SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Inversiones en nutrición para un futuro mejor en Afganistán

Inversiones en nutrición para un futuro mejor en Afganistán

  |   Red de donantes SUN, Red de países SUN

Afganistán podrá obtener grandes beneficios con la mejora de la nutrición y la reducción de la malnutrición, lo que puede fomentar el crecimiento económico, la productividad y el desarrollo de capital humano.

La inversión en mejor nutrición es necesaria en este momento clave, ya que más del 40 % de los niños afganos tienen retraso en el crecimiento o presentan una baja estatura para su edad, un indicador de malnutrición. El retraso en el crecimiento en los primeros años de vida indica bajos niveles de crecimiento y desarrollo en la niñez, y también un menor potencial para contribuir al crecimiento y a la prosperidad del país.

Por otro lado, los niños bien alimentados tienen más chances de completar más años de escolarización, aprenden mejor y, en su adultez, ganan salarios más altos, lo que aumenta también las chances de escapar de una vida sumida en la pobreza.

Para ayudar al gobierno afgano a invertir en mejor nutrición, la Iniciativa de Seguridad Alimentaria y Nutricional para Asia Meridional (SAFANSI), el Ministerio de Salud Pública, el Banco Mundial y UNICEF se han unido para evaluar el esfuerzo necesario a fin de llegar a más niños, mujeres y sus familias para brindarles servicios esenciales de nutrición que podrían reducir los niveles de retraso en el crecimiento, anemia y mortalidad.

El documento de trabajo publicado recientemente Marco de inversión en nutrición en Afganistán (Investment Framework for Nutrition in Afghanistan) brinda una introducción para comprender mejor el costo, los impactos y los beneficios de la expansión de las intervenciones en materia de nutrición. En particular, se identifican en este informe actividades y servicios con alcance a una cantidad realista de niños y mujeres, para lograr el mayor impacto posible.

Principales hallazgos

  • La inversión pública total necesaria para ampliar las intervenciones en nutrición se calcula en 44 millones de dólares al año durante cinco años. Cada dólar invertido tendría un rendimiento de al menos USD 13. Incluso las proyecciones más conservadoras sobre el crecimiento económico anuncian beneficios que superan seis veces el costo asociado.
  • Esta ampliación prevendría la mortalidad de, aproximadamente, 25.000 niños y más de 4000 casos de retraso en el crecimiento, además, evitaría una pérdida de 640.000 años de vida ajustados en función de la discapacidad (AVAD) y aproximadamente 90.000 casos de anemia por año. Casi 100.000 niños más recibirían lactancia materna exclusiva.
  • No obstante, este fomento solo tendría un efecto marginal —una disminución menor a medio punto de porcentaje— sobre la prevalencia en el retraso del crecimiento, debido a que los objetivos de cobertura del programa del gobierno actual son muy bajos para que las intervenciones preventivas puedan disminuir los niveles de retraso en el crecimiento.
  • Se podría obtener un impacto más relevante si se pudieran fomentar intervenciones preventivas con una cobertura equivalente a la de un programa completo, lo que representaría una inversión de menos de 5 millones de dólares más por año. Con esta inversión, se triplicaría la cantidad de AVAD revertidos, se duplicaría la cantidad de muertes prevenidas y se evitarían casi ocho veces los casos de retraso en el crecimiento. Así, se lograría reducir en un 2,6 % el retraso en el crecimiento en cinco años (del 41 % al 38 %). La prevalencia de los casos de anemia en mujeres embarazadas se podría reducir 12 puntos y la prevalencia de lactancia materna exclusiva se podría aumentar 18 puntos respecto del porcentaje actual.

Recomendaciones

  • Para lograr un mayor impacto sustancial en la reducción de la malnutrición, las intervenciones preventivas del programa de servicios básicos de salud deberían alcanzar niveles de cobertura de un programa completo en vez de fijar objetivos tales como los que actualmente ha fijado el gobierno.
  • Para maximizar el impacto del programa de servicios básicos de salud, se debería priorizar la expansión de intervenciones preventivas (especialmente, el apoyo y la promoción de la lactancia materna hasta los seis meses, y de la educación pertinente en alimentación complementaria).
  • Se debería considerar la inclusión a futuro de varias intervenciones que no están incluidas hoy en el programa de nutrición y servicios básicos de salud, por su alta efectividad y bajo costo relativo. Entre ellas se encuentran intervenciones que podrían fomentar la lactancia materna, reducir la deficiencia de vitamina A en niños y mujeres en edad reproductiva, y disminuirían las altas tasas de anemia en adolescentes y mujeres en todo el país.

 

El documento de trabajo Marco de inversión en nutrición en Afganistán (Investment Framework for Nutrition in Afghanistan) ha sido financiado gracias a los aportes del Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) del Reino Unido y de la Unión Europea a través de la Iniciativa de Seguridad Alimentaria y Nutricional para Asia Meridional (SAFANSI), administrada por el Banco Mundial.

Post A Comment

No Comments