Home / Actualizaciones / Transformar la alimentación y la agricultura para alcanzar los ODS

Transformar la alimentación y la agricultura para alcanzar los ODS

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN

©UNICEF/UN0150238/Dejongh

El camino hacia la prosperidad está claramente marcado por la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Es preciso tomar medidas transformadoras, adoptar los principios de sostenibilidad y hacer frente a los factores que originan la pobreza y el hambre para que nadie quede rezagado. Como elemento principal de conexión entre las personas y el planeta, la agricultura y la alimentación sostenibles ofrecen el gran potencial para abordar muchas de estas dificultades, puesto que permiten llevar a la mesa alimentos nutritivos y asequibles, fortalecer los medios de vida, revitalizar los paisajes urbanos y rurales, aportar al crecimiento nacional inclusivo y generar el cambio positivo a favor de la Agenda 2030.

¿Cómo pueden los encargados de tomar decisiones convertir este potencial en realidad? ¿De qué manera pueden seleccionar y priorizar los recursos para acelerar el progreso? En esta publicación, se presentan soluciones prácticas a través de 20 acciones interconectadas, en las que se describen los enfoques, las políticas y las herramientas que contribuyen a la consecución de los distintos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Integran las tres dimensiones del desarrollo sostenible y requieren de la participación y la colaboración entre los distintos actores. Mediante la identificación de las sinergias, el análisis de las ventajas y desventajas y la descripción de los incentivos, en estas 20 acciones se abordan los problemas reales que enfrentan los países para construir un mundo con Hambre Cero y un futuro mejor para todos.

Esta guía, que está orientada principalmente a los encargados de formular políticas y los actores del desarrollo nacionales, presenta un conjunto de acciones para acelerar la transformación hacia la agricultura y la alimentación sostenibles que se basan en las evidencias, la experiencia, el conocimiento técnico y el saber colectivo dentro de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

En las acciones, se contempla la visión de desarrollo sostenible de la Agenda 2030, en la que la alimentación y la agricultura, los medios de vida de las personas y el manejo de los recursos naturales no se abordan por separado, sino como una unidad. Asimismo, se plantea un futuro en el que la atención no esté solo puesta en el objetivo final, sino también en los medios que se emplean para su consecución. Se describe un entorno donde los sectores públicos y privados participan en la legitimación, se involucran en la formación y trabajan para alcanzar soluciones de desarrollo.

En la actualidad, la alimentación y la agricultura se encuentran en una encrucijada. Si miramos hacia atrás, es posible mencionar avances importantes en la productividad agrícola en el transcurso de las últimas décadas para satisfacer la demanda de alimentos de la creciente población mundial. Sin embargo, el progreso suele acarrear costos sociales y ambientales, como la escasez de agua, la degradación del suelo, la presión en los ecosistemas, la pérdida de biodiversidad, la merma de las reservas pesqueras y la cubierta forestal y altos niveles de emisiones de gases de efecto invernadero. El potencial productivo de nuestra base de recursos naturales se ha deteriorado en muchas partes del planeta, lo que pone en riesgo la fertilidad futura del planeta.

 

Hoy en día, 815 millones de personas padecen hambre y una de cada tres presenta malnutrición, lo que refleja el desequilibrio del sistema alimentario. Las migraciones por necesidad han alcanzado niveles sin precedentes en los últimos 70 años debido a que la cohesión social y las tradiciones culturales de las poblaciones rurales se ven amenazadas por una combinación de factores, como son tener un acceso limitado a la tierra y a los recursos y el creciente número de crisis, conflictos y desastres naturales, muchos de ellos como consecuencia del cambio climático.

Si miramos hacia el futuro, el camino hacia una prosperidad inclusiva está claramente marcado por la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Superar los complejos desafíos a los que se enfrenta el mundo requiere de la adopción de medidas transformadoras y los principios de sostenibilidad, así como hacer frente a los factores que originan la pobreza y el hambre para que nadie quede rezagado.

Como elemento principal de conexión entre las personas y el planeta, la alimentación y la agricultura pueden contribuir a lograr varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Con una buena alimentación, los niños pueden estudiar y aprender, las personas pueden llevar una vida sana y productiva, y las sociedades pueden prosperar. Si nutrimos nuestra tierra y apostamos por una agricultura sostenible, tanto las generaciones presentes como las futuras serán capaces de alimentar a una población en constante crecimiento. La agricultura, que engloba a los cultivos, la ganadería, la acuicultura, la pesca y los bosques, forma el sector económico más importante en muchos países y el que más personas emplea en el mundo; además, es la fuente principal de alimentos y de ingresos de aquellos que viven en pobreza extrema. La alimentación y la agricultura sostenibles tienen un gran potencial para revitalizar los paisajes rurales, generar crecimiento inclusivo en los países y lograr un cambio positivo a favor de la Agenda 2030.

 

• Lea el informe: Inglés Español

Post A Comment

No Comments