SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / El Movimiento SUN para el Fomento de la Nutrición: afán por lograr repercusiones a escala

El Movimiento SUN para el Fomento de la Nutrición: afán por lograr repercusiones a escala

  |   Red de la sociedad civil SUN

En 2019, creo que ya no es necesario justificar el fomento de la nutrición. Las cifras hablan por sí solas. Según el informe El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018, el hambre aumentó por tercer año consecutivo. La cantidad total de personas desnutridas, es decir, aquellas que se ven privadas de alimentación de manera crónica, aumentó de 804 a casi 821 millones entre 2016 y 2017. Sin embargo, entre 2015 y 2017, al menos diez países han logrado reducir la prevalencia del retraso en el crecimiento. Estas cifras demuestran que siempre que haya voluntad, habrá un cambio.

Pero los avances son lentos, no solo debido a los regímenes alimentarios, sino también a los conflictos armados y a los eventos y factores de tensión climáticos que han agravado los índices del hambre y la malnutrición en muchos países. Al mismo tiempo, se está registrando un aumento en la prevalencia del sobrepeso, la obesidad y las enfermedades crónicas, lo que genera una doble —o triple—carga de malnutrición. La malnutrición sale cara: debilita y menoscaba la prosperidad de las mujeres y los hombres, y con ellos, sus familias y naciones; impide el desarrollo corporal y neurológico de los niños —lo que en el futuro repercutirá en su salud, educación y productividad.

Por tanto, para lograr resultados a gran escala en el fomento de la nutrición, es fundamental centrarse en el qué y el cómo. En mi opinión, hay tres ingredientes clave para el éxito:

  • implicancia gubernamental
  • colaboración multisectorial y multiactor para lograr la implementación alineada
  • inversión

Implicancia gubernamental

En la actualidad, 60 países y cuatro estados de la India componen el Movimiento SUN. La experiencia ha demostrado que la única manera sostenible de reducir los índices del retraso en el crecimiento y de liberar el potencial de las personas, las sociedades y las naciones es trabajando en conjunto con la implicancia, el compromiso y liderazgo gubernamental en la agenda en materia de nutrición.

Desde que se unió al Movimiento SUN, Etiopía ha disminuido la malnutrición infantil en un 20%. La base de este éxito se debe al compromiso sostenido del gobierno y al impresionante avance en la reducción de la pobreza y la expansión de la inversión en servicios sociales básicos. El gobierno ha comenzado a incorporar en diversas iniciativas —y en sus programas agrícolas— las medidas relativas a la nutrición, con la coordinación del Ministerio de Salud. Especialmente, se incorporó la nutrición en la cuarta fase del Programa de Redes de Seguridad Productiva nacional a comienzos de 2016. Dicho Programa, que desde el 2005 cuenta con la dirección del Ministerio de Agricultura, es uno de los programas de protección social más importantes del África Subsahariana. Su objetivo es mejorar la seguridad alimentaria y la nutrición de más de 8 millones de personas que hacen tareas públicas a cambio de alimentos o dinero en efectivo.

Zambia puede decir con orgullo que tiene una de las tasas más elevadas de lactancia exclusiva, cuyo índice del 72,5% representa a bebés de entre 0 y 5 meses que se alimentan de leche materna de manera exclusiva. El éxito se debe, en parte, a las leyes y políticas que buscan garantizar un entorno propicio para que las mujeres combinen el trabajo con la vida familiar. Por ejemplo, las leyes de Zambia otorgan 120 días de licencia de maternidad a las trabajadoras vulnerables. En la actualidad, 13 países SUN, en su mayoría del África Oriental y Meridional, han logrado mantener tasas de lactancia materna exclusiva de más del 60%.

‘La implicancia, el compromiso y liderazgo gubernamental es la única manera sostenible de reducir los índices del retraso en el crecimiento’.

Bangladesh, uno de los primeros países en haberse unido al Movimiento SUN —lo hizo en 2010—, ha logrado hacer avanzar significativamente las políticas y los programas en materia de nutrición en el plano multisectorial con la renovación del Consejo Nacional de Nutrición de Bangladesh, el principal órgano de políticas y coordinación, con la dirección del Primer Ministro. Asimismo, el segundo Plan Nacional de Acción para la Nutrición 2016-2025 tiene presupuesto para los diez años de duración. En Bangladesh, el Movimiento SUN ha ejercido su influencia en el Gobierno a fin de que redoblara su compromiso con la nutrición e impulsó el desarrollo de redes para la cooperación multiactor con la participación de la sociedad civil, socios para el desarrollo y organismos de las Naciones Unidas.

Kenya se unió oficialmente al Movimiento SUN en agosto de 2012; hecho que marcó el compromiso del país en la adopción de medidas coordinadas para mejorar la nutrición. Por entonces, el país presentó también el primer Plan Nacional de Acción por la Nutrición (2012-2017) y adoptó una serie de 11 Intervenciones de Nutrición de Gran Impacto, con el objetivo de incidir en los primeros 1000 días de un niño, fundamentales en su vida. En la actualidad, Kenya es el único país en vías de cumplir con todas las metas por la nutrición de la Asamblea Mundial de la Salud. La diversidad de factores que contribuyó a reducir el retraso en el crecimiento respalda la eficacia del enfoque multisectorial.

