SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Haití: detección de la desnutrición en el hogar durante la pandemia de COVID-19

Haití: detección de la desnutrición en el hogar durante la pandemia de COVID-19

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

(c) UNICEF/Edler

En vez de ir hasta el centro de salud y correr el riesgo de contagiarse de enfermedad provocada por coronavirus (COVID-19), las madres están aprendiendo a usar una cinta para la medición del perímetro braquial para detectar la desnutrición en el hogar. Si bien se trata de un proyecto del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) que financia la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas (ECHO) en apoyo al Ministerio de Salud Pública y Población, la ejecución está a cargo de la organización no gubernamental Acción contra el Hambre.

Saint-Louis Cédeline (23) se muestra triste y desanimada cuando habla del estado de su hija que sufre desnutrición aguda. La niña presenta todos los síntomas de la enfermedad y tiene un crecimiento demasiado lento para su edad. La baña con cuidado porque es muy frágil.

“Cuando tenga dinero, le voy a dar de comer tres veces al día. La baño con cuidado porque también tiene muchos problemas de piel. Le pongo crema por todo el cuerpo. Duerme en sábanas limpias. La cuido para que no se enferme”, explica Cédeline. “Sin embargo, las cosas no siempre son fáciles. Algunas noches se la pasa en vela porque debe atender a su hija que no puede dormir. “La tengo que acunar toda la noche», susurra.

Cédeline vive en el pueblo de Palant, al noroeste de Haití. Tiene dos hijos y ha sido testigo de los efectos considerables que el nuevo coronavirus tuvo en su familia. Su marido, pescador, ya no puede seguir vendiendo pescados como antes. “Antes venían los turistas y los hoteles compraban mucho pescado”, afirmó en voz baja. “Hoy en día, ya nadie compra pescado y es poco el dinero que entra a la casa”.

Durante el brote de COVID-19, aprendió a medir el perímetro braquial de su hija, lo que evitó que la llevara tantas veces al centro de salud y estuvieran expuestas al virus. Allí, las enfermeras le aconsejaron cómo cuidar a su hija. También se le entregó unidades de Plumpy’nut, un alimento terapéutico listo para el consumo a base de pasta de maní, para que le diera de manera habitual. “En este momento, el indicador es entre rojo y amarillo”, cuenta. Si la cinta marca uno de estos colores, significa que el niño presenta desnutrición aguda grave y necesita tratamiento. “Tengo esperanzas de que llegue ese día en el que sea verde y mi hija se cure», prevé.

Servicios a la comunidad

(c) UNICEF/Edler

Louise Béthanie es la madre líder que le enseñó a Cédeline a detectar la desnutrición en su hija. Todos los días, la mujer, que tiene un aspecto vivaz y habla con seguridad, va casa por casa y les muestra a las madres cómo usar la cinta de medición del perímetro braquial para que detecten la desnutrición infantil. “Les enseño a las madres a colocar la cinta en el brazo de sus hijos para poder tomar la medida. Si el cursor se ubica en la zona roja o amarilla, la situación es grave y se debe llevar de inmediato al niño o niña al centro de salud. Si marca verde, felicito a los padres y los animo a que no dejen que sus hijos sufran desnutrición”, explica.

Cuando se detectaron los primeros casos de COVID-19 en el país, hubo una disminución drástica en las actividades comunitarias e institucionales. Los padres tenían miedo de asistir a las instituciones sanitarias y contagiarse y, por su parte, los proveedores y trabajadores sanitarios no contaban con los equipos de protección necesarios. Gracias a los fondos que aportaron ECHO, UNICEF y Acción contra el Hambre, se logró formar a madres líderes, quienes se ocupan de enseñarles a otras madres a detectar la desnutrición en sus hijos.

Sin lugar a dudas, Bethany tiene un deseo innato de ayudar a sus vecinas, su dedicación se refuerza por su disposición servicial. “Elijo generar conciencia sobre la desnutrición porque encontré una institución que se ocupa de la infancia. De lo contrario, incluso si les hubiera enseñado a los padres cómo alimentar a sus hijos, no habrían contado con los medios para darles los alimentos adecuados”, sostiene.

Menos visitas a los centros de salud para proteger a las madres

“UNICEF colabora con varios socios para que puedan llevar adelante las actividades comunitarias, como la formación de madres líderes que enseñen a otras mujeres a usar la cinta para medir el perímetro braquial», afirmó la Sra. Erline Mesadieu, especialista en nutrición del UNICEF en Haití. «Las madres pueden vigilar el estado nutricional de sus hijos y darles la pasta de maní si fuera necesario».

Si bien la pandemia de COVID-19 sigue ganando terreno, los niños desnutridos deben continuar recibiendo la atención médica que necesitan. Esta innovación sencilla, pero eficaz, hizo posible que se redujeran las visitas a las instituciones de salud y se protegiera a la madre y a los niños del virus.

Post A Comment

No Comments