SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Informe de políticas alimentarias mundiales 2020 del IFPRI

Informe de políticas alimentarias mundiales 2020 del IFPRI

  |   Red de donantes SUN, Red de países SUN

La rápida propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) y las medidas destinadas a su contención suscitan una creciente preocupación de que se produzca un aumento de la inseguridad alimentaria, la malnutrición y la pobreza, sobre todo, en las personas marginadas que residen en los países en desarrollo. Es preciso que los responsables de políticas prioricen la inclusión en los sistemas alimentarios para que sean más resilientes, saludables y climáticamente inteligentes, de modo que los pueblos puedan soportar este tipo de crisis, según reza el Informe de políticas alimentarias mundiales 2020, que en el día de la fecha publicó el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI).

“Los sistemas alimentarios brindan oportunidades de mejorar la seguridad alimentaria y nutricional, generar ingresos e impulsar el crecimiento económico inclusivo, pero aún en épocas de prosperidad, son demasiadas las personas que no gozan de una participación plena y quedan al margen de estos beneficios”, señaló Johan Swinnen, director general del IFPRI. “En épocas de crisis como la que atravesamos en este momento, hay una mayor necesidad de generar inclusión a fin de proteger a los más vulnerables”.

En el informe se destaca el papel esencial que juegan los sistemas alimentarios inclusivos en la consecución de las metas mundiales de erradicación de la pobreza, del hambre y de la malnutrición, y se ofrecen recomendaciones sobre cómo lograr que sean más inclusivos para cuatro grupos marginados: los pequeños productores, las mujeres, los jóvenes y las personas afectadas por conflictos. Asimismo, se expone un análisis sobre la transformación de los sistemas alimentarios nacionales.

Más del 60% de las personas de los países de bajos ingresos trabajan en la agricultura, y los pequeños agricultores comprenden más del 70 % de las explotaciones agrícolas de África Subsahariana y el 85 % de las explotaciones de Asia Meridional. La rápida expansión de los mercados alimentarios en África y Asia ofrece un gran potencial de que muchos de estos pequeños productores se beneficien si pueden aumentar la producción agrícola o participar en el procesamiento, la distribución de los alimentos y otras esferas de la cadena de suministro, donde surgirán amplias oportunidades de empleo con buena remuneración.

En este momento, muchos pequeños productores carecen de los medios y del apoyo para sacar provecho de la creciente demanda de alimentos. “A fin de dar comienzo y sustentar un proceso de transformación inclusiva, es necesario que se propicie el acceso a los mercados de los pequeños productores, lo que implica invertir en infraestructura básica, crear incentivos de mercado y promover modelos de agronegocios inclusivos. No obstante, se debe conceder la misma importancia a las inversiones en los sectores intermedios de las cadenas de suministro donde millones de pequeñas y medianas empresas ya se dedican al procesamiento, al almacenamiento, a la logística y a la distribución de los alimentos. En este sentido, será fundamental sacar a los pequeños productores de la pobreza y la inseguridad alimentaria”, señaló Rob Vos, director de la División de Mercados, Comercio e Instituciones del IFPRI.

Desde luego que las mujeres ya hacen una contribución significativa a los sistemas alimentarios, aunque estos aportes no siempre gozan de un reconocimiento formal, y las mujeres suelen enfrentar limitaciones que les impide participar en pie de igualdad. Incrementar el poder decisorio y el control de las mujeres sobre los recursos y los bienes, como el crédito, la tierra y la capacitación, les permitirá empoderarse y contribuir a los sistemas alimentarios de un modo que beneficie tanto a hombres como a mujeres. “El empoderamiento de las mujeres puede desatar una serie de mejoras que a menudo resuenan en los hogares y las sociedades, como la productividad agrícola, la seguridad alimentaria familiar, la calidad de la dieta y la nutrición maternoinfantil”, señaló Hazel Malapit, coordinadora de investigadores superiores del IFPRI.

En África Subsahariana, se espera que los jóvenes desempeñen un papel cada vez más activo en los sistemas alimentarios, aunque, a veces, se malinterpreta su papel en el impulso del crecimiento. Las proyecciones indican que, de aquí a 2050, África Subsahariana incorporará cada año 30 millones de personas a su población en edad de trabajar, y gran parte de este crecimiento acaecerá en las zonas rurales. “Las zonas rurales de África deberán ejercer una función más protagónica en la creación de oportunidades de empleo para los jóvenes, aunque es probable que en el afán de centrarse en el crecimiento rural general para crear entornos económicos prósperos donde se desarrollen las actividades del sistema alimentario se brinde un mayor sustento a la creciente población juvenil de lo que lo hacen las políticas orientadas estrictamente a los jóvenes”, afirmó James Thurlow, investigador superior del IFPRI.

La inestabilidad política y los conflictos han sido factores fundamentales que impulsaron el reciente incremento en los valores mundiales del hambre, puesto que más de la mitad de las personas con desnutrición residen en países donde imperan los conflictos. “La integración en los sistemas alimentarios de estas personas afectadas por los conflictos—ya sea en su lugar de origen o en las localidades a las cuales huyeron— puede, en gran medida, servirles para reconstruir su vida”, sostuvo Vos. Si, durante un tiempo prolongado, los refugiados tuvieran acceso a la tierra y a las herramientas para crear medios de subsistencia seguros, podrían procurase su propia seguridad alimentaria y a la vez contribuir a las economías locales. La restauración de la agricultura local y de las cadenas de valor alimentarias en favor de los grupos afectados por conflictos fomentará la resiliencia y, por consiguiente, se reducirán los riesgos de que se desaten otros conflictos y se plantará la semilla de la paz duradera.

En los países en desarrollo, los sistemas alimentarios nacionales ya se están transformando de manera rápida, lo que plantea desafíos y oportunidades de incluir más a estos grupos. Los estudios de caso de estas transformaciones en Bangladesh, Etiopía, Nigeria y Vietnam brindan ejemplos útiles de los factores que impulsan y forman parte del cambio, así como de las coyunturas promisorias donde se puede actuar para incrementar la inclusión. “Los enfoques en la transformación de los sistemas alimentarios deben ser específicos de cada país, ya que el sistema alimentario de cada país es único”, señaló John McDermott, director del Programa de Investigación sobre Agricultura para la Nutrición y la Salud del Grupo Consultivo sobre Investigaciones Agrícolas Internacionales (CGIAR).

Los gobiernos pueden fomentar estos sistemas alimentarios inclusivos si promulgan leyes, políticas y normativas que provean la infraestructura básica, generen incentivos de mercado adecuados, promuevan los modelos de agronegocios inclusivos y aprovechen el potencial de la tecnología digital. Además, las inversiones en capital humano en áreas, como la garantía de los derechos de tenencia de la tierra, un mejor acceso a la información y mayor protección social, pueden reducir las barreras que impiden la participación de muchos grupos marginados.

“La propagación de la COVID-19 ha desvelado nuestras vulnerabilidades ante las crisis mundiales”, señaló Swinnen. “Si bien generar mayor inclusión en los sistemas alimentarios no es la panacea para esta ni cualquier otra crisis, es una parte importante para el fortalecimiento de nuestra resiliencia. Los momentos de crisis también ofrecen la oportunidad para el cambio, y es esencial que actuemos ahora para que todas las personas, en especial, las más vulnerables, se puedan recuperar de la crisis de la COVID-19 y estén preparadas para tolerar crisis futuras”.

Más información

• Lea el informe (en inglés)

• Informe de políticas alimentarias mundiales; sitio web del IFPRI

Post A Comment

No Comments