Está claro que la implicancia y el compromiso gubernamental, que se traducen en sólidos planes, políticas y marcos jurídicos, contribuyen notablemente en este sentido. Por lo general, el liderazgo debe comenzar desde la cima, y cuando esto sucede en las esferas más altas del Gobierno, tal como la Presidencia o el Primer Ministro, puede provocar una gran diferencia. Las personalidades políticas tienen el poder de convocar a los sectores y los actores clave, y de garantizar un enfoque público para enfrentar los impulsores de la malnutrición, tal como la desigualdad de género, la desinversión en educación y las acciones agrícolas sin conciencia en materia de nutrición. Como Ministra de Agricultura, Naturaleza y Calidad Alimentaria, y puestos posteriores, de los Países Bajos aprendí que el compromiso político no existe sin más ni menos ni tampoco acontece por accidente. Al contrario: puede crearse y fortalecerse con el tiempo, con medidas estratégicas.

Cooperación e implementación multisectorial y multiactor

El acuerdo sobre los resultados nacionales y comunes contribuye a desarrollar modos de trabajo multisectoriales y multiactor. Se destaca un aumento en la cantidad de países SUN con planes nacionales de nutrición en vigencia: 42 países reúnen a sectores y actores en torno a un enfoque gubernamental integral destinado a hacer frente a la malnutrición. Asimismo, los países SUN están aunando esfuerzos para establecer prioridades para el futuro. Entre abril y agosto del año pasado, 54 países SUN evaluaron su propio desempeño en el fomento de la nutrición, en el ejercicio de Evaluación conjunta anual. Hasta el momento, es la participación más elevada. Dicho ejercicio, característica exclusiva de SUN, presenta un interesante panorama del trabajo conjunto entre actores y sectores del plano nacional y subnacional: 55 países SUN —cuatro más que en 2016-2017— cuentan con una plataforma multiactor activa en el plano nacional. En 33 países, dichas plataformas trabajan también en el plano subnacional, brindando apoyo a las medidas y la implementación local, en sectores como el empoderamiento de las mujeres, agricultura, agua y saneamiento, salud, protección social y educación

Para lograr cambios estructurales, los factores fundamentales son la implicancia gubernamental y la colaboración entre los departamentos de salud, educación, agricultura, protección social, desarrollo económico y finanzas, así como planes de nutrición multiactor centrado en los resultados. Como apoyo, debe existir suficiente inversión interna y un sistema de datos confiable.

Investing in nutrition: not just right but smart

La nutrición es fundamental para el desarrollo sostenible. La buena nutrición no es solo un resultado del desarrollo, sino también un impulsor del desarrollo humano y el crecimiento económico. Las poblaciones con buena nutrición, comenzando por los niños, tienen un mejor desempeño en la escuela y, al crecer, son económicamente más productivos. El futuro éxito económico del mundo está en el creciente capital humano. El capital humano es determinante esencial de la productividad laboral, y la creciente productividad laboral tiene su base en los ingresos crecientes. En palabras de mi amigo Akinwumi Adesina, presidente del Banco Africano de Desarrollo, desarrollar la «infraestructura de la materia gris» con inversiones multisectoriales en nutrición es la mejor manera de garantizar que los niños puedan crecer hoy y liderar en el futuro.

Se estima que hoy, los países SUN destinan el 4% del gasto público a medidas por la nutrición. En 2016, solo las Comoras invirtieron más del 5% de su presupuesto nacional en una buena nutrición. Sin embargo, numerosos países, como Côte d’Ivoire, han logrado notables avances al reunir la financiación gubernamental con la de los socios para el desarrollo.

«En un país típico, cada dólar que se invierte en la reducción de la desnutrición infantil crónica genera 16 dólares»

Ningún país puede darse el lujo de perder entre un 3% y 16% de PIB —el costo de la malnutrición— cada año. Por otro lado, las medidas para reducir la desnutrición crónica son excelentes inversiones; para un país típico, cada dólar que se invierte para reducir la desnutrición infantil crónica genera 16 dólares.

Asimismo, las acciones más sensatas para prevenir todas las formas de malnutrición son invertir en intervenciones específicas y sensibles a la nutrición, y apoyar un cambio de paradigma del enfoque tradicional del sector en torno a la nutrición y seguridad alimentaria a un enfoque multisectorial y multiactor más sólido. De este modo, deberían contemplarse todos los componentes de los sistemas alimentarios y mejorar su capacidad de generar dietas más saludables para todas las personas, protegiéndolas a ellas y al planeta.

Para garantizar una mayor repercusión en los primeros 1000 días de vida de un niño, es necesario:

  • mantener elevada la atención política en las oficinas de los presidentes y los primeros ministros
  • fomentar medidas rentables en pos de la igualdad de género y los sistemas alimentarios sostenibles y sensibles a la nutrición, así como potenciar los aportes de múltiples sectores
  • fundamentar la inversión en el Ministerio de Finanzas para aumentar la inversión nacional en nutrición
  • buscar fuentes de financiación innovadoras, como ingresos privados e instrumentos multilaterales, por ejemplo el Programa de Financiamiento Global.

Como plataforma de cooperación e inspiración para 60 países y cuatro estados de la India, el Movimiento SUN se centra en hacer crecer un espacio exclusivo para apoyar medidas de inversión con los niños como principal beneficiarios. Mejorar la nutrición durante los primeros 1000 días de vida de un niño —con el fin de prevenir el retraso en el crecimiento y la emaciación, y también la obesidad— garantizará, como prioridad política, no solo el reconocimiento mundial como base fundamental para que los niños alcancen su máximo potencial físico y cognitivo, sino también la implementación de la Agenda 2030 y la consecución de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Publicado originalmente aquí.

Post A Comment

No Comments