SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Acelerar el progreso para erradicar el hambre y la malnutrición a través de la ciencia de la implementación

Acelerar el progreso para erradicar el hambre y la malnutrición a través de la ciencia de la implementación

  |   Red de la sociedad civil SUN, Red de las Naciones Unidas para el SUN

*Artículo publicado originalmente por el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI)

©UNICEF/UN0270323/Dicko

La desnutrición sigue siendo un desafío persistente del desarrollo en muchas partes del mundo, y, por otro lado, el sobrepeso y la obesidad aumentan simultáneamente a escala mundial y registran un incremento brusco en muchos países de bajos y medianos ingresos. Como resultado, los índices de diabetes y otras enfermedades no transmisibles se acrecientan, lo que repercute en los gastos mundiales de salud. Además, las deficiencias de micronutrientes se posicionan en ambos extremos de este espectro con el «hambre oculta».

Muchos países reconocen la gravedad de estos problemas y la necesidad urgente de crear y aplicar políticas para detenerlos. A la hora de abordar este desafío, aún resta mucho por aprender de las experiencias de otros países, incluso de los investigadores que trabajan en esta área. A fin de optimizar estos aprendizajes, el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI), el Secretariado del Movimiento para el fomento de la nutrición (Movimiento SUN) y la Sociedad para la Ciencia de la Implementación en la Nutrición (SISN) lanzaron la Iniciativa de Conocimientos para la Implementación y el Impacto (iniciativa KI3) en 2016.

La iniciativa KI3 parte de la premisa que la malnutrición es un problema que afecta a todo el sistema y requiere soluciones acordes, y que las soluciones multisectoriales de nutrición exigen la participación y el compromiso de muchos actores involucrados, sectores y programas. Se identificaron cinco estrategias para fortalecer la disponibilidad, el acceso y el uso de la información de nutrición en los países SUN:

  • desarrollar una red mundial de conocimientos para la implementación;
  • desarrollar una matriz de herramientas para la implementación;
  • establecer redes nacionales de conocimientos para la implementación;
  • realizar investigaciones oportunas y prácticas sobre la implementación; e
  • identificar los agentes del conocimiento.

La conferencia reciente del IFPRI y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) «Acelerar la erradicación del hambre y la malnutrición» ofreció la oportunidad para que los socios de la iniciativa KI3 presenten las cinco estrategias de la iniciativa ante los prácticamente 100 actores involucrados y recaben opiniones sobre la estructura y los próximos pasos.

«Para que la iniciativa KI3 funcione, necesitamos que los principales proveedores y usuarios del conocimiento para la implementación asuman un compromiso directo y constante. La conferencia de Bangkok ofreció una excelente plataforma en este sentido», afirmó Stuart Gillespie, investigador superior del IFPRI.

Al inicio de la sesión se presentó un panorama de los planes y las perspectivas de la iniciativa KI3, pero luego se formaron grupos de debates; cada uno trató una de las cinco estrategias. A partir de una serie de temas de debate, los participantes pudieron profundizar en los distintos puntos y proponer medidas y sugerencias concretas para avanzar con la iniciativa, que luego se compartieron con todos los asistentes al finalizar la sesión.

El grupo que analizó la red mundial de conocimientos para la implementación pronto reconoció que existe la necesidad de alguna forma de red, aunque observó que las fuentes de estos conocimientos son poco conocidas y hay una falta de comprensión general sobre la forma en que se relacionan entre sí. Recomendaron una mayor colaboración para el intercambio de la información y evitar la duplicación de esfuerzos. Resaltaron la necesidad de una mejor instrucción en materia de nutrición e implementación en la que se emplee un lenguaje común entre los proveedores, investigadores, los medios de comunicación y otros actores. Se enfatizó la importancia del intercambio de información entre las regiones y los países. Por otro lado, destacaron que, a menudo, se da por sentado que las lecciones de una región no se podrían aplicar en todas las situaciones, pero, en realidad, este no es el caso. Existen determinados principios y procesos que propician los resultados positivos que suelen ser irrelevantes en otra parte.

Los debates entre quienes se encargaron de analizar la matriz de herramientas para la implementación coincidieron en muchos de estos puntos y enfatizaron la necesidad de que haya un mejor flujo de información, intercambio de conocimientos y lecciones aprendidas entre los sectores, los países y las regiones. Señalaron que, a fin de crear herramientas que sean efectivas, todos los actores involucrados, incluidos los distintos ministerios, deben participar en la planificación. Además, deben seguirse desde un principio los procesos estándares para la presentación de informes a fin de poder emplear un sistema de conservación para que todos puedan disponer de la información. Como grupo, reconocieron las deficiencias comunes en materia de capacidad para coordinar y gestionar el conocimiento. Además, añadieron que el intercambio de conocimientos era fundamental para realizar mejoras y redoblar los esfuerzos, a la que vez que advirtieron sobre el desarrollo de sistemas que sean muy complejos, ya que en definitiva los sistemas son de y para la población.

Los participantes que debían analizar el desarrollo de una matriz de herramientas para la implementación se interesaron por las posibilidades que este plan ofrece. Trataron de resolver las cuestiones prácticas, como el financiamiento, las responsabilidades de conservación, el alojamiento y la difusión, así como la manera en que esta base de datos podría ser funcional. Sopesaron los pros y los contras de otras bases de datos y las matrices de conocimiento, como Wikipedia, y la utilidad y funcionalidad de las capacidades de los motores de búsqueda. El eje del debate fue el objetivo de crear un sistema que permita a los usuarios aprender entre sí y funcionar como un sistema, antes que como desarrolladores independientes que constantemente crean más de lo mismo.

Más de 20 asistentes de una amplia variedad de países participaron en el debate relativo a la investigación sobre la implementación. A menudo, esta investigación es limitada, pese a la persistencia de la falta de conocimientos sobre la implementación. Se identificaron varias barreras, como la diversidad de prioridades de los donantes, los incentivos para buscar otros temas y métodos para publicar, la necesidad de estándares mejor desarrollados para este tipo de investigación cualitativa y los problemas crecientes.

No obstante, donde existen barreras, tampoco existe la oportunidad de proponer ideas para superarlas. Los participantes resaltaron la manera de colaborar con los demás en la investigación sobre la implementación, de involucrar a otros sectores y de informar a los donantes y otros actores involucrados de los beneficios de esta tarea. Este intercambio de información incluyó sugerencias de quiénes podrían ser los socios receptivos, entre los diferentes sectores, lo que engloba a los encargados de formular políticas, los donantes, las instituciones académicas, entre otros.


La labor del programa Agricultura para la Nutrición y la Salud (A4NH) en el marco de la Iniciativa de Conocimientos para la Implementación y el Impacto (KI3) se realiza por medio del IFPRI. Más información sobre la iniciativa KI3 (en inglés).

Post A Comment

No Comments