SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Informe anual del grupo sectorial de la nutrición en Afganistán

Informe anual del grupo sectorial de la nutrición en Afganistán

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

En Afganistán, la situación nutricional sigue siendo alarmante. Los conflictos permanentes, la falta de acceso a los servicios básicos y los desastres naturales han agravado las vulnerabilidades a las que ya estaban expuestas las comunidades, lo que incrementó los índices de desnutrición aguda. En el siguiente mapa, se refleja la gravedad de la desnutrición aguda.

Los resultados de las últimas encuestas de nutrición en Afganistán revelan que, en la actualidad, 22 de las 34 provincias superan el umbral de emergencia de desnutrición aguda según la clasificación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el índice de emaciación en niños menores de cinco años (desnutrición aguda global ≥10 % con factores agravantes).2 Es probable que las consecuencias de la sequía de 2018 se propaguen hasta mediados de 2019 (próxima temporada de cosecha), lo que agudizará aún más la difícil situación nutricional. Se calcula que cada año 2 millones de niños menores de cinco años y 485 000 mujeres embarazadas y lactantes sufren las consecuencias de la desnutrición aguda. Alrededor del 75 % de los niños menores de cinco años que presentan desnutrición aguda se encuentran en las veintidós provincias en situación crítica.

Los niños menores de cinco años y las mujeres embarazadas y lactantes son los grupos poblacionales más vulnerables a la desnutrición aguda. Entre los 2 millones de niños menores de cinco años que sufren desnutrición aguda, una proporción alarmante equivalente a 600 000 niños (29 %) presenta desnutrición aguda grave, que es la forma más peligrosa de desnutrición infantil. Los niños que padecen este flagelo tienen nueve veces más de posibilidades de fallecer que los niños sanos; además, los que sobreviven a la desnutrición prolongada pueden quedar atrapados en un círculo repetitivo de enfermedades y retraso en el crecimiento con el consiguiente daño irreversible en su desarrollo y capacidades cognitivas. Las mujeres en edad reproductiva y las adolescentes con desnutrición sufren las consecuencias en su salud y, más adelante, en sus hijos, como el bajo peso al nacer, lo que provoca un círculo intergeneracional de la desnutrición.

Pese a que se redoblaron los servicios de tratamiento de la desnutrición aguda en los últimos años, una proporción importante de niños aún no reciben tratamiento. Gracias a que los socios del grupo sectorial de nutrición aumentaron los servicios, en 2018 el número de niños tratados contra la desnutrición aguda grave aumentó un 18 % con respecto al año anterior. Sin embargo, en 2018 solo alrededor del 50 % de los niños con desnutrición aguda grave y el 30 % de los niños con desnutrición aguda moderada disponían de los servicios de tratamiento. Hasta la fecha, alrededor de 1 millón de niños con desnutrición aguda menores de cinco años no tienen acceso a los servicios de tratamiento. Esta realidad se debe sobre todo a la falta de recursos adecuados y a la incapacidad de poder brindar los servicios a través de unidades descentralizadas, más cercanas a las comunidades.

En Afganistán, la vulnerabilidad crónica y la desnutrición coexisten de manera notable. Se deben atender las necesidades urgentes, así como aumentar la resiliencia y conservar los logros conseguidos mediante intervenciones de desarrollo. Una cantidad importante de niños sufren distintas formas de desnutrición: el 41 % de los niños menores de cinco años presentan desnutrición crónica y el 45 %, anemia (encuesta nacional de nutrición de Afganistán, 2013).

Contexto humanitario

Debido a la situación poco previsible y caótica, que se conjuga con la grave sequía, la cantidad de personas necesitadas prácticamente se publicó en 2019 en comparación con el año pasado. A finales de 2018 más de 550 000 civiles se habían desplazado, y el número de personas que necesitaba asistencia alimentaria de urgencia llegó a los 3,6 millones. En 2019, un total de 6,3 millones de personas necesitan alguna forma de asistencia humanitaria y protección, entre ellas, 3,7 millones están en situación de urgencia debido a la convergencia de los distintos factores que surgen a partir de la exposición a la creciente violencia, el desplazamiento forzado, la pérdida de los medios de vida esenciales y el acceso limitado a los servicios básicos (Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios Afganistán, diagnóstico de las necesidades humanitarias 2019).

 

Lea el informe (en inglés): Grupo sectorial de la nutrición de Afganistán (informe anual de 2018)

Post A Comment

No Comments