la sociedad civil de Camboya, como reacción a la acelerada caída de las tasas de lactancia materna exclusiva, abogó con éxito por la formación de una Junta de Supervisión para denunciar infracciones con autoridad para actuar en consecuencia. Otra iniciativa para crear mayor conciencia sobre el código de SLM se dio en Filipinas, con campañas de información por todas las islas para llegar a las comunidades e informarles de los beneficios de la lactancia materna y dejar en claro que la promoción de productos SLM constituye un delito.

Hay muchas maneras de hacer llegar el mensaje y reunir fuerzas, y todas deben emplearse si se pretende desafiar el poder de los fabricantes de SLM. Si hay una cuestión en la que todas las asociaciones de la sociedad civil de esta zona tan diversa pueden trabajar juntas como una fuerza regional, seguramente debe ser esta. Queda claro que a muchas asociaciones les cuesta reconocer, entender y negociar las áreas grises que existen entre colaborar con las empresas en sus propios países y violar el principio de conflicto de intereses. Da la impresión de que las organizaciones de la sociedad civil deben hacerse de la capacidad para ser la fuerza que se oponga a las campañas comerciales agresivas y poco éticas de los fabricantes de SLM, apoyando a los gobiernos, legisladores y otros actores involucrados mediante la promoción, asistencia técnica, generación de pruebas y desarrollo de capacidades. Su compromiso debe ser respaldado por parte de los actores a nivel global, a través de una clara guía práctica para la acción que señale cómo trabajar con todos los actores (incluido el sector privado) sin causar perjuicio a los niños y a las comunidades.

He debatido sobre este tema con colegas que trabajan en África Occidental y Oriental, y quedó bien claro que no es un problema que atañe solo a los países de Asia, sino también a los países africanos. Esta impresión queda confirmada por el informe reciente (en inglés) del Colectivo Mundial para la Lactancia Materna, que señala, entre otras cosas, que ni un solo país cumple los estándares mínimos de apoyo a la lactancia materna.

 


Este artículo se publicó en la red durante la celebración de la 25.ª edición de la Semana Mundial de la Lactancia Materna. Este año el énfasis está puesto en “trabajar juntos por el bien común”.


 

Post A Comment

No Comments