Home / Actualizaciones / Ya hay demasiadas personas que padecen hambre, conversación con Gerda Verburg

Ya hay demasiadas personas que padecen hambre, conversación con Gerda Verburg

  |   Blogs
Photo credit: Micronutrient Initiative

Crédito de la fotografía: Micronutrient Initiative

Este artículo se publicó originalmente en el sitio web de SNV:
http://www.snv.org/update/every-person-suffering-hunger-one-too-many-conversation-gerda-verburg

La expolítica holandesa Gerda Verburg asumió recientemente el cargo de coordinadora del Movimiento para el fomento de la nutrición (Movimiento SUN). Hace poco (SNV) hablamos con ella para conocer más sobre su trabajo en el Movimiento SUN: un Movimiento que incentiva una nueva forma de trabajar en colaboración para terminar con la malnutrición en todas sus formas.

En las últimas décadas, la comunidad global ha realizado importantes avances en la eliminación del hambre y la malnutrición. Sin embargo, ¿por qué hay un número inaceptablemente elevado de casi 800 millones de personas que todavía no tienen acceso a cantidades suficientes de alimentos?

Estoy de acuerdo en que esto es absolutamente inaceptable; ya hay demasiadas personas que padecen hambre. Hay un número de asuntos claves que hay que considerar al respecto.

En primer lugar, el crecimiento de la población. En el 2050, habrá más de 9 mil millones de personas en el mundo.

En segundo lugar, la gran mayoría de las personas que no disponen de suficientes alimentos son los pequeños agricultores de subsistencia en zonas rurales donde los suministros son insuficientes y el cambio climático afecta duramente a la población. Mientras tanto, los servicios se concentran más en las ciudades.

Recién ahora empezamos a entender cómo la malnutrición dificulta el crecimiento. La malnutrición afecta el desarrollo cerebral, la salud y disminuye la productividad laboral.    Concretamente, las consecuencias devastadoras de la malnutrición durante los primeros 1000 días desde la concepción, a nivel físico y mental, son cada vez más evidentes. Los gobiernos empiezan a reconocer este problema y toman cartas en el asunto derribando las estructuras departamentales para desarrollar planes coordinados que permitan abordar la malnutrición. De esta manera, pueden lograr un aumento del cuatro/cinco por ciento del PIB.

Por último, no se ha prestado suficiente atención a la organización de cadenas de alimentación. En África se registra una pérdida de alimentos entre el 30 y el 40 %, principalmente entre los pequeños productores. Debemos reducir estas pérdidas poscosecha invirtiendo en plantas de procesamiento y almacenamiento cerca de los cultivos. Eso generará empleo, producirá alimentos y fomentará el desarrollo. Una situación claramente beneficiosa para todos.

El Movimiento SUN se expandió rápidamente desde su comienzo en el 2010. Actualmente, cincuenta y siete países están comprometidos con el fomento de la nutrición y trabajan en equipo. ¿Cuál ha sido la clave?    ¿Y cuáles son los desafíos que SUN ha enfrentado hasta ahora?

Estamos avanzando a buen ritmo. Para aumentar la adherencia, es fundamental garantizar la transparencia del proceso. Debemos monitorear, crear y difundir hechos y evidencias entre los países para garantizar que todos aprendan y reciban inspiración de otros países. Al comprender que la nutrición está fuertemente vinculada al crecimiento económico se reconoce la necesidad de actuar. Hay muchas evidencias que muestran que el progreso económico depende del talento y las capacidades de la población. La educación, el amor y los alimentos contribuyen al desarrollo de estas capacidades. Hace unos días escuché a un ministro de finanzas de África decir: “Necesito el dinero recaudado a través de los impuestos en mi país para garantizar la productividad y el buen estado de salud”. Esta participación del departamento de salud, agricultura y finanzas es un avance.

No subestimemos la importancia de la nutrición para los otros Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Es una inversión de la que no hay que lamentarse, es un tema conector que alimenta los otros ODS.

¿Cuál es la estrategia clave de SUN 2.0.? ¿Cómo se pueden lograr repercusiones y réplicas a escala?

