SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / El Banco Africano de Desarrollo presenta una hoja de ruta estratégica para proteger la seguridad alimentaria frente a los efectos del COVID-19

El Banco Africano de Desarrollo presenta una hoja de ruta estratégica para proteger la seguridad alimentaria frente a los efectos del COVID-19

  |   Red de donantes SUN, Red de países SUN

El Banco Africano de Desarrollo presentó una hoja de ruta estratégica de proyectos y programas con la finalidad de ayudar a los países africanos en su lucha contra los efectos de la crisis de la enfermedad provocada por el coronavirus (COVID-19), que inciden en la seguridad alimentaria y nutricional; a tales fines, adoptó una serie de medidas inmediatas y a largo plazo.

Esta medida de respuesta al COVID-19, que se denomina FAREC (Feed Africa Response to COVID-19), abre las puertas a una intervención integral, que fomente la resiliencia, la sostenibilidad y la autosuficiencia regional de los sistemas alimentarios de África y ayude a los productores a paliar las perturbaciones en la cadena de valor agrícola debido al coronavirus.

“La respuesta del Banco en favor del sector agrícola contiene medidas específicas destinadas a abordar los desafíos que enfrentan los países africanos en todos los aspectos de este sector. África no puede caer en una crisis alimentaria como consecuencia de la pandemia”, señala la Dra. Jennifer Blanke, vicepresidenta de Agricultura y Desarrollo Humano y Social del Banco.

En un informe publicado junto con la hoja de ruta, se recomiendan soluciones inmediatas y a corto y mediano plazo para el sector agrícola, como, por ejemplo, la asistencia alimentaria a los más vulnerables; la estabilización de los precios de los alimentos; la optimización en la elaboración de alimentos; la ampliación de los servicios de apoyo y el suministro de insumos agrícolas clave por medio de subsidios inteligentes.

De acuerdo con el informe, el Banco buscará el apoyo con políticas para favorecer el traslado de los insumos y los alimentos, establecer equipos de tarea en seguridad alimentaria en el país y fortalecer la capacidad de las organizaciones regionales para que supervisen las iniciativas multinacionales.

La pandemia ha agravado la volatilidad de los precios de los alimentos básicos y complicado la toma de decisiones de los actores involucrados en el sistema alimentario en materia de inversiones. La convergencia de los efectos amenaza con profundizar la inseguridad alimentaria y la malnutrición. De acuerdo con el Programa Mundial de Alimentos, en los próximos meses, los alimentos escasearán en los hogares de más de 40 millones de personas de África Occidental.

La medida FAREC constituye una parte del mecanismo de respuesta al COVID-19 del Banco para el que se asignaron USD 10 000 millones. A su vez, dicho mecanismo es el canal principal del Banco para adoptar medidas financieras y técnicas que mitiguen los efectos sanitarios y socioeconómicos de la pandemia en los medios de subsistencia y las economías africanas.

En mayo, el punto focal para el desarrollo de capacidades del Instituto Africano de Desarrollo del Banco organizó un seminario en el que se analizaron los efectos de la pandemia en los sistemas agroalimentarios de África y se ofrecieron recomendaciones de políticas a fin de que sean más resilientes y eficientes.

“Garantizar la seguridad alimentaria de la población africana ante todo tipo de situaciones es el eje de la estrategia Alimentar a África del Banco. Nuestra institución coordinará sus iniciativas con los diferentes actores involucrados del continente para atender las necesidades de los países miembro de la región”, afirmó el Dr. Martin Fregene, director del Departamento de Agricultura y Agroindustria del Banco.

Post A Comment

No Comments