SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Ante la falta de ayuda, los niños yemeníes corren el riesgo de morir de hambre a medida que se propaga la pandemia de COVID-19

Ante la falta de ayuda, los niños yemeníes corren el riesgo de morir de hambre a medida que se propaga la pandemia de COVID-19

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

© UNICEF/UNI341696

El enorme déficit de fondos para ayuda humanitaria en medio de la pandemia de la enfermedad provocada por el coronavirus (COVID-19) podría empujar a millones de niños en Yemen al «límite de la inanición», según un nuevo informe del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que recuerda los más de cinco años transcurridos desde el recrudecimiento de los conflictos en el país.

En el informe Yemen cinco años después: niños, conflicto y COVID-19 se advierte que si bien Yemen con su devastado sistema de salud y exigua infraestructura sanitaria lucha para superar al coronavirus, es probable que la grave situación, en la que ya se encuentran los niños, se deteriore aún más. Además, se señala lo siguiente:

  • Otros 30 000 niños podrían sufrir desnutrición aguda grave y potencialmente mortal durante los próximos seis meses. El número total de niños desnutridos menores de cinco años podría incrementarse y llegar a ser de 2,4 millones, es decir, que este trastorno aumentaría un 20 % y afectaría a casi la mitad de los niños del país que se ubican en este grupo etario.
  • Otros 6600 niños menores de cinco años podrían morir por causas evitables de aquí a fin de año, lo que implica un aumento del 28 %.*
  • El sistema sanitario se desploma al borde del colapso. Tras años de conflicto, solo funciona la mitad de los centros de salud con una tremenda escasez de medicamentos, equipos y personal.
  • El acceso deficiente al agua y al saneamiento favorece la propagación del COVID-19. Alrededor de 9,58 millones de niños no tienen suficiente acceso al agua potable, al saneamiento o a la higiene.
  • Dado que las escuelas están cerradas, 7,8 millones de niños no reciben educación.
  • La imposibilidad de asistir a clases y el deterioro de la economía podrían exponer a los niños a un mayor riesgo de trabajo infantil, reclutamiento en grupos armados y matrimonio infantil. Las Naciones Unidas han registrado que 3467 niños, algunos de tan solo diez años, fueron reclutados y utilizados por las fuerzas y grupos armados en los últimos cinco años.

“No podemos subestimar la magnitud de esta emergencia cuando los niños luchan por sobrevivir mientras el COVID-19 se afianza en el marco de la peor crisis humanitaria del mundo», afirmó Sara Beysolow Nyanti, representante del UNICEF en Yemen. «Si no recibimos fondos con urgencia, los niños estarán al límite de la inanición y muchos morirán. El mensaje que estará enviando la comunidad internacional indica que la vida de los niños en una nación devastada por el conflicto, la enfermedad y el colapso económico simplemente no importa”.

El informe advierte que a menos que se reciban USD 54,5 millones para los servicios de salud y nutrición a fines de agosto:

  • un total de 23 500 niños con desnutrición aguda grave tendrán mayor riesgo de morir;
  • alrededor de un millón de niños no recibirán suplementos de micronutrientes vitales y vitamina A, y 500 000 madres embarazadas y que amamantan no tendrán acceso al apoyo nutricional esencial, que incluye el asesoramiento sobre la alimentación de lactantes y niños pequeños, y suplementos de ácido fólico y hierro;
  • cinco millones de niños menores de cinco años no serán vacunados contra enfermedades mortales;
  • diecinueve millones de personas dejarán de recibir atención médica, incluido un millón de madres embarazadas y madres que amamantan y sus hijos.

Asimismo, en el informe se destaca que, a menos que se disponga de USD 45 millones, los servicios cruciales de agua y saneamiento para tres millones de niños y sus comunidades comenzarán a cerrar a finales de julio. Esto afectará en mayor medida a los más de dos millones de niños extremadamente vulnerables que padecen desnutrición, quienes correrán el riesgo de enfrentar el desastroso agravamiento de su estado nutricional si los suministros de asistencia se interrumpen.

El UNICEF solicita un fondo total de USD 461 millones para dar respuesta humanitaria en Yemen y USD 53 millones adicionales solo para responder al COVID-19. Hasta ahora, el llamamiento en respuesta al COVID cuenta con el 10 % de los fondos, y el llamamiento de ayuda humanitaria, con solo el 39 %.

El UNICEF trabaja con la Organización Mundial de la Salud y las autoridades de todo Yemen para brindar ayuda vital a los niños que la necesitan desesperadamente. La asistencia incluye:

  • mantener los servicios generales de salud y los programas humanitarios para los niños en todo el país, que incluyen abastecer de agua potable y facilitar saneamiento, apoyar la educación y mantener a salvo a los niños vulnerables;
  • trabajar para evitar la transmisión del COVID-19 a nivel comunitario en 16 millones de personas, gracias a la difusión de mensajes clave de prevención a través de la televisión, la radio y las redes sociales;
  • adquirir, transportar y distribuir insumos para la pandemia;
  • salvar vidas mediante la capacitación de 30 000 trabajadores sanitarios en materia de prevención y control de infecciones y la distribución de miles de kits de higiene.

“El UNICEF trabaja las 24 horas en situaciones increíblemente difíciles para llevar asistencia a los niños que la necesitan con desesperación, pero solo contamos con una fracción de los fondos necesarios para hacerlo», aseveró Nyanti. «Los niños en Yemen necesitan paz y estabilidad duraderas en su país. Hasta que esa meta se cumpla, debemos hacer todo lo posible para salvar vidas y proteger la infancia”.

Yemen cinco años después: niños, conflicto y COVID-19 (en inglés) Descargar informe

 

Post A Comment

No Comments