SUN 1.0 reunió a diferentes actores de los países tales como el gobierno, el sector privado, las organizaciones de la ONU, las organizaciones de investigación y las organizaciones de la sociedad civil. Juntos creamos plataformas y rompimos las estructuras. La evaluación sobre este tema ha sido muy positiva. El próximo paso es obtener resultados mensurables y escalables a nivel nacional.

Es importante saber que el objetivo de SUN 2.0 es lograr un alto nivel de apropiación de los resultados. Nosotros reunimos a los sectores. La coordinación tiene lugar preferentemente en la oficina del presidente o del primer ministro. Juntos, los participantes elaboran un plan integral de nutrición entre varios ministerios. Por ejemplo, enfocándose en la primera infancia y haciendo hincapié en la importancia de permitirles a las madres lactantes ser las primeras en comer en vez de las últimas, como es habitual. Evaluamos qué actores involucrados se necesitan en las comunidades. Además, involucramos a los medios del sector privado, los académicos y las organizaciones de la sociedad civil. Y por último, pero no menos importante, los países necesitan suficientes medios financieros en sus presupuestos designados.

Un informe independiente encargado por el Movimiento SUN expuso que: “Todavía hay un sinfín de iniciativas internacionales de nutrición superpuestas y sin coordinación y coherencia suficientes” y “Hubo un lento progreso en el abordaje de los problemas de coherencia y coordinación entre los organismos de la ONU que trabajan en nutrición”. ¿Podría comentar esto?

Cada organización de la ONU tiene su propio mandato y sus contactos con los gobiernos nacionales. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) tienen al Ministerio de Agricultura como su principal punto de acceso; la Organización Mundial de la Salud se comunica con el Ministerio de Salud. En este ámbito también necesitamos reunir a las partes para promover la colaboración entre UNICEF, el PMA, la OMS, FAO y FIDA. Queda mucho por hacer en relación con la planificación conjunta, el monitoreo y el respaldo a las ambiciones intersectoriales de los gobiernos nacionales que garantizan su responsabilidad a nivel local.

¿Cómo gestiona los riesgos de la creciente complejidad por la coordinación adicional al momento de suprimir las barreras?

No existen garantías para eso. Esto es algo nuevo para las personas y siempre resulta aterrador salir de la zona de confort. Sin embargo, es sumamente inspirador elaborar planes específicos y obtener resultados. Celebraremos los éxitos a través del nombramiento y el reconocimiento.    Es gratificante para cualquier país leer un informe sobre nutrición mundial que señale los avances en nutrición junto con el crecimiento del PIB del país. Seré la primera en felicitar a todos. Si dejas tu zona de confort, pero te das cuenta de que otros no, tu confianza desaparece. Por lo tanto, debes ser claro con respecto a la colaboración. Debes mostrar los resultados que obtienes.

¿Qué puede hacer la comunidad global para apoyar la producción y el consumo de alimentos nutritivos balanceados?

Existen dos tipos de situaciones. Por un lado, en los países en desarrollo hay que garantizar la organización de las cadenas alimentarias. Hoy en día, con la prevalencia del hambre en las zonas rurales, la gente se desplaza a las ciudades solo para darse cuenta de que sus oportunidades en la vida siguen siendo limitadas, dejando despobladas las zonas rurales. Por lo tanto, debemos respaldar el desarrollo de la infraestructura de comunicación, educación y cuidado infantil, y la infraestructura dura que garantiza el acceso de los pequeños productores a los mercados. Son empresarios. Por lo tanto, veámoslos como tales y no como beneficiarios. Las mujeres deben recibir educación y, entre otras cosas, tener acceso a tierras, lo que podría contribuir a sacar a entre 50 y 150 millones de personas de la situación de hambre.

