SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Gracias a una respuesta organizada, firme y eficaz al COVID-19, Vietnam salvó vidas

Gracias a una respuesta organizada, firme y eficaz al COVID-19, Vietnam salvó vidas

  |   Red de la sociedad civil SUN, Red de países SUN

Artículo redactado por Phuong Huynh (Instituto Nacional de Nutrición) y Duong Vu (Alive & Thrive)


© UNICEF/UNI329523

Vietnam, que alberga a alrededor de 100 millones de habitantes, representa una nueva historia de éxito en cuando al manejo de la pandemia por coronavirus. Si bien los medios de comunicación internacionales se han centrado en su sorprende capacidad para manejar la logística de detección, pruebas y cuarentena, la nutrición es otro aspecto que le permitió lograr buenos resultados en materia de salud.

En 2003, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció a Vietnam como el primer país que logró erradicar el síndrome respiratorio agudo severo. En 2007, se promulgó la Ley de Prevención y Control de las Enfermedades Infecciosas, la cual sienta las bases para la preparación, la coordinación rápida y las políticas sobre cuarentenas. A tan solo cinco días de haberse detectado los primeros dos casos de enfermedad provocada por coronavirus (COVID-19) en el país, el gobierno formó el Comité de Pilotaje Nacional con la finalidad de coordinar la estrategia “pangubernamental”. La presidencia de dicho Comité es ejercida por el vice primer ministro, Vu Duc Dam, quien también se desempeña como representante del gobierno ante el Movimiento SUN.

A finales de febrero, el Instituto Nacional de Salud y Seguridad Ocupacional difundió la canción “Ghen Co Vy”, que significa “coronavirus celoso”. Se trata de una canción popular conocida a la cual se le cambió la letra y se la convirtió en un anuncio de los servicios públicos sobre el lavado de manos. El Instituto le pidió al bailarín Quang Dang que armara una coreografía de baile, que dio lugar a un concurso de baile en Tik Tok. En marzo, el Ministerio de Salud envió diez mensajes de texto a todos los usuarios de teléfonos celulares del país, en el que constantemente se mencionaba el lema: “Luchar contra la pandemia es como luchar contra el enemigo”.

El mensaje también tuvo buenas repercusiones en la comunidad de nutrición en Vietnam, ya que el padre fundador del Instituto Nacional de Nutrición en la posguerra era médico y general. Los mensajes suscitaron un sentido de comunidad que incitó a que cada ciudadano se sintiera motivado a poner su parte, ya sea usando una mascarilla (cubrebocas) en público, permaneciendo semanas en cuarentena o fortaleciendo su sistema inmunitario con la nutrición adecuada.

El 27 de marzo, cuando se produjo un pico en la transmisión comunitaria, el primer ministro ordenó que se cerraran todos los restaurantes. El 29 de marzo, el gobierno aprobó la Resolución 37/NQ-CP a fin de que las personas en cuarentena recibieran el apoyo nutricional para tener buena salud y, de este modo, vencer al coronavirus.

El 5 de abril, el Ministerio del Departamento de Salud de Medicina Preventiva General y el Instituto Nacional de Nutrición publicaron las directrices de nutrición que se deben aplicar en los distintos grupos vulnerables: las personas mayores, las mujeres embarazadas y los niños y las niñas. El Dr. Le Danh Tuyen, director del Instituto Nacional de Nutrición, subrayó que “las directrices hacen hincapié en las comidas caseras, recomiendan evitar las comidas rápidas, y consumir suplementos de micronutrientes, además de practicar la higiene adecuada.

En lo concerniente al abastecimiento de alimentos, el Ministerio de Industria y Comercio siguió de cerca el comportamiento de la oferta y la demanda y la distribución de alimentos esenciales y otros alimentos básicos, y a su vez, todo el país debió cumplir con medidas estrictas de distanciamiento social. Se garantizó el suministro de alimentos y artículos esenciales y se observó escaso pánico en las compras; la volatilidad de los precios de los alimentos solo se registró en algunos lugares. Muchas empresas y personas organizaron y pusieron en marcha los dispensadores de arroz y supermercados gratuitos para que los ciudadanos vulnerables puedan abastecerse de arroz y alimentos esenciales.

Una madre presuntamente infectada por coronavirus dio a luz por cesárea a mellizos en el Hospital de Pediatría y Obstetricia Quang Ninh, recibió asistencia para amamantar para que los recién nacidos ingieran la mejor nutrición desde un primer momento.

También se prestó especial atención a la nutrición materna, infantil y del niño pequeño. El 11 de febrero de 2020, una niña de 3 meses contrajo el virus SARS-CoV-2 por medio de su abuela. Se aisló a la lactante con su madre, quien siguió practicando la lactancia materna y usaba una mascarilla (cubrebocas). Solo se le administró azitromicina en dosis de 10 mg/kg por día, por vía oral, durante cinco días y recibió el alta al cabo de nueve días. Este caso permitió reforzar la importancia de la lactancia materna, que luego se enfatizó en el artículo consejos nutricionales para lactantes menores de dos años que se promocionó masivamente en forma de folletos, video y enla radio.

En marzo de 2020, la Alianza de la sociedad civil SUN de Vietnam y el grupo de trabajo de nutrición enviaron cartas a los ministerios competentes y a las entidades gubernamentales, en las que denunciaban infracciones de las leyes de comercialización por parte de tres empresas que elaboran y distribuyen sucedáneos de la leche materna: NutriCare, Nutifood y VitaDairy. Estas empresas entregaban muestras gratuitas de sucedáneos de la leche materna en los hospitales, donde se trataban a los pacientes con COVID-19, y anunciaban que sus productos servían para reforzar el sistema inmunitario de los lactantes frente al COVID-19.

En abril de 2020, el Instituto Nacional de Nutrición llevó adelante una evaluación rápida de los efectos del COVID-19 en la seguridad alimentaria familiar, los patrones alimentarios de la familia y las repercusiones en la nutrición del lactante y el niño pequeño. Hasta donde conocemos, se trata de la primera evaluación de Asia Sudoriental en la que se analizan las repercusiones del COVID-19 en la nutrición. En el informe se indica que no se detectaron efectos negativos en cuanto a las prácticas recomendadas de alimentación del lactante y del niño pequeño y el estado nutricional.

La pandemia aún no ha terminado, pero nos deja la lección de que la creación de comunidades y sistemas resilientes debe ser un componente esencial de la nueva estrategia de nutrición, que incluya a los grupos vulnerables, como las minorías étnicas. Gracias a las actividades de promoción de la Alianza de la sociedad civil SUN de Vietnam, la OMS, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Banco Mundial, en junio de 2020, la Asamblea Nacional de Vietnam votó de manera unánime la aprobación de una asignación equivalente a al menos USD 6000 millones para la creación de un nuevo Programa Nacional Específico para el Desarrollo de las Minorías Étnicas (2021-2025), que incluye un componente de nutrición importante.

 

Post A Comment

No Comments