SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / El Banco Mundial y el FMI movilizan a los socios en la lucha contra la COVID-19 en África

El Banco Mundial y el FMI movilizan a los socios en la lucha contra la COVID-19 en África

  |   Red de donantes SUN, Red de países SUN

En el día de la fecha, el Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) instaron a líderes africanos, socios bilaterales e instituciones multilaterales a que aceleraran las medidas de respuesta a la enfermedad por coronavirus (COVID-19) en los países africanos. El Excelentísimo Señor Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica, el Sr. António Guterres, secretario general de las Naciones Unidas, el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Sr. Moussa Faki Mahamat, presidente de la Comisión de la Unión Africana, y los funcionarios de distintos países trazaron sus planes de políticas para el uso eficiente de los recursos. Por su parte, las organizaciones multilaterales, como las Naciones Unidas, prometieron seguir brindando apoyo, y los socios bilaterales volvieron a insistir en su compromiso de aplicar una moratoria de la deuda a partir del 1 de mayo de 2020. Esta iniciativa surge en respuesta a los llamamientos del presidente del Banco Mundial, el Sr. David Malpass, la directora general del FMI, la Sra. Kristalina Georgieva, y otros socios, en los que se les solicitó a los acreedores que suspendieran los reembolsos de deuda a fin de brindar a los países más pobres el apoyo que tanto necesitan.

“Esta pandemia ya ha generado un impacto devastador en África y sus efectos se profundizarán a medida que aumente la tasa de infectados. Es un retroceso de los avances logrados en materia de erradicación de la pobreza, la desigualdad y el subdesarrollo”, declaróSu Excelencia el Señor Cyril Ramaphosa, presidente de la Unión Africana y de Sudáfrica . “Si bien agradecemos enormemente los anuncios recientes de los socios internacionales, aún se observan grandes déficits de financiación, y es preciso prestar más apoyo para que los países africanos puedan responder con eficacia a la crisis sanitaria y hacer frente a las dificultades económicas”.

En forma conjunta, solo en 2020 los acreedores oficiales movilizaron hasta USD 57 000 millones en favor de África— en esta cifra se incluyen los aportes del FMI y del Banco Mundial por un valor superior a USD 18 000 millones cada uno—, que se destinaron a brindar servicios sanitarios de primera línea, asistir a las personas pobres y vulnerables, y mantener a flote las economías durante la peor recesión económica mundial que se haya registrado desde la década de 1930. La asistencia de los acreedores privados de este año podría rozar los USD 13 000 millones. Si bien es un número importante para empezar, el continente necesita alrededor de USD 114 000 millones para luchar contra la COVID-19 en 2020, con lo que existiría un déficit de financiación de alrededor USD 44 000 millones.

Como parte de la respuesta a la pandemia, el Grupo Banco Mundial y el FMI recomendaron una serie de opciones de financiamiento y herramientas de políticas , y los países africanos analizan la posibilidad de implementar muchas de ellas mientras se preparan para hacer frente a los efectos que generará la crisis a mediano y a largo plazo. Aunque para ello, se requiere mayor financiamiento de los acreedores oficiales y del sector privado.

El Grupo Banco Mundial está poniendo todo su empeño en trabajar por las personas que residen en África mientras luchan contra esta pandemia”, afirmó David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial. “Rara vez el mundo ha atravesado una crisis de esta magnitud, y nadie puede quedarse al margen; ningún país debe quedar atrás en nuestra respuesta. Hasta el momento, hemos brindado apoyo de emergencia a 30 países de África, que irán en aumento. Por nuestra parte, seguiremos abogando por el alivio de la carga de la deuda y el incremento de los recursos, sobre todo, para los países más afectados por la COVID-19”.

“Nuestro mensaje es claro: estamos junto a África. En vista de los compromisos que asumimos hoy nos «movilizamos con África» para amortiguar el golpe de la COVID-19 en el continente”, sostuvo Kristalina Georgieva, directora general del FMI. «La pandemia está causando un efecto colosal en África, y el FMI está recurriendo a otros socios para sacar el máximo provecho de nuestros recursos y ayudar a salvar vidas y los medios de subsistencia”. No obstante agregó: “El FMI otorgará más financiamiento en condiciones concesionarias, y confiamos en que otras entidades redoblarán los esfuerzos y harán su aporte en aras de proteger la economía y las personas, así como de sentar las bases para una recuperación sólida y sostenible”.

Asimismo, será fundamental que los países africanos trabajen codo a codo, sobre todo, a la hora de dar una respuesta sanitaria y acotar las interrupciones comerciales a fin de garantizar una mayor libertad en el transporte de los suministros médicos y los alimentos. Dada la gran proporción de la ciudadanía que tiene un empleo informal —el 89 % de los trabajadores y las trabajadoras de África Subsahariana solamente—, los países deben actuar de inmediato para ampliar los programas de protección social y ayudar a quienes se desempeñan en este segmento de la economía, así como a las pequeñas empresas. Del mismo modo, se deberán reforzar los servicios públicos para que puedan seguir funcionando debidamente durante la crisis.

 

Post A Comment

No Comments