SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Clases verdes para una producción innovadora, divertida, educativa y nutricional

Clases verdes para una producción innovadora, divertida, educativa y nutricional

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

Artículo escrito por Dossa Codjo, especialista en horticultura, Oficina Regional de la FAO en Gabón y
Aissa Mamadoultaibou, oficial de nutrición de la Oficina Regional de la FAO para África Central


 

Promoción de sistemas agrícolas y alimentarios sensibles a la nutrición en las escuelas para combatir eficazmente el hambre y la malnutrición

La promoción de sistemas agrícolas y alimentarios sensibles a la nutrición en las escuelas contribuye a garantizar la autosuficiencia alimentaria y a combatir el hambre y la malnutrición. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) cree firmemente en ello y, por consiguiente, promueve sistemas educativos que respondan a las necesidades de las comunidades rurales y trata de facilitar su acceso a nivel escolar. Está prestando apoyo a varios países de África Central para crear huertos escolares o “clases verdes” utilizando distintas técnicas innovadoras.

El proyecto, titulado “Clases verdes para una producción innovadora, divertida, educativa y nutricional”, tiene por objeto mejorar la alimentación, la nutrición y la salud, contribuyendo así a mejorar el nivel educativo de los niños y sus familias tanto en las zonas rurales como en las urbanas. El proyecto, que se ha puesto en práctica en el Camerún, el Congo y Gabón, se ha establecido en escuelas primarias y secundarias. Se capacitó a maestros, trabajadores agrícolas, trabajadores de la salud y padres de familia en agricultura sensible a la nutrición, utilizando técnicas innovadoras, entre ellas, el uso de botellas de plástico, neumáticos viejos, cubos y bolsas. En total, se capacitó a más de 300 personas en agricultura y sistemas alimentarios sensibles a la nutrición (combinando técnicas de producción de microhuertos con la nutrición) y estas personas, a su vez, podrán capacitar a otras.

A través de estas “clases verdes” se ha producido una gran variedad de hortalizas. Durante el año académico 2019-2020, las escuelas del Gabón y el Camerún produjeron más de 3 toneladas y media de hortalizas. Mediante la enseñanza de la nutrición, la agricultura y los sistemas alimentarios sensibles a la nutrición, los alumnos y las comunidades estarán en mejores condiciones de llevar una dieta nutricionalmente adecuada. Esto los hará más productivos, dándoles así la oportunidad de romper de forma paulatina el ciclo de la pobreza, el hambre y la malnutrición.

Desde que recibió su formación, Lauraine Manfoumbi se ha comprometido a crear con sus alumnos un huerto de frutas y hortalizas en el que podrá enseñarles una agricultura sensible a la nutrición: “Estos conocimientos agrícolas nos da la posibilidad de cultivar buenos productos agrícolas; la capacitación en agricultura sensible a la nutrición me ha dado una gran motivación y me ha permitido producir frutas y hortalizas de gran calidad. Ya no se trata simplemente de la producción agrícola, sino de una producción estrechamente vinculada a la nutrición para hacer frente a las numerosas dificultades nutricionales de mi país. El cultivo de productos agrícolas con estos conocimientos nos ayuda a superar no solo la malnutrición sino también la pobreza. No necesitamos una gran parcela ni grandes recursos para tener frutas y hortalizas frescas para nuestras familias. Es más, siempre queda un excedente que puede venderse a otros para generar ingresos para la familia”.

 

Post A Comment

No Comments