Home / Actualizaciones / Por qué no basta con decir “empoderemos a las mujeres”

Por qué no basta con decir “empoderemos a las mujeres”

  |   Blogs

 

Gerda-Verburg

El 21 de febrero de 2017, la sra. Gerda Verburg, coordinadora del Movimiento para el fomento de la nutrición (Movimiento SUN) y Subsecretaria general de las Naciones Unidas, se reunió con Thomson Reuters para compartir las principales lecciones aprendidas en su vida personal y profesional. En dicho encuentro, destacó por qué las perspectivas de las mujeres son fundamentales y decisivas para alcanzar el desarrollo sostenible.


No basta con decir “empoderemos a las mujeres”. Hay que pasar a la acción. Se deben crear el espacio y asegurar las condiciones donde las mujeres puedan ejercer su propio poder. Es preciso actuar ante el hecho de que las contribuciones de las mujeres a la sociedad y el planeta no se tienen en cuenta ni se valoran adecuadamente en nuestros sistemas económicos, políticos o sociales.”

Gerda Verburg, SUN Movement Coordinator


Thomson Reuters (área de sostenibilidad): ¿Podría contarnos un poco sobre su trayectoria profesional?

Gerda Verburg: Nací en una granja lechera en el Corazón Verde de los Países Bajos, en el seno de una familia de siete hermanos y dos hermanas, que no estableció diferencias (por cuestiones de género) en nuestra crianza. Durante la temporada de cosecha, todos debíamos colaborar con la recolección de pasto y heno para el forraje de invierno. Si había que ordeñar las vacas, todos teníamos que arremangarnos y ayudar. Esta manera práctica de afrontar la vida se ha grabado en mí y me ha servido mucho durante mi carrera.

En 1990, fui la primera mujer electa para integrar el consejo ejecutivo del Movimiento Sindical Cristiano Holandés, lo que marcó el comienzo de un camino que me puso en lugares que nunca hubiese imaginado, como la política y la diplomacia.

En la actualidad, soy una de las 17 mujeres en el cargo de asistente del secretario general de las Naciones Unidas (el 80 % son hombres). Además, soy coordinadora del Movimiento para el fomento de la nutrición (Movimiento SUN), que lucha contra toda forma de malnutrición al poner a las mujeres y niñas en el centro.

Thomson Reuters (área de sostenibilidad): ¿Qué comprende su función actual como coordinadora del Movimiento SUN y asistente del secretario general de las Naciones Unidas?

Gerda Verburg: Me entusiasma empezar cada día con el objetivo de impulsar resultados en los 58 países que llevan adelante nuestro Movimiento. Tengo la meta de visitar 20 este año. Cada trimestre los países se reúnen para analizar un tema de nutrición, donde se da lugar a la innovación y surgen historias interesantes de cambio.

Todos los días, trabajo para motivar a las redes SUN, que representan a empresas, la sociedad civil, los donantes y el sistema de las Naciones Unidas. Estos actores involucrados deben aunar esfuerzos, ya que todos debemos desempeñar nuestro papel para que la malnutrición pase a la historia.

A menudo, apelo a nuestro Grupo de Liderazgo, que está compuesto por jefes de estado, impulsores del sector público y privado, para que aprovechen sus círculos de influencia y la pasión que aportan a este Movimiento.

En calidad de asistente del secretario general de las Naciones Unidas, trabajo con el secretario general y los órganos decisorios para asegurar que la nutrición ocupe el primer lugar en las medidas globales impulsadas por las Naciones Unidas.

Hace poco tiempo, cuando me preguntaron por qué me habían designado coordinadora del Movimiento SUN, respondí que debió de haber sido por mi enfoque orientado en los resultados. Jamás dudo a la hora de levantar el teléfono o ir hasta una oficina si necesito hablar con alguien para quitar los obstáculos en mi esfera de trabajo.”

Thomson Reuters (área de sostenibilidad): ¿De qué manera su trabajo contribuye a la sostenibilidad mundial?

Gerda Verburg: Si pudiera gritar algo a los cuatro vientos, diría que cada país tiene un problema de nutrición, donde las mujeres y las niñas, a menudo, son las últimas en comer los alimentos que han producido y preparado. Si las personas reciben los alimentos adecuados (las mujeres, los hombres, las niñas y los niños tienen necesidades diferentes), se desempeñan mejor en la escuela, tienen más oportunidades de conseguir un trabajo decente y contribuyen al crecimiento del Producto Interno Bruto y a la prosperidad.

Lamentablemente, esto está muy lejos de la realidad. Dos mil millones de personas no ingieren las vitaminas y minerales esenciales, 1900 millones de adultos tienen sobrepeso o padecen obesidad, y cerca de seis millones de niños mueren todos los años a causa de la malnutrición o de enfermedades relacionadas. Cada año, cerca de un tercio de los alimentos que se producen se desperdician o desechan. Un elemento fundamental de mi trabajo es generar conciencia sobre esta realidad e impulsar un cambio.

No puede abordarse la nutrición de manera aislada, sino que debe articularse con otros sectores, como la agricultura, el empoderamiento de las mujeres, la salud, el agua y el saneamiento. Del mismo modo, la nutrición es fundamental para alcanzar los ambiciosos Objetivos de Desarrollo Sostenible. Ningún objetivo puede lograrse si no se hace una inversión sostenida en la nutrición de las personas.

