Home / Actualizaciones / Nuevo sistema de protección social adaptable de Níger: transferencias monetarias, cambio de comportamiento y resiliencia

Nuevo sistema de protección social adaptable de Níger: transferencias monetarias, cambio de comportamiento y resiliencia

  |   Red de países SUN, SUN en la práctica
Hadiza (center) prepares a family meal, aided by her daughters Nadia, 4, and Layhanatou, 10, who grind millet in a wooden mortar. At age 32, Hadiza has six children, four sons and two daughters. She lives in Rabé chantier, a village 25 kilometers east of Dosso comprised of circular huts made of mud brick covered with straw, and granaries topped with straw hats. The little girls help their mother with chores while the men work in the fields. The village marabout sees to the children’s education. The most widely grown grain in Niger, it is the country’s dietary mainstay. Threshing, hulling and grinding millet by hand makes for a long, exhausting workday. The Ministry of Population, Advancement of Women and Protection of Children has made it a priority to lighten women’s workloads by providing them access to mills, hullers and water sources. In the countryside, however, many Niger women have no choice but to use the traditional methods. The agriculture sector in Niger is characterized by very low levels of farm input use and low productivity. Women account for approximately 24% of Niger’s agricultural farm labour, but have sole ownership of only 9% of the total land area controlled by Niger’s households. Increasing women’s contributions to Niger’s agricultural sector could help rural households lift themselves out of poverty. Photo: © Stephan Gladieu / World Bank

Hadiza (centro) prepara la comida con sus hijas Nadia, 4, y Layhanatou, 10, que muele mijo en un mortero de madera. Foto: © Stephan Gladieu/Banco Mundial

Malnutrición en Níger

Níger afronta graves problemas con el desarrollo y la nutrición en la primera infancia. En 2011, se calculó que el 48,9 % de la población de Níger vivía con menos de USD 1,25 por día, y el 75,23 % de la población con menos de USD 2 por día. Más del 50 % de la población de Níger padece inseguridad alimentaria, y el 22 % de la población sufre de inseguridad alimentaria crónica (el consumo por cada individuo es inferior a las 1800 kcal/día) en cualquier año. En 2012, la prevalencia del retraso en el crecimiento en los niños menores de 5 años fue del 43 %. En 2011, la prevalencia de anemia en las mujeres en edad reproductiva fue del 47 %.  Los índices de desnutrición aguda y estacional también tienden a ser muy altos. Las recientes crisis alimentarias (en 2001, 2005, 2008 y 2010) provocadas por las sequías locales y los altos precios internacionales aumentaron la vulnerabilidad de los pobres a la inseguridad alimentaria y la malnutrición.

El proyecto de redes de protección social adaptable

Históricamente, la mayoría de los programas de redes de protección implementados en Níger brindaban asistencia de emergencia puntual y no eran tan eficaces para disminuir la inseguridad alimentaria crónica. En 2011, el Gobierno de Níger, con la ayuda económica del Grupo del Banco Mundial, adoptó un nuevo enfoque y presentó el proyecto de redes de seguridad de Níger. Este proyecto ofrece transferencias en efectivo a las familias pobres y que padecen inseguridad alimentaria crónica en las áreas donde prevalecen la pobreza y la inseguridad alimentaria extremas. Las familias también participan en medidas complementarias de conducta que se centran en las prácticas de crianza para fomentar las inversiones en la educación y la salud infantil. Por último, el proyecto proporciona un apoyo económico a corto plazo a las personas a través de la modalidad “dinero por trabajo” en áreas afectadas por la inseguridad alimentaria grave y temporal.

En 2016, el proyecto incorporó componentes para promover un sistema de protección social adaptable en Níger. Estos componentes incluyen mecanismos para lograr que las intervenciones de protección social tengan una mejor respuesta a las crisis y permitan a las familias pobres y vulnerables aumentar su resiliencia. El objetivo de este programa renovado es proteger a los pobres de los fenómenos climáticos y otras crisis antes de que ocurran (por ejemplo, a través de transferencias predecibles y la creación de servicios comunitarios), así como aumentar la ayuda cuando ocurren acontecimientos extremos.

En términos generales, el programa de transferencia en efectivo y el programa de “dinero por trabajo” beneficiarán a 126.500 y 60.000 familias, respectivamente, en 2019. El proyecto cubre todas las regiones de Níger.

¿Cómo el proyecto aborda el tema de la nutrición?

El proyecto se centra en las áreas geográficas que se consideran particularmente pobres y vulnerables a la inseguridad alimentaria debido a estar expuestas a los riesgos y las crisis. La selección geográfica se realiza a partir de distintas fuentes de datos. El programa de “dinero por trabajo” se basa en datos del Instituto Nacional para la Prevención y la Administración de Catástrofes y Crisis Alimentarias (Dispositif National de Prevention et de Gestion des Catastrophes et des Crises Alimentaires). Las familias beneficiadas se seleccionan mediante una determinación indirecta de los medios de vida y la validación comunitaria. En algunas áreas, se está empleando una fórmula que tiene en cuenta la puntuación relativa al consumo de alimentos junto con una selección de beneficiarios basada en la comunidad.

