SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / El seguimiento de la seguridad alimentaria en los países en situación de conflicto

El seguimiento de la seguridad alimentaria en los países en situación de conflicto

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

El quinto informe que elaboraron la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas permite que los integrantes de dicho Consejo tengan un panorama de la magnitud, la gravedad y las causas de la inseguridad alimentaria grave que atraviesan ocho países y regiones del mundo. Estos territorios albergan a la mayor cantidad de personas que necesitan de manera urgente asistencia alimentaria, nutricional y para la subsistencia, como consecuencia de los conflictos prolongados que se conjugan con otros factores.

La situación en estos ocho lugares, que contienen a la mayor cantidad de personas que necesitan asistencia alimentaria de urgencia, indica que el vínculo entre los conflictos y el hambre sigue siendo demasiado persistente y letal, según el nuevo informe publicado por la FAO y el PMA. El informe fue elaborado para el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que en mayo adoptó una resolución histórica sobre la prevención del hambre en zonas de conflicto.

La situación en Afganistán, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Sudán del Sur y Yemen empeoró a finales de 2018, en gran medida, debido a los conflictos. Por otro lado, en Somalia, Siria y la cuenca del lago Chad se han observado algunas mejoras, lo que coincide con el aumento de la seguridad. En total, unos 56 millones de personas necesitan con urgencia asistencia alimentaria y para la subsistencia en las ocho zonas de conflicto.

«El presente informe claramente refleja las consecuencias de la violencia armada en las vidas y los medios de vida de millones de hombres, mujeres, niñas y niños que quedan atrapados en las zonas de conflicto», afirma en el prólogo del informe José Graziano da Silva, director general de la FAO. «Les ruego encarecidamente que tengan en cuenta que detrás de estas estadísticas hay personas reales que padecen niveles de hambre que simplemente son inaceptable en el siglo XXI».

«El presente informe indica una vez más el trágico vínculo entre el conflicto y el hambre, y cómo estos flagelos siguen persistiendo en gran parte del mundo. Es preciso contar con un acceso más rápido y mejor en todas las zonas de conflicto, para que podamos llegar a más civiles que necesitan nuestra ayuda. Sin embargo, lo que el mundo necesita es que se ponga fin a las guerras», sostiene en el prólogo David Beasley, director ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos.

El nivel de hambre es inaceptable y sin precedentes

El creciente número de conflictos prolongados en el mundo está creando niveles de hambre que son inaceptables y no tienen precedentes.

La guerra de tres años en Yemen es una demostración fehaciente de la necesidad urgente de que cesen las hostilidades para hacer frente a la mayor emergencia de seguridad alimentaria en el mundo. En el análisis del país, el informe señala que las partes en conflicto ignoraron el estado protegido del personal y los centros humanitarios, con lo cual la intensificación de las actividades tendientes a evitar una hambruna se tornó un cometido difícil y peligroso.

En el segundo semestre de 2018, la República Democrática del Congo ocupó el segundo lugar en cuanto al mayor número de personas (13 millones) en situación grave de inseguridad alimentaria, como resultado del aumento de los conflictos armados. Según el informe, en Sudán del Sur, donde los enfrentamientos civiles han persistido por más de cinco años, se prevé que el período de escasez comience antes de lo habitual, lo que elevaría la cifra de personas que necesitan ayuda urgente a más de 5 millones entre enero y marzo de 2019.

En la cuenca del lago Chad, incluidos el noroeste de Nigeria, la región Lac del Chad y de Diffa de Níger, donde los militantes de Boko Haram tienen presencia activa, se prevé un deterioro importante de la seguridad alimentaria durante el período de escasez de este año (junio a agosto de 2019). Además, se espera que unos 3 millones de personas atraviesen una situación grave de inseguridad alimentaria.

En Afganistán, se calcula que el porcentaje de población rural en situación crítica de déficit alimentario llegará al 47 % (o 10,6 millones de personas) en marzo, en caso de que no se provea asistencia vital de manera urgente. En la República Centroafricana, donde 1,9 millones de personas padecen déficit alimentario grave, los conflictos armados fueron los principales responsables del hambre en 2018.

El seguimiento de la seguridad alimentaria en los países en situación de conflicto es el quinto informe que elaboran la FAO y el PMA para el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas desde junio de 2016. El objetivo del informe es proporcionar a los integrantes del Consejo información actualizada sobre la inseguridad alimentaria, así como reforzar la necesidad urgente de centrar los esfuerzos en la solución de los conflictos para acabar con el hambre. Es parte de una iniciativa más amplia de la FAO, el PMA, la Unión Europea y otros socios, que apunta a supervisar y analizar las crisis alimentarias mundiales con el fin de aportar información y respuestas coordinadas y oportunas.

 

• Descargue el informe en inglés
Aumenta el hambre provocada por los conflictos Sitio web de la FAO

Post A Comment

No Comments