SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Declaración conjunta en pro de una mayor regulación de los sucedáneos de la leche materna en Myanmar

Declaración conjunta en pro de una mayor regulación de los sucedáneos de la leche materna en Myanmar

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

© UNICEF/UNI218097/Oo

La Red de las Naciones Unidas para el SUN en Myanmar, que reúne al Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), a la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), a ONU Mujeres, al Programa Mundial de Alimentos (PMA) y a la Organización Mundial de la Salud (OMS), aplaudió con gran ovación el anuncio reciente de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Myanmar. Se trata de la prohibición del consumo de lotes de la leche artificial de la marca Nutrilatt, que elabora MS Nutrition Pte Ltd. de Singapur, ya que se comprobó que carece de los nutrientes esenciales para el desarrollo y el crecimiento infantil, como hierro y zinc.

Esta medida se tomó en respuesta a las denuncias en las que se aducía que el consumo de productos no apropiados de sucedáneos de la leche materna habían llevado a la hospitalización de niños camboyanos debido a deficiencia grave de hierro (anemia), lo que representa un riesgo de enfermedad grave. En las pruebas independientes de la leche artificial Nutrilatt que encargó el Real Gobierno de Camboya se halló que, en estos productos, los valores de hierro y zinc —nutrientes esenciales para el desarrollo y supervivencia infantil— prácticamente eran nulos, ya que contenían menos del 5 % de la cantidad de hierro y la mitad del zinc que se publicitaba en la etiqueta del producto, y de lo que se exige en virtud de las normas del Codex Alimentarius. Posteriormente, el Real Gobierno de Camboya emitió una orden para detener de inmediato la importación y distribución de los productos de la marca Nutrilatt hasta nuevo aviso y retiró del mercado todos los productos de sucedáneos de leche materna que correspondían a determinados números de lote.

La leche materna es lo mejor que pueden tomar los lactantes al inicio de la vida, ya que es el alimento adecuado. Es inocuo, limpio y contiene los anticuerpos que brindan inmunidad protectora frente a muchas enfermedades comunes en la infancia. La lactancia promueve significativamente la salud, sobre todo, el desarrollo físico, mental y social, así como la supervivencia de los lactantes y los niños. Asimismo contribuye a la mejora de la salud y el bienestar de las madres, tanto a corto como a largo plazo. Los niños amamantados obtienen resultados superiores en las pruebas de inteligencia, tienen menos probabilidad de tener sobrepeso u obesidad y presentan una propensión inferior a la diabetes en otras etapas de la vida. En otras palabras, la leche materna es natural, tiene un bajo costo y es la mejor manera de alimentar a lactantes y niños pequeños. De acuerdo con las recomendaciones de la OMS, que se sustentan en investigaciones rigurosas, los lactantes deberían consumir leche materna exclusivamente hasta los seis meses de edad, y se debe evitar el agregado de agua u otro suplemento alimenticio. Solo en circunstancias especiales se deben considerar los sucedáneos de la leche materna. A los seis meses de edad, el niño debe empezar a consumir alimentos complementarios que sean saludables, variados e inocuos, estén limpios y se preparen de un modo apropiado para el lactante. Cuando sea necesario y según lo recomiende un profesional de la salud, también se le puede suministrar suplementos apropiados y alimentos enriquecidos.

En 2014, el gobierno de Myanmar promulgó la “normativa de comercialización de fórmulas alimentarias para lactantes y niños pequeños”, que está destinada a respaldar las prácticas óptimas de alimentación del lactante y del niño pequeño y proteger a los lactantes, los niños pequeños y a las madres de la promoción y la comercialización poco ética por parte de las empresas de sucedáneos de la leche materna. La normativa también obliga a que los alimentos designados y los utensilios para la alimentación de accesorio cumplan con las directrices y las normas correspondientes nacionales e internacionales, entre ellas, el Código de Prácticas de Higiene para Alimentos para Lactantes y Niños, y las normas y directrices de la Comisión del Codex Alimentarius.

En la Resolución 69.9 de la Asamblea Mundial de la Salud se recomienda que los países definan a los sucedáneos de la leche materna como cualquier tipo de leche (o producto que se podría utilizar en reemplazo de la leche materna, como la leche de soja enriquecida), ya sea líquida o en polvo, que se comercialice específicamente para alimentar a lactantes y niños pequeños de hasta 36 meses (incluidas las fórmulas para lactantes y las leches de crecimiento).

La Red de las Naciones Unidas para el SUN insta a las empresas que se abstengan de participar en prácticas publicitarias nocivas y de atraer de manera poco ética a los profesionales de la salud, celebridades y personas influyentes en la sociedad para que promuevan los productos de leche artificial o leches de crecimiento que no se rigen por la normativa de comercialización de fórmulas alimentarias para lactantes y niños pequeños de Myanmar.

La promoción nociva y generalizada de leches artificiales y de crecimiento tiene un efecto negativo en la decisión de los padres y la familia, ya que transmite información engañosa cuando se intenta comercializar la leche artificial como si fuera “igual a la leche materna” o como “la segunda mejor opción”.

Por lo tanto, los organismos que integran la Red de las Naciones Unidas para el SUN, como socios de larga data del gobierno de la República de la Unión de Myanmar, quisieran aprovechar esta oportunidad para recomendar las siguientes medidas en aras de asegurar la nutrición adecuada del niño y proteger la vida del niño:

  • Seguir localizando los números de lote del producto de leche artificial que se mencionó anteriormente y obligar a los distribuidores a retirar de inmediato estos lotes del mercado en virtud de la normativa de comercialización de fórmulas alimentarias para lactantes y niños pequeños de Myanmar.
  • Realizar un análisis rápido del estado de cumplimiento de la normativa de comercialización de fórmulas alimentarias para lactantes y niños pequeños de Myanmar.
  • Acelerar las medidas para que se cumpla con la normativa de comercialización de fórmulas alimentarias para lactantes y niños pequeños de Myanmar.
  • Incorporar la Resolución 69.9 de la Asamblea Mundial de la Salud en la normativa existente.

Asimismo, reiteramos nuestro compromiso y apoyo al gobierno, en especial, en relación con el fortalecimiento y la implementación de los marcos legales y normativos relativos a los alimentos y a los productos que se comercializan y se ofrecen para el consumo infantil en Myanmar, como los productos de sucedáneos de la leche materna, los bocadillos y cereales enriquecidos para niños, a fin de asegurar que los niños y las familias puedan tomar decisiones informadas y apropiadas y puedan acceder a alimentos nutritivos más inocuos y asequibles.

Más información

• Se requiere una mayor regulación de la leche artificial y las fórmulas alimentarias para garantizar una nutrición infantil adecuada (en inglés): UNICEF Myanmar

• Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna: OMS

Post A Comment

No Comments