SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Contribución suiza en la RDC para ayudar a reducir la malnutrición crónica

Contribución suiza en la RDC para ayudar a reducir la malnutrición crónica

  |   Sin categorizar

© UNICEF/UN0157537/Tremeau

La contribución de la cooperación suiza en la RDC contribuirá a reducir la prevalencia de la malnutrición crónica en los niños de menos de 5 años y cubrirá las necesidades nutricionales de 12 000 mujeres embarazadas y en periodo de lactancia y de 12 000 niños de 6 a 23 meses, mediante las diferentes intervenciones de los organismos de las Naciones Unidas. Esta financiación abarca un periodo de tres años. Con la ayuda por valor de 3 millones de dólares estadounidenses, el UNICEF, la FAO y el PMA podrán llevar a cabo y ampliar su proyecto contra la malnutrición crónica en las áreas de salud de Bunyakiri y de Minova, en la provincia de Kivu del Sur.

Gracias a estas intervenciones directas y multisectoriales sobre nutrición, seguridad alimentaria, y acceso al agua, la higiene y el saneamiento, la primera contribución de Suiza —estimada en más de dos millones de dólares estadounidenses en la primera fase de este proyecto— ya ha permitido mejorar, entre 2015 y 2017, la situación nutricional del 80 % de los niños de 0 a 23 meses y de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

En la RDC, la malnutrición es un problema de salud pública. Ninguna de las 26 provincias escapa de esta lacra que socava la vida de los niños de menos de 5 años. En la provincia de Kivu del Sur, por ejemplo, la malnutrición crónica afecta a un niño de cada dos. “Con esta nueva contribución de la cooperación suiza, el UNICEF, la FAO y el PMA seguirán trabajando de forma complementaria con el objetivo de multiplicar los logros de la primera fase del proyecto”, señala el UNICEF.

Las intervenciones de los tres organismos de las Naciones Unidas

La primera fase de la financiación de Suiza ha permitido a las tres entidades beneficiarias llevar a cabo, cada una dentro de su ámbito de acción y según su mandato, intervenciones a favor de las mujeres y los niños para luchar contra la malnutrición.

Esta financiación ha permitido al UNICEF formar y equipar las estructuras de salud necesarias para garantizar el seguimiento y la promoción del crecimiento de 8900 niños de menos de 5 años. Más de 25 000 niños de 0 a 5 años también se han beneficiado de suplementos de vitamina A y de la administración del antiparasitario mebendazol. Asimismo, 11 000 mujeres embarazadas y en periodo de lactancia afectadas, incluidas cuidadoras de niños pequeños (de 0 a 23 meses) han recibido asesoramiento sobre la alimentación de lactantes y niños pequeños. Además de estas acciones, el UNICEF ha rehabilitado 42 fuentes de agua y construido dos minisistemas de abastecimiento que permiten a 192 000 personas tener acceso al agua potable. Se han construido dispositivos para el lavado de manos y el saneamiento en 37 escuelas de la zona de intervención del proyecto, lo que permite prevenir las enfermedades relacionadas con el agua.

Por su parte, el PMA ha distribuido entre 11 000 mujeres embarazadas y en periodo de lactancia 520 toneladas de supercereales con 53 toneladas de aceite vegetal para prevenir el retraso en el crecimiento en los recién nacidos y los lactantes. Asimismo, 11 500 niños de 6 a 23 meses han recibido 80 toneladas de suplementos nutricionales para sus comidas, que les aportan la energía y los micronutrientes necesarios para un crecimiento normal. El PMA también ha contribuido al sector agrícola proporcionando 675 toneladas de víveres a 2700 familias de agricultores a fin de alentarlas a plantar sus semillas en lugar de consumirlas durante el periodo de siembra.

 Por lo que respecta a la FAO, este organismo ha respaldado la diversificación de la producción alimentaria introduciendo cultivos ricos en micronutrientes. Más de 2700 hogares han recibido aperos de labranza y semillas biorreforzadas para la producción agrícola como del maíz, el cacahuete, la soja, la yuca y la batata.

Por otro lado, las familias beneficiarias han plantado huertos frutales en la proximidad de los centros de salud y de las asociaciones de mujeres. Esto ha permitido que los niños que sufren de malnutrición y las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia tengan acceso a micronutrientes como el hierro y el zinc. La FAO también ha favorecido la recuperación de la cría del conejillo de Indias como fuente de proteínas animales específicas para los niños. Estas actividades han impulsado la mejora de la producción agrícola y la seguridad alimentaria.

 

Información complementaria

Lucha contra la malnutrición: tres organismos de las Naciones Unidas reciben una contribución financiera de Suiza – Agencia de información de África Central

• República Democrática del Congo – Perfil del país (2017): English | Français | Español

 

Post A Comment

No Comments