SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Igualdad de género en la lucha contra la malnutrición en Guatemala

Igualdad de género en la lucha contra la malnutrición en Guatemala

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

©FAO/Riccardo De Luca

Entre el 60 por ciento y el 80 por ciento de los pequeños agricultores del mundo son mujeres. Ellas son responsables del cultivo y la cosecha de más de la mitad de la comida que se produce anualmente en el planeta. Sin embargo, la mayoría de las mujeres que se dedican a actividades agrícolas se enfrentan a múltiples formas de discriminación que minan su capacidad como garantes de la seguridad alimentaria de sus hogares. “Sabemos que el papel de las mujeres es clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, recordó Daniel Gustafson, director general adjunto de la FAO. “En este sentido, Guatemala es un país con una experiencia interesante y muy buenos resultados”, añadió.

El Gobierno de Guatemala ha decidido incorporar un enfoque de género en sus programas nacionales de apoyo a la agricultura familiar (PAFFEC) y lucha contra la desnutrición (ENPDC). “Ahora afrontamos el reto de transversalizar la igualdad de género en todos los programas y enfoques del Ministerio”, afirmó Felipe Orellana, viceministro de Desarrollo Económico Rural de Guatemala. El caso guatemalteco ha sido presentado este miércoles en un evento paralelo celebrado en la sede central de la FAO en Roma (Italia) en el marco del Comité de Seguridad Alimentaria mundial.

Los datos que maneja la FAO señalan que, si las agricultoras tuvieran el mismo acceso que los hombres a recursos productivos como la tierra, el rendimiento de sus cultivos podría aumentar entre un 20 por ciento y un 30 por ciento. “Es necesario lograr una mayor integración para asegurar más oportunidades y derechos”, apuntó Juan Carlos Carías, secretario de la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Guatemala, un país donde solo el 7,8 por ciento de los propietarios de tierras son mujeres. “Y para ello es necesario que en las instituciones haya un mandato político de impulsar la igualdad”, añadió Carías ante una audiencia integrada por delegados de los Estados miembros de Naciones Unidas y representantes de distintas organizaciones y agencias internacionales, de ONG y del sector privado.

©FAO/Riccardo De Luca

“Es necesario asegurar la participación plena de las mujeres, en particular de las rurales, en la toma de decisiones”, argumentó Karin Larissa Herrera de INCOPAS, la Instancia de Consulta y Participación Social que representa a la sociedad civil guatemalteca en las cuestiones referentes a erradicar el hambre y otras formas de malnutrición.

Ricardo Rapallo, oficial de seguridad alimentaria de la FAO para América Latina, recordó que 39 millones de latinoamericanos no comen lo suficiente y que los datos desagregados parecen indicar que las mujeres son las que más la sufren. Con las cifras mundiales de hambre en aumento en los últimos dos años, los panelistas han destacado la importancia de mantener la seguridad alimentaria y nutricional en lo más alto de la lista de prioridades.

Para lograr avances sostenibles y duraderos en este sector, los participantes han invitado a la comunidad internacional a aprovechar las lecciones aprendidas en Guatemala y adoptar un enfoque más completo para integrar la igualdad de género en sus políticas y programas. “Empoderar a las mujeres es una de las inversiones más inteligentes que se pueden hacer”, sostuvo Willem Olthof, jefe de unidad adjunto de Desarrollo Rural en la Dirección General de Cooperación Internacional y Desarrollo (DEVCO) de la Comisión Europea.

A través de su programa conjunto FIRST, la Unión Europea y la FAO apoyan la integración de cuestiones de género en la implementación de las políticas relativas a la seguridad alimentaria, la nutrición y la agricultura sostenible. “Ha habido avances importantes, pero la brecha de género aún es grande en las zonas rurales y hay que seguir trabajando para que el impacto de las políticas en la vida de las personas sea cada vez mayor”, explicó José Valls, oficial de políticas del FIRST en Guatemala. Este programa también acompañará la implementación de la recientemente aprobada Política para la Igualdad de Género, que representa el compromiso del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala por generalizar el enfoque de género en todo su trabajo.

 

Post A Comment

No Comments