SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Un buena nutrición: Apostamos en la niñas

Un buena nutrición: Apostamos en la niñas

  |   Blogs, Secretariado y Grupo líder del Movimiento SUN

IMG_2182

En el blog de invitados publicado en la plataforma para compartir conocimiento Eldis, la Srta. Gerda Verburg, futura coordinadora del Movimiento para el fomento de la nutrición, reflexiona sobre la reciente Conferencia Women Deliver y comparte sus perspectivas sobre las medidas para promocionar una mejor nutrición a través del empoderamiento de las niñas.

 

Copenhague ha sido la sede de los debates más fascinantes e inspiradores acerca del futuro y el desarrollo de las mujeres. En la Conferencia Women Deliver, una impresionante lista de líderes fueron acompañados por más de 5000 participantes para explorar las formas en que los objetivos de desarrollo sostenible, acordados por todos los estados miembro de las Naciones Unidas en septiembre de 2015, sean más relevantes para las niñas y las mujeres. Tuve la fortuna de asistir a este evento como una de mis primeras actividades como nueva coordinadora del Movimiento para el fomento de la nutrición, o Movimiento SUN, una agrupación de 57 países que están liderando sus propias revoluciones alimentarias nacionales con el apoyo unificado del sistema de las Naciones Unidas, la sociedad civil, países donantes y la comunidad empresarial.

InPractice_Empowering Women_no06_ENG_20160502_web_pages (002)_001Palpitando la Conferencia Women Deliver, los embajadores de la nutrición de Senegal, Sierra Leona, Tayikistán, Malaui y Zimbabue han llevado a cabo un proceso inspirador de compartir y reflexionar sobre las lecciones de la última edición de la revista temática Fomento de la nutrición en la práctica titulada «Empoderamiento de niñas y mujeres para una mejor nutrición. Construir una solidaridad femenina exitosa» desarrollo de una hermandad de éxito». Tengo la oportunidad de transmitir esta sabiduría colectiva en Copenhague y, ahora, compartiré algunas perspectivas de lo que aprendimos en el camino.

Los expertos están de acuerdo en que mejorar la nutrición durante la ventana de oportunidad crítica de 1000 días del embarazo de una mujer hasta el segundo año de vida de su hijo es una de las mejores inversiones que podemos hacer. De hecho, cada dólar invertido en mejorar la nutrición en este período genera un retorno de $16 en mejor salud y productividad económica. Creo que todos estamos de acuerdo en que esto suena como una inversión bastante atractiva. ¿Pero dónde necesitamos poner nuestro dinero exactamente? Quienes participamos del Movimiento SUN apostamos a las niñas.

Hoy en día, aproximadamente 159 millones de niños menores de cinco años padecen malnutrición crónica y 55 millones, malnutrición aguda. Si bien los datos mundiales no están divididos por sexo, sabemos que las niñas son muy a menudo las más vulnerables, ya que son las últimas en comer, las últimas en ir a la escuela y las últimas en tener voz a la hora de tomar decisiones de vida importantes; por ejemplo, cuándo casarse y cuándo formar una familia. También sabemos que la nutrición deficiente durante la adolescencia no solo afectará el tamaño corporal en la adultez, sino que también puede afectar la situación nutricional de los niños que nazcan de madres que padecieron malnutrición durante la adolescencia. Esto es especialmente importante para los aproximadamente 10 millones de niñas menores de 18 años que se casan cada año y los 16 millones de adolescentes que dan a luz cada año.

Cómo se trata a las niñas es relevante para la nutrición. No resulta una sorpresa que los niveles más altos de discriminación de género estén asociados con niveles más altos de desnutrición tanto aguda como crónica. Al mismo tiempo, las mejoras en la situación de las mujeres han representado una reducción a nivel mundial de aproximadamente el 12 % en la proporción de niños con falta de peso, y las mejoras en la inscripción de las mujeres en la educación secundaria representa una reducción a nivel mundial del 43 % en la proporción de niños con falta de peso.

Y la nutrición es importante para empoderar a las niñas. Mejorar la situación nutricional de niñas, adolescentes y mujeres permite que incremente su rendimiento escolar y se sientan empoderadas en el ámbito laboral y la sociedad. Para resumir, en el Movimiento SUN sabemos que el círculo virtuoso de la buena nutrición y un mejor futuro comienza con las niñas. Comprendemos que el progreso en la mejora de la nutrición solo será posible si las niñas y las mujeres encabezan esta lucha. Entonces, ¿cómo funciona esto? Si bien cada país está delineando su propio conjunto de soluciones, algunas lecciones emergen del Movimiento SUN.

En primer lugar, las mujeres deben estar presentes en la mesa de toma de decisiones con el apoyo y el espacio adecuados para que sus voces sean escuchadas. Desde los gobiernos estatales, los parlamentos y los ministerios hasta las autoridades locales, comunidades y hogares, las mujeres necesitan acceso equitativo a oportunidades, capacitación e información, a fin de contribuir con el proceso de diseño de soluciones para los desafíos nutricionales que enfrentan. Por este motivo, la educación y el conocimiento de la nutrición en las mujeres son fundamentales. Esto requiere de inversiones para enviar y contener a las niñas en la escuela, pero también para desarrollar conocimientos relacionados con la alimentación, la alfabetización y las competencias vocacionales de lactantes y niños pequeños.

Las historias de los países SUN dejan completamente claro que es fundamental desarrollar un enfoque centrado en las comunidades que desencadene el poder de la hermandad. A menudo, las mujeres están en mejores condiciones de decidir cómo utilizar los recursos en el hogar para mejorar la nutrición. Apoyarlas para que entren en contacto con otras mujeres de sus comunidades y compartan sus experiencias, conocimientos y aspiraciones es vital. Pero no debemos centrar la atención solo en las mujeres; los hombres deben impulsar y participar activamente en el empoderamiento de las mujeres. Desde los presidentes y los jefes hasta los esposos, los padres y hermanos, los hombres deben participar activamente para garantizar que todos los miembros de sus familias puedan disfrutar de una buena nutrición.

Fue un privilegio compartir en Copenhague las lecciones de los países SUN, a medida que trabajan para empoderar a niñas y mujeres para mejorar la nutrición. En el Movimiento SUN sabemos que no podemos acabar con la malnutrición en todas sus formas sin garantizar que las mujeres estén al mando. De hecho, sabemos que esto es esencial para todos los objetivos de desarrollo sostenible. Apostamos a las niñas, y esperamos que se nos una.

Post A Comment

No Comments