SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / El trabajo con las empresas: ¿Cómo aumentar los aspectos positivos y minimizar los puntos negativos para poder avanzar con la nutrición?

El trabajo con las empresas: ¿Cómo aumentar los aspectos positivos y minimizar los puntos negativos para poder avanzar con la nutrición?

  |   Blogs, Involucrar a los diversos actores, Red de empresas SUN

Fotografía: © GAIN/Nadine Hutton

Artículo de Lawrence Haddad,* que se basa en la presentación de un panel en una sesión plenaria que se realizó en la Reunión Mundial 2019 del Movimiento SUN, que se celebró en Katmandú, del 4 al 7 de noviembre

El Movimiento para el fomento de la nutrición (Movimiento SUN) ha sido precursor en las medidas multiactor tendientes a fomentar la nutrición, ya que ha logrado reunir a los gobiernos, la sociedad civil, las empresas, los donantes y las Naciones Unidas para crear coaliciones fructíferas que permitan obtener más beneficios de los que podría obtener cualquier actor involucrado por su cuenta. A medida que el Movimiento evoluciona, es probable que las coaliciones empresariales con el propósito de aunar esfuerzos cobren mayor importancia, puesto que más personas compran alimentos en los mercados y esto significa que las empresas intervienen en la nutrición con los consiguientes aspectos positivos y negativos. El desafío radica en maximizar las contribuciones positivas y en reducir las negativas.

Se podría atribuir la responsabilidad de esta tarea directamente a la Red de empresas SUN, aunque todos los actores involucrados pueden —y deben— aportar su grano de arena para encaminar las empresas hacia una mejor nutrición. ¿Por qué?

Se suele decir que los gobiernos no tienen el poder suficiente en comparación con las grandes empresas como para tomar medidas que contrarresten ese poder. Es posible que esta teoría sea cierta cuando se trata de un poder de mercado con competencia directa, pero los gobiernos tienen el poder de tomar muchas decisiones que podrían cambiar la dinámica. Por ejemplo, los gobiernos de todo el mundo realizan grandes inversiones en investigación y desarrollo en el área de los cereales, pero una fracción muy pequeña lo hace en las frutas y las verduras. Subsidian la producción y el consumo de cereales, pero no de las legumbres. Consiguen alimentos para las escuelas, los hospitales y la población de las prisiones, pero rara vez incorporan alimentos nutritivos en estos servicios. Los gobiernos también tienen el poder de aplicar impuestos. Esta medida es más difícil ante la presión industrial, pero más de 40 jurisdicciones ahora gravan el azúcar, y esta tendencia será más común a medida que los gobiernos del mundo aprendan a implementarla y vean los beneficios en los presupuestos de salud.

Las empresas tienen que darse cuenta de que el “círculo de presión” que las rodea no cejará. Los clientes, los inversores, las organizaciones no gubernamentales, los gobiernos y hasta sus propios empleados exigen un mayor acceso a los alimentos nutritivos e incentivan a las empresas para que se esfuercen en este sentido. La demanda de alimentos más saludables ya se afianzó y crece cada vez más. Además, salen a luz más estudios que demuestran que tener un propósito social favorece las ganancias comerciales. Tal como sucede con cualquier grupo de organizaciones, habrá empresas pioneras progresistas y otras que se quedan atrás. Necesitamos valorizar y trabajar con las primeras y seguir ejerciendo presión en estas últimas”.

La sociedad civil debe ayudar a los gobiernos a transmitir el mensaje de que “una alimentación saludable asequible” es posible. Necesitamos canalizar la indignación de un modo constructivo, aunque en estos momentos no se conozca muy bien el camino. La sociedad civil también necesita alinear los mecanismos de rendición de cuentas. Hay un número óptimo —muchas veces les damos a las empresas una excusa para que renuncien—, aunque ahora parezca elevado.

Necesitamos que las Naciones Unidas hable con un representante del sector privado. En este momento, existen diferentes perspectivas, lo que siembra confusión y corroe la confianza entre los organismos y entre quienes trabajan con los diferentes organismos.

Asimismo, los donantes deben ser más osados a la hora de implicar al sector privado. Los fondos de los contribuyentes que administran podrían ser de ayuda para aprovechar y dirigir las inversiones del sector privado hacia la nutrición mediante la financiación combinada, la investigación pública en perspectivas del consumidor, el apoyo a empresas emergentes de programas de nutrición de la fuerza laboral y las evaluaciones de las inversiones público-privadas, por mencionar solo algunas.

Por último, necesitamos elevar el discurso sobre el sector privado. Es demasiado ideológico. La ideología es una guía importante de acción en contextos de incertidumbre, donde escasea la evidencia empírica, pero a menudo la ideología se aplica de manera indiscriminada (no todas las empresas son buenas o son todas malas) y puede ser una excusa para no salir de nuestra zona de confort y conseguir mejores resultados nutricionales. Por lo tanto, las personas necesitan involucrarse con las empresas. Es la forma de generar confianza en las diferentes empresas, y es la manera de identificar las oportunidades para promover la nutrición, así como de analizar bien los verdaderos riesgos de este cometido. Por último, las personas necesitan ser más cordiales y respetuosas entre sí. Suele suceder que quienes no están de acuerdo con el papel de las empresas en la nutrición rápidamente demonizan a quienes tienen otra creencia. Hay muchas personas que solo se dedican a arrojar piedras. Este comportamiento no contribuye. Tal como el expresidente Obama aseveró hace algunas semanas “esta clase de comportamiento no nos ayuda a generar el cambio que queremos ver”, y el cambio que queremos ver quienes pertenecemos a la comunidad de nutrición es fomentar la nutrición para cumplir con las metas mundiales de nutrición de aquí a 2030.

*El Dr. Lawrence Haddad es director ejecutivo de la Alianza Mundial para una Nutrición Mejorada (GAIN) y miembro del Comité ejecutivo del Movimiento SUN.

Post A Comment

No Comments