SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / El costo de la malnutrición para la economía de Guatemala

El costo de la malnutrición para la economía de Guatemala

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

(c) PMA/Carlos Alonzo

En 2018, la desnutrición, el sobrepeso y la obesidad le costaron a Guatemala USD 12000 millones, es decir, el 16,3 % del producto interno bruto (PIB) del país, según un informe que, en el día de la fecha, publicaron el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL). Los recursos que se pierden a causa de la malnutrición detienen los avances en materia de desarrollo que tanto han costado conseguir.

Según el informe El costo de la doble carga de la malnutrición: impacto social y económico en Guatemala, que se basó en información de 2018, se calcula que se perdieron más de USD 8000 millones, debido a las consecuencias económicas, sociales y en la salud de la desnutrición, y otros 4000 millones a causa del sobrepeso y la obesidad, lo que está generando una preocupación cada vez mayor en el país.

«La desnutrición, así como el sobrepeso y la obesidad, representan una carga elevada para el Estado y el pueblo guatemalteco. Esta evidencia nos demuestra que no podemos seguir perdiendo recursos valiosos que podrían hacer una gran diferencia en el desarrollo y la prosperidad», señaló Miguel Barreto, director regional del PMA para América Latina y el Caribe. El Sr. Barreto aseguró que, para responder al desafío, el abordaje de la doble carga de la malnutrición en Guatemala debe ser una prioridad de todos, ya que de manera directa o indirecta afecta a todas las personas».

En el informe se señala que el costo sanitario de la desnutrición y las enfermedades relacionadas ascendió a más de USD 365 millones, lo que representa el 45 % del presupuesto total de 2018 del Ministerio de Salud Pública. Asimismo, el costo del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades relacionadas alcanzó los USD 3500 millones, lo que equivale a cuatro veces el presupuesto total de 2018 del Ministerio de Salud Pública.

«En las últimas décadas, la doble carga de la malnutrición ha demostrado un efecto cada vez mayor en la población de América Latina y el Caribe, en particular, en aquellos en situación de pobreza y vulnerabilidad», agregó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL. «Se trata de un factor más de la desigualdad existente en nuestra región, cuyas repercusiones se perciben más con la crisis por la pandemia de COVID-19». La Sra. Bárcena hizo un llamado a los países “a invertir en políticas públicas que permitan avanzar hacia una recuperación de la crisis sobre los principios de la Agenda 2030”.

Además, la doble carga de la malnutrición también tiene un efecto negativo en el desarrollo intelectual de la población. Según el informe, en 2018, más de 100 000 estudiantes repitieron grado, de los cuales cerca del 45 % padecen desnutrición. Solo 9 de cada 100 niñas y niños con desnutrición logran terminar sus estudios primarios.

Se estima que el costo total por cada vez que una niña, niño o adolescente repite grado es de cerca de USD 1000, de los cuales alrededor de USD 700 son absorbidos por el sistema educativo y USD 300, por la familia.

“Los próximos 25 a 30 años dependen de las medidas que tomemos ahora para acelerar la reducción de la malnutrición”, señaló la Sra. Maritza Méndez, secretaria de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (SESAN) de Guatemala. «Debemos actuar ahora para que la futura población activa esté conformada por personas saludables, que tengan una mejor calidad de vida junto a sus familias y comunidades».

El informe contó con el apoyo del Instituto de Nutrición de Centro América y Panamá (INCAP), el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) y la SESAN. Forma parte de una serie de informes sobre la malnutrición en América Latina y el Caribe.

Descargue el estudio aquí (solo se publicó en español)

Post A Comment

No Comments