SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / África Occidental y Central: este año se prevén más de 15 millones de casos de desnutrición aguda

África Occidental y Central: este año se prevén más de 15 millones de casos de desnutrición aguda

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

Los organismos de las Naciones Unidas advierten sobre las consecuencias sin precedentes de la inseguridad alimentaria y el COVID-19 en la desnutrición infantil


© UNICEF/Haro

Si no se toman medidas adecuadas e inmediatas, se prevé que en 2020 se registrarán más de 15 millones de casos de[1] desnutrición aguda en las niñas y los niños menores de cinco años —de los cuales, una tercera parte se presentará en la forma más grave— en África Occidental y Central en 2020, según advirtieron en el día de la fecha el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Programa de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). La cifra prevista representa un incremento del 20 % con respecto a las estimaciones realizadas en enero de 2020. La alerta se emite luego de conocer los resultados de un análisis en 19 países de la región sobre los efectos combinados de la inseguridad alimentaria y la enfermedad provocada por el coronavirus (COVID-19) en la desnutrición aguda.

Los conflictos y la violencia armada no solo han generado desplazamientos masivos de población, sino también han restringido drásticamente el acceso a los servicios sociales básicos y, como consecuencia de ello, la desnutrición infantil se disparó hasta alcanzar niveles sin precedentes. La pandemia por coronavirus está agravando las dificultades en los contextos de África Occidental y Central que ya se encuentran en situación de fragilidad, como la región del Sahel en Burkina Faso, el Chad, Malí, Mauritania, Níger y Senegal, donde la malnutrición y la inseguridad alimentaria ya causaban estragos. Antes de la pandemia de COVID-19, se preveía que, en el corriente año y en estos seis países, el número de casos de desnutrición aguda iba a ser de 4,5 millones. En este momento, debido a la creciente inseguridad y al COVID-19, ese número se ha acrecentado y roza los 5,4 millones de casos.

“Las niñas y los niños que presentan desnutrición aguda grave corren un mayor riesgo de sufrir las complicaciones relacionadas con el COVID-19”, afirmó Marie-Pierre Poirier, directora regional del UNICEF para África Occidental y Central. “Si el niño recibe una buena nutrición desde los primeros días de vida, estará protegido contra las enfermedades y las infecciones, y podrá recuperarse más rápido si se enferma. Es esencial velar por la continuidad de los servicios nutricionales y sanitarios preventivos y vitales, construir sistemas de protección social que respondan ante situaciones de crisis, proteger los medios de subsistencia y facilitar el acceso de las familias al agua, a la higiene y a los alimentos saludables a fin de fomentar la supervivencia infantil y el desarrollo a largo plazo”.

Hay varios factores que comprometen el estado nutricional de las niñas y los niños menores de cinco años en África Occidental y Central. Entre estos factores se pueden mencionar la inseguridad alimentaria familiar, las prácticas de alimentación y nutrición maternoinfantil deficientes, los conflictos y la violencia armada, el desplazamiento de población, los índices elevados de enfermedades infantiles y las enfermedades transmitidas por el agua, como la diarrea, los sistemas sanitarios frágiles, el escaso acceso al agua limpia y saneamiento y la pobreza crónica.

Además de estos factores, las medidas de contención que se aplicaron para dar respuesta a la pandemia de COVID-19 han ocasionado interrupciones en la distribución y la producción de alimentos y en las cadenas de suministro humanitarias y sanitarias, así como han puesto un freno en las actividades económicas. La pandemia ha provocado efectos negativos indirectos en los sistemas alimentarios, el ingreso de los hogares, la seguridad alimentaria y los servicios de tratamiento contra la malnutrición. En consecuencia, la población tiene más dificultades para llevar una dieta saludable y mantener las prácticas óptimas de alimentación del lactante y del niño pequeño, y no puede acceder a los servicios esenciales de nutrición.

“Miles de familias no podrán darles a sus hijos los alimentos nutritivos que necesitan para lograr el desarrollo y crecimiento adecuados”, señaló Chris Nikoi, director regional del PMA para África Occidental y Central. “Debemos trabajar juntos con la finalidad de aumentar el acceso a los alimentos nutritivos y conseguir que se tomen medidas preventivas contundentes que eviten que las niñas y los niños queden atrapados en el círculo vicioso de la malnutrición y la enfermedad”.

El PMA y el UNICEF están trabajando con los gobiernos y los socios para asegurar la continuidad de los servicios esenciales. Ambos organismos llevan adelante un programa integrado de atención centrada en la prevención y el tratamiento de la desnutrición aguda y confieren las facultades necesarias para que las comunidades puedan prestar los servicios básicos.

Por ejemplo, en el norte de Malí, el PMA y el UNICEF aúnan esfuerzos y recursos para tratar y prevenir la desnutrición maternoinfantil y reforzar las buenas prácticas de alimentación. Como parte de esta medida, se puso en marcha una iniciativa que promueve la detección precoz de la desnutrición infantil y se les enseña a las madres y a las familias a usar una cinta para la medición del perímetro braquial. Además, permite derivar los casos de desnutrición aguda grave y moderada a los centros sanitarios que financian ambos organismos. Las actividades de prevención comprenden clases de sensibilización sobre las prácticas de alimentación del lactante y el niño pequeño, que financia el UNICEF y se complementan con cupones que el PMA entrega a las mujeres, los cuales pueden canjearse por alimentos nutritivos en el mercado.


[1] Estas cifras incluyen a la República Democrática del Congo y representan el número anual total de episodios de desnutrición aguda, incluidos los casos nuevos y las recaídas. Una niña o un niño pueden presentar varios episodios en un año. Según las Estimaciones conjuntas sobre malnutrición del UNICEF, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Banco Mundial (edición 2020), en 2019 había 7,3 millones de niños que padecían emaciación (grave y moderada) en África Occidental y Central.

Post A Comment

No Comments