Y hay países desarrollados que necesitan reducir el nivel de desperdicio de alimentos y abordar los problemas de obesidad. Las tasas de obesidad están aumentando rápidamente y todo se relaciona con la actitud ante la vida. Comemos todo el día mientras nos sentamos frente al televisor. Nuestra ingesta de alimentos no tiene ningún tipo de relación con nuestro nivel de actividad. Estas actitudes tienen grandes consecuencias en nuestra salud y en la economía. Sin embargo, la mayoría de los países occidentales no están reaccionando de manera adecuada. Se necesita una mayor concienciación, además de considerar el problema en detalle y compartir las experiencias con los países de ingresos bajos y medios. Hoy en día, los países luchan contra el hambre y la obesidad. El número de habitantes con retraso en el crecimiento durante la niñez que se vuelven obesos a la edad de 30 años es cada vez mayor.

Hemos hablado sobre el hambre y la obesidad, ¿qué puede decir sobre la seguridad alimentaria, especialmente en las ciudades?

En mi opinión, las zonas rurales dinámicas son la mejor garantía para el suministro de alimentos en las ciudades. La agricultura urbana atrae muchísimo la atención en este momento, pero no es un factor clave.

Lo realmente importante es la seguridad alimentaria. La FAO y la OMS abordan el problema de la seguridad alimentaria y están estableciendo normas internacionales de seguridad. Necesitamos concienciación y diálogo junto con la aplicación de reglas y regulaciones.

Aquí veo una función que podrían desempeñar las empresas privadas. Si los productores reciben los materiales adecuados, serán capaces de producir bienes de forma más resiliente, lo que ayudará a prevenir muchos problemas. Por lo tanto, para mí, el primer paso sería reunir a los jefes e iniciar un diálogo constructivo.    Quiero rechazar aquellas declaraciones sobre que las normas de exportación tienen como único objetivo proteger la agricultura occidental, ya que el mundo necesita normativas internacionales que mejoren los mercados internos también. Denominar a esto proteccionismo equivale a una defensa vaga y a eludir el diálogo y la responsabilidad. No nos llevará muy lejos. Debemos estar preparados para abrir nuevos caminos y participar en diálogos constructivos con los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil.

La estrategia Sustainable Nutrition 4 All (Nutrición sostenible para todos) de SNV tiene como objetivo mejorar la nutrición a través del cambio de comportamiento, la agrobiodiversidad sostenible, el empoderamiento de las mujeres y el desarrollo de políticas multisectoriales. ¿Cuál es su consejo con respecto a cómo SNV puede contribuir a dietas balanceadas y nutritivas?

La estrategia de SNV es increíblemente integral. Hay demasiadas iniciativas que se están implementando a espaldas de los gobiernos. SNV asocia a todas las partes nacionales involucradas. Además de eso, SNV tiene buena reputación, ya que ponen fin a su intervención solo cuando se garantiza la continuidad.

Lo que también supone un reto en este momento es garantizar la alineación de los diferentes donantes con los planes gubernamentales. A menudo, los donantes tienen sus propias prioridades y necesitan apoyo para alinearse. SNV y otras ONG ejecutoras se pueden alinear entre estos donantes.

Además, la capacidad de medir los resultados de forma coordinada es fundamental. Lo que necesitamos es una estrategia inclusiva e integrada para la recopilación de datos sin sobrecargar a las comunidades locales.

Los ODS contienen muchos indicadores.    Mi petición más urgente consiste en garantizar que la recopilación de datos sea inclusiva y transparente. Al reunir a todos los actores involucrados, no solo al Ministerio de Estadísticas, se podrá iniciar un debate y llegar a una visión común con respecto a cómo se miden los resultados usando indicadores claros. Debemos evitar los debates interminables a posteriori para poder compartir y aprender de las lecciones.

¿Cuáles son sus planes personales para los próximos años como coordinadora del Movimiento SUN?

Ha llegado el momento de arremangarse. Las cosas siempre suceden de forman muy lenta para mí. Basta de charlas, pongamos manos a la obra y vayamos en busca de resultados escalables que tengan repercusiones sostenibles y duraderas para todos a nivel comunitario.

Me concentraré en los resultados de los países. Mi función es apoyar, alentar, nombrar y reconocer, hacer preguntas relevantes, impulsar el movimiento y lograr que las partes trabajen juntas para que el hambre y la malnutrición pasen a formar parte de la historia.

Post A Comment

No Comments