El programa de transferencia en efectivo apoya dejar la administración del dinero en manos de las mujeres, por lo que transfiere el dinero a las mujeres de la familia. La transferencia está acompañada por un componente de comunicación sobre cambios de conducta, que consta de tres actividades mensuales para cada beneficiario: 1) asambleas llevadas a cabo por trabajadores de organizaciones no gubernamentales (ONG); 2) reuniones organizadas por los educadores de la comunidad, y 3) visitas a los hogares por parte de los educadores de la comunidad. Estas actividades de cambios de conducta apuntan, en su mayoría, a las mujeres beneficiadas, pero están abiertas a las personas no beneficiadas en poblaciones específicas. El programa empleado por los trabajadores de las ONG y la comunidad se basa en el paquete “Prácticas familiares esenciales” desarrollado por UNICEF en Níger, y cubre los siguientes aspectos:

  • Nutrición infantil: lactancia exclusiva para los primeros 6 meses, alimentación complementaria después de los 6 meses, reconocimiento de los signos de malnutrición y prestación de servicios de salud a los niños desnutridos, suplementación con vitamina A, desparasitación y absorción de hierro.
  • Salud:utilización de servicios de salud preventivos, visitas sanitarias para los niños en la etapa inicial de una enfermedad, higiene y lavado de manos, planificación familiar.
  • Estimulación psicosocial:estimulación del lenguaje, estimulación a través del juego, preparación escolar, desarrollo del cerebro y manejo del sueño.
  • Protección infantil:registro de nacimientos, disciplina, castigo y resolución de conflictos, apego y desarrollo psicosocial.

Importancia de la comunicación sobre los cambios de comportamiento

En el marco del proyecto de redes de protección social adaptable, las responsabilidades conjuntas se centran en capacitar a los padres en una variedad de prácticas propicias para el desarrollo de la primera infancia, incluidos la nutrición, la estimulación psicosocial, la salud y el saneamiento. Los mensajes se refuerzan mediante la combinación y la repetición de las actividades, con la idea de que ambas apoyan la internalización de los mensajes clave. Estas prácticas dependen de técnicas de facilitación adaptadas al contexto local y que favorecen la dinámica de la comunidad (un enfoque de “desviación positiva”).

Dentro del proyecto, los procedimientos se estandarizan a través de una “guía técnica” que establece los contenidos clave y los métodos de ejecución. Por lo general, el proyecto asigna un educador de la comunidad cada 25 familias y un trabajador de una ONG cada 300-400 familias beneficiadas. El control de calidad incluye la capacitación continua de los prestadores y la supervisión de los educadores de la comunidad y las ONG en el campo (se prevé un controlador de calidad cada 8 trabajadores de campo de las ONG), así como la aplicación de contratos basados en resultados para los prestadores de servicios (cada oficina del proyecto cuenta con personal especializado que vigila la implementación).

De acuerdo con las observaciones provisionales, la participación y el interés de los beneficiarios es muy alta, aun cuando la transferencias no dependan de condiciones formales. Las actividades comunitarias tienden a generar una dinámica social estable que puede ayudar a producir cambios de conducta positivos. Una evaluación de los impactos brinda información sobre el valor agregado de las medidas complementarias de conducta en el corto plazo (Premand, 2016[1]). Según los resultados obtenidos, se observa una repercusión en 9 de las 14 áreas temáticas de las medidas de comunicación sobre cambios de conducta, incluidos los cambios en las prácticas de nutrición relacionadas con la lactancia exclusiva y la alimentación complementaria. Las medidas de comunicación sobre cambios de conducta también inducen una estimulación infantil más profunda y mejoras al corregir la conducta. Si bien son más variados, también se observan cambios en las conductas de salud preventiva. En cambio, las medidas de comunicación sobre cambios de conducta no inciden en la proporción de niños con certificados de nacimiento. Además, tienen una repercusión muy limitada en el área de la educación. Por último, en las evaluaciones de los impactos, se notan efectos secundarios en los no beneficiarios en diversas prácticas. Sin embargo, pese a los cambios observados en la conducta, los efectos en los resultados finales de los niños son limitados. Estos resultados reflejan el entorno sumamente estresante en el que viven los niños de las zonas rurales de Níger, incluida la interacción de los múltiples factores de riesgo de la malnutrición.

[1] Premand, Patrick. 2016. Rapport de l’Evaluation d’Impact du Projet Filets Sociaux au Niger. Washington, D.C.: Grupo del Banco Mundial, disponible en http://documents.worldbank.org/curated/en/122221467609922455/pdf/ACS18664-WP-PUBLIC-FRENCH-Rapport-de-lEvaluation-dImpact-du-Projet-Filets-Sociaux-au-Niger-Version-Francaise-has-been-approved-P133583.pdf

 

Este artículo forma parte del documento  Compendio de estudios de caso: aprovechamiento de los programas de protección social para una nutrición mejorada (Compendium of Case Studies Leveraging Social Protection Programs for Improved Nutrition), que fue elaborado por SecureNutrition, con la financiación de la Federación Rusa. Es uno de un conjunto de productos del conocimiento, incluidos una revisión de evidencias, un informe del foro y una serie de seminarios, que derivan del Foro Global sobre Programas de Protección Social Sensibles a la Nutrición celebrado en Moscú, en septiembre de 2015. El objetivo de SecureNutrition es apoyar los esfuerzos del Grupo del Banco Mundial por catalizar e impulsar inversiones y actividades centradas en la nutrición en las condiciones fundamentales que llevan a la malnutrición. Visite http://www.securenutrition.org/ para obtener más información.

Este artículo de SUN en la práctica es parte de una serie de artículos que se comparten a través del sitio web del Movimiento SUN durante 2017 en colaboración con SecureNutrition para ayudar a impulsar el diálogo sobre los programas de protección social sensibles a la nutrición.

Revisión de evidencias: aprovechamiento de los programas de protección social para una nutrición mejorada

En inglés

Informe sobre los procedimientos del Foro Global

En inglés

Post A Comment

No Comments