SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Experiencia familiar para abordar la malnutrición: experiencia en la zona Gojam Oriental, Etiopía

Experiencia familiar para abordar la malnutrición: experiencia en la zona Gojam Oriental, Etiopía

  |   Blogs, Red de la sociedad civil SUN

ECSC-SUN Logo final

Acerca de los autores: Este artículo fue documentado y compartido por Kenaw Gebreselassie y Sosina Melese, Coalición de la sociedad civil de Etiopía para el fomento de la nutrición (CSCE-SUN).

Bayush breastfeeds her child © Kenaw G/ECSC-SUN’

Bayush le da el pecho a su bebé © Kenaw G/CSCE-SUN’

Bayush Beyen vive en el kebele de Qerer, un kebele rural en el woreda de Machakel en la Región Amhara. Tiene siete hijos y el más pequeño tiene solo tres meses. Recuerda que en los embarazos anteriores, solía comer muy poco para evitar tener un bebé demasiado grande en su vientre y tener problemas durante el parto. Después de dar a luz, no cuidó bien de sus hijos: no los alimentó con calostro y no practicó la lactancia exclusiva durante los primeros seis meses. Los alimentaba constantemente con leche de vaca diluida y gachas.

Bayush reconoció la importancia de la alimentación de la madre y el niño a medida que su exposición a mensajes de salud, alimentación de la madre y el niño e higiene y saneamiento fue aumentando gracias a las visitas frecuentes que realizaba a los dispensarios por distintos motivos. Como consecuencia, preparó un huerto casero, que actualmente está lleno de diferentes tipo de vegetales como repollo, zanahoria y remolacha, que, según expresó, se han consumido en el hogar y se consumirán en el hogar.

Además, comenzó con la cría de vacas y ovejas para proveer a su familia con leche y carne. Consumió vegetales, cereales, carne, leche y cereales durante sus últimos embarazos. Su último bebé, una niña, ha tenido más suerte que sus hermanos, ya que es amamantada exclusivamente. Bayush dijo que, transcurridos los seis meses, continuará alimentando a su bebé con leche materna y le dará crema de avena enriquecida con productos de origen animal y vegetales de su huerta. Bayush tiene experiencia en esta práctica, ya que ha alimentado de forma similar a su quinta hija, que actualmente tiene cuatro años.

«Puedes encontrar y hablar con madres como yo, y notarás los cambios en las prácticas relacionadas con el cuidado y la alimentación de los niños, y la salud e higiene, a las que no les prestábamos atención algunos años atrás. La educación nutricional es una parte esencial de las lecciones diarias que aprendemos en los dispensarios que visitamos habitualmente. Este es un momento de concientización. Todos los hogares se muestran deseosos de saber y estar bien informados sobre qué hacer durante el embarazo y después. Cómo alimentar a los niños no ha estado en el menú de educación y comunicación para la salud ’’, afirmó.

Bayush tiene una «familia modelo», de la cual otras mujeres de los alrededores, incluso de otras localidades, aprenden y toman las buenas experiencias.

Características y distribución de los espacios de la vivienda

La casa de Bayush tiene características que sus vecinos podrían envidiar. Está separada de la cocina y del espacio donde se encuentran los animales, algo que no encontramos en muchas de las viviendas rurales en Etiopía. Todas las habitaciones están limpias y ordenadas, y cuentan con una ducha, un retrete y un lavabo. La familia recoge agua de los manantiales y pozos. Bayush hierve el agua antes de consumirla y gracias a esta práctica, ninguno de sus hijos ha estado gravemente enfermo por alguna afección causada por el agua. Bayush cree que estas instalaciones contribuyen a mejorar el estado nutricional de sus hijos y el de ella.

El rol de su esposo

Alem Abebe, esposo de Bayush, es sacerdote y agricultor. Ayuda a su mujer de varias formas. Cuida a los niños tanto como Bayush. Los baña y los alimenta. Busca agua. Él es quien genera todos los ingresos de la familia y nunca se ha negado a gastar dinero en la compra de cualquier cosa necesaria para la nutrición de sus hijos.

Uno de los desafíos que se cree que afecta negativamente la nutrición de los niños en la Región Amhara es el período de ayuno durante el cual no se pueden consumir alimentos de origen animal como huevos, carne y leche. Estos alimentos apenas se sirven, incluso para los niños menores de cinco años. El sacerdote Alem está dentro de las pocas personas que alientan el consumo de estos alimentos entre los niños. Incluso, les enseña a otras personas que su religión (Iglesia Ortodoxa Tewahedo) no les prohíbe a los seguidores que preparen y den estos alimentos a los niños si son menores de 7 años.

Soy un sacerdote y les doy a mis hijos huevos, leche y carne. También alenté a mi mujer a consumir alimentos de origen animal durante el embarazo y, actualmente, la lactancia, aunque estemos en período de ayuno. Religiosamente, esto no tiene nada de malo. El problema es que carecemos de conocimientos sobre las enseñanzas religiosas y lo que dicen sobre quiénes tienen que comer estos alimentos y quienes no’’, dijo el sacerdote Alem.

Bayush como líder del Ejército para el desarrollo de las mujeres

Bayush looks up her household visit schedule © Kenaw G/ECSC-SUN

Bayush observa el calendario de visitas a su hogar © Kenaw G/CSCE-SUN

Más allá del bienestar de su familia, Bayush está tratando de tener un impacto en los miembros de su comunidad. Lidera un conjunto de voluntarias que formaron el Ejército para el desarrollo de las mujeres, con un total de 30 miembros (que representan 30 hogares), estructurado bajo una de las cinco redes de desarrollo. Reconocida por la administración del woreda como una mujer con una familia modelo, Bayush colabora guiando y enseñando a otras personas. Participa y organiza las reuniones semanales del Ejército donde los miembros debaten sobre asuntos relacionados con la alimentación de la madre y el niño, las prácticas de higiene y saneamiento, la inmunización de los niños y los partos en los centros de salud.

Bayush comparte sus experiencias positivas con sus colegas y genera una competencia favorable entre los vecinos del pueblo, y aún con ella, para un mejor desempeño.

Bayush observa el mapa que ha colgado en la pared de su casa. El mapa muestra donde están localizadas las familias que supervisa. Siguiendo el calendario, visita casa por casa, controla el estado de las mujeres embarazadas, el estado de las mujeres que amamantan y a aquellas que han comenzado a darles a sus hijos una alimentación complementaria. Lo hace para ver si algo va mal en alguno de los hogares que tiene a cargo y resuelve cualquier inconveniente con la ayuda de los oficiales de la Extensión de la Salud y de otras oficinas relevantes del sector de salud y nutrición que funcionan en las localidades en las que trabaja. Se elogia a los hogares que tienen un buen desempeño y se utilizan sus historias para motivar a otras personas.

La familia de Bayush y otras familias modelo en Qerer están influenciando a los miembros de su comunidad para que sigan su ejemplo, y los cambios que se pueden ver a nivel de la comunidad son notables. Bayush es un modelo a seguir para muchas madres campesinas de su comunidad. Lo que es más, podría considerarse un ejemplo para millones de madres campesinas en Etiopía.


En 2013, se creó la Coalición de la sociedad civil de Etiopía (CSCE) con el objetivo de impulsar los esfuerzos para reducir la carga de la malnutrición. La CSCE-SUN está presidida por Save the Children y recibe fondos de IrishAid.

Irish Aid LogoSave the Childen logo

Post A Comment

No Comments