Thomson Reuters (área de sostenibilidad): ¿Por qué el empoderamiento de las mujeres contribuye a la sostenibilidad del planeta? ¿Es el empoderamiento económico el aspecto más importante?

Gerda Verburg:

El empoderamiento de las mujeres pondrá a las personas indicadas en su lugar: un principio que respalda el Movimiento SUN. Además, “las mujeres sostienen la mitad del cielo” dice el proverbio que estaría de más repetir en 2017.”

El “poder de la cartera” crece más rápido que nunca, en el que las mujeres representan un mercado de crecimiento que supera el doble del tamaño de la China y la India juntas. Las mujeres controlan casi 30 billones de dólares en gastos de consumo, por lo que a las empresas que invierten en las mujeres les espera un futuro prometedor. Las investigaciones indican que si tan solo se lograra la paridad entre los géneros, se sumarían entre 12 billones y 28 billones de dólares al crecimiento mundial para 2025. ¿Quién se opondría a ello?

Las mujeres aún intentan romper el techo de cristal que les impide llegar a los lugares donde se distribuyen los recursos. No podemos dejar de reconocer la relación simbiótica que existe entre la educación, el empoderamiento económico y la participación política.

A menos que también se tengan en cuenta las perspectivas y las ideas de las mujeres sobre el cambio climático, la degradación del medio ambiente y la inseguridad alimentaria, la sostenibilidad seguirá siendo un objetivo lejano, ya que las mujeres, los hombres, las niñas y los niños experimentan el planeta de una manera diferente.”

Por ejemplo, cerrar la brecha de género en la agricultura puede tener consecuencias transformadoras en la vida de las personas y la economía. El acceso igualitario para las mujeres reduciría el número de personas que padecen hambre en 150 millones. ¿No es un dato útil en todo caso?

Para tal fin, los líderes de hoy deben transformar sus palabras en acciones.

Decir “empoderemos a las mujeres” no basta. Hay que pasar a la acción. Se deben crear el espacio y asegurar las condiciones donde las mujeres puedan ejercer su propio poder. Es preciso actuar ante el hecho de que las contribuciones de las mujeres a la sociedad y el planeta no se tienen en cuenta ni se valoran adecuadamente en nuestros sistemas económicos, políticos o sociales.”

Thomson Reuters (área de sostenibilidad): ¿Cuál es el potencial de que el sector industrial contribuya a la sostenibilidad mundial? ¿Por qué lo cree así?

Gerda Verburg: Mientras que, tradicionalmente, los sectores ambientales y de desarrollo han trabajado en forma paralela, la Agenda 2030 y el Acuerdo de París nos exigen que nos olvidemos del enfoque habitual, ya que los objetivos para las personas y el planeta están entrelazados.

La naturaleza es el eje del desarrollo a largo plazo (los sistemas naturales permiten la producción de alimentos, purifican el agua, regulan el clima y protegen la biodiversidad), lo que nos pone en una posición de mayor responsabilidad a la hora de asegurar que los aportes y las necesidades de las mujeres se valoren por igual. En este sentido, el Movimiento SUN es de vanguardia: comprende a los actores involucrados y los sectores en diferentes niveles. Sin embargo, es necesario establecer una mayor conexión. Con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 17, todos los actores tienen una gran oportunidad de establecer más y mejores alianzas para el desarrollo en cada país.

Dado que no se puede poner fin a la malnutrición en forma aislada, estamos reforzando nuestra labor con otras iniciativas para aprovechar sus conocimientos y evitar la duplicación.”

La aprobación de nuestro “Manual de Estrategias para Alianzas” como Iniciativa de Alianzas Globales (o proyecto de colaboración con los Objetivos de Desarrollo Sostenible), que se basa en los principios de compromiso del Movimiento SUN, constituye un hecho esperanzador que señala a las alianzas multiactor como la nueva norma en la lucha contra los desafíos mundiales. Se redactó en colaboración con la iniciativa Todas las mujeres, todos los niños, la Alianza Mundial para la Educación, Saneamiento y Agua para Todos y el Reto del Hambre Cero y es una guía importante.

Estas actividades conjuntas me hacen pensar que podemos dar un paso adelante para convertir las palabras en acción y producir cambios, sin que nadie se quede atrás.

Thomson Reuters (área de sostenibilidad): En lo que respecta a la sostenibilidad, ¿qué le da esperanza?

Gerda Verburg: Los resultados de los países me dan esperanza. Por ejemplo, la reducción de niñas y niños con retraso del crecimiento en países, como Bangladés, el Camerún, el Congo, El Salvador, Gambia, Lesoto, Nepal, Nigeria y Suazilandia, en los últimos dos años demuestra que la visión y modalidad de trabajo del Movimiento SUN realmente funcionan. Asimismo, indica que más mujeres (y hombres) se empoderan como padres, puesto que asumen la responsabilidad de asegurar que sus hijos reciban la nutrición adecuada.

Esto me hace suponer que podríamos estar viviendo en un mundo sin desigualdad de género, malnutrición y pobreza para 2030 o quizás antes.

Lean el articulo original en la página web de Thomson Reuters

Más blogs de Gerda Verburg :

Why I’m Standing Up for Someone’s Right (To Food) Today

People, Productivity and Potential: Nutrition as a cornerstone of the SDGs

Author Page 

Post A Comment

No Comments