SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Formación de una red de las Naciones Unidas en Honduras: desafíos y oportunidades en la era del COVID-19

Formación de una red de las Naciones Unidas en Honduras: desafíos y oportunidades en la era del COVID-19

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

* Artículo originalmente publicado por la Red de las Naciones Unidas para el SUN


(c) UNDP

En 2019, Honduras se convirtió en el sexagésimo primer país —y en el cuarto de América Central— en incorporarse al Movimiento para el fomento de la nutrición (Movimiento SUN). Esta decisión constituyó una de las últimas señales del compromiso del gobierno con la nutrición, la cual se acompañó de una agenda de políticas que comprendió la actualización de su política y estrategia nacionales de seguridad alimentaria y nutrición (PyENSAN2030), junto con el Plan de acción (2019-2023) correspondiente.

“El gobierno ha dado un gran paso al frente al incorporarse al Movimiento SUN”, afirma el Sr. David Nataren, oficial de Programas y Políticas del Programa Mundial de Alimentos (PMA) (este organismo preside la red de las Naciones Unidas para el SUN en Honduras). “Parte de la motivación radica en el intercambio de conocimientos, en conocer lo que están haciendo otros países en una situación similar y en cómo trabajan para dar prioridad a sus planes de seguridad alimentaria y nutrición, incluso cuando deben afrontar decisiones de gastos difíciles. En Honduras, tenemos una escasez de recursos y muchas necesidades que requieren atención”.

Un porcentaje elevado de la población del país vive en la pobreza (64 %), del cual, el 40 % sufre pobreza extrema. A su vez, más de dos tercios de la población en situación de pobreza extrema reside en zonas rurales. El 23 % de los niños menores de cinco años presentan retraso en el crecimiento: la prevalencia de este flagelo llega hasta el 50 % en el «Corredor Seco». Esta región, donde habitan pequeños productores, es especialmente susceptible a sequías irregulares y duraderas, que han empeorado a causa del cambio climático.

Al mismo tiempo, con la rápida urbanización también aumenta el consumo de alimentos procesados con alto contenido de azúcar, sal y grasa, y se realiza menos actividad física: aproximadamente el 51 % de las mujeres hondureñas tienen sobrepeso u obesidad (2012). Las enfermedades crónicas no transmisibles, como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, la hipertensión y el cáncer, ahora se encuentran entre las diez principales causas de mortalidad en Honduras. Por lo tanto, la promoción de dietas saludables es parte de la estrategia de PyENSAN2030, lo que contribuye a los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en el país.

La coordinadora residente aboga por la adopción de un enfoque multidimensional

Alice Shackelford, recientemente nombrada coordinadora residente de las Naciones Unidas, y su Oficina prestan apoyo a los crecientes esfuerzos destinados a conseguir un enfoque multidimensional de la nutrición, así como a fortalecer el nexo entre las intervenciones humanitarias y de desarrollo.

“Esto es fundamental en un país, como Honduras, donde los problemas estructurales de nutrición están vinculados con un nivel de pobreza superior al 60 %, la informalidad (en el mercado laboral) del 75 % y la ausencia de mecanismos de protección y medidas de seguridad social”, señala Alice.

“Necesitamos mantener un enfoque a mediano y a largo plazo e integrar estas medidas en estrategias para la erradicación de la pobreza extrema y la reducción de las desigualdades, lo que es esencial para cumplir con la Agenda 2030 (Objetivos de Desarrollo Sostenible), sin que nadie se quede atrás. Esto guarda una relación directa con la capacidad de la población de ejercer una participación activa y fortalecer la democracia y el estado de derecho. Las Naciones Unidas deben estar en condiciones y poder funcionar como un sistema, y ya no como mandatos y organismos individuales”.

Miembros de la red

La red de las Naciones Unidas es una de las últimas redes SUN que se creó en Honduras, junto con la red de la sociedad civil y la red académica. El Sr. David Nataren afirmó que había sido más fácil en las primeras etapas convocar a los organismos que tienen una sinergia más notable, como el PMA, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), y que las organizaciones ya estaban trabajando en equipo en las propuestas conjuntas. Asimismo, la red de las Naciones Unidas ha mantenido debates exploratorios con el Banco Mundial y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), en los que se analizó la manera en que cada organismo se integraba en el Plan de seguridad alimentaria y nutricional, puesto que reconoce que este es el camino a seguir, en vez de que cada organismo trabaje por su lado.

Se invitó a los organismos de las Naciones Unidas a que participaran en la red, en el marco de la reunión del equipo de las Naciones Unidas en el país, que se celebró en septiembre de 2019 y en la que participaron ocho organismos. Los actores involucrados de las Naciones Unidas señalaron que el acuerdo del enfoque multisectorial de la nutrición se encontraba en sus primeras etapas en Honduras. Es de especial prioridad que la red de las Naciones Unidas se cerciore de que el Banco Mundial forme parte de la red. “Necesitamos las inversiones y la experiencia técnica del Banco Mundial si queremos adoptar un enfoque integral, tal como se aboga en el Movimiento SUN”, sostiene David.

Deficiencias de los datos de nutrición

Reunión de la coordinadora del Movimiento SUN con el Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional en Tegucigalpa (Honduras)

Una prioridad esencial de los organismos de las Naciones Unidas es recopilar datos clave para integrar la nutrición en el marco de las políticas públicas y brindar esta información a todos los actores que trabajan en otros sectores. Esta falta de capacidad en la recopilación de datos se puso de relieve el año pasado durante la visita al país de Gerda Verburg (subsecretaria general de las Naciones Unidas y coordinadora del Movimiento SUN).

“Necesitamos efectuar una lectura más rápida y sencilla de la situación de la nutrición en el país, a partir de la evidencia que se ha recogido en forma conjunta a nivel del país”, señala David. “En este momento, el gobierno debe recurrir a las Naciones Unidas para realizar un estudio específico; se ganará más eficiencia si trabajamos juntos en el desarrollo de las capacidades. Cuando dispongamos de los valores, también podremos acercarnos al sector privado y hablarle de las inversiones en nutrición”.

De acuerdo con José Ramírez Arita, oficial de desarrollo en la primera infancia, UNICEF Honduras, la pandemia de COVID-19 le ha demostrado al gobierno que es posible manejar la información de manera virtual. “Creo que la red debe ayudar al gobierno con la gestión de la información. Nuestro país aún no tiene un sistema digital en línea donde se registre el número de niños que padecen malnutrición, anemia, etc. Esta información solo se conoce a través de encuestas, las que no se realizan con demasiada frecuencia”.

La Sra. Evelyne Ancion Degraff, asesora de Familia, Promoción de la Salud y Ciclo de Vida, PAHO, coincide en que la falta de datos de nutrición es un problema importante en Honduras. En 2019, la OPS coordinó un taller en el que participaron el UNICEF y el PMA, a fin de generar la capacidad nacional para la implementación de un sistema nacional de vigilancia nutricional. “Entre los participantes, se encontraban el representante nacional del Movimiento SUN y de la red de las Naciones Unidas, así como de 19 distritos de salud. Desde entonces, las autoridades sanitarias nacionales han expresado su compromiso de desarrollar el sistema de vigilancia”.

En este momento, la red de las Naciones Unidas está trabajando con el gobierno y el mundo académico para crear un observatorio de nutrición y seguridad alimentaria en aras de desarrollar bases de datos y sistemas de información unificados y aumentar la accesibilidad a información actualizada. La crisis por COVID-19 ha otorgado mayor dinamismo a este trabajo.

Lea el artículo completo en unnetworkforsun.org (en inglés)

Post A Comment

No Comments