SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / La cantidad de niños con desnutrición aguda grave alcanza su pico más alto en 10 años en la región del Sahel

La cantidad de niños con desnutrición aguda grave alcanza su pico más alto en 10 años en la región del Sahel

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

En 2018, se espera que más de 1,3 millón de niños menores de cinco años necesiten recibir tratamiento contra la desnutrición aguda grave en la región Sahel de los países de África. Esta cifra es la más elevada del decenio. Además, en comparación con 2017, se registra un aumento del 50 % en la cantidad de niños con malnutrición grave en Burkina Faso, el Chad, Malí, Mauritania, Níger y Senegal.

Al comienzo de 2018, UNICEF había estimado que había hasta 1,6 millón de niños en riesgo de sufrir desnutrición aguda grave en los seis países de la región del Sahel. El organismo para la infancia dio rápidas respuestas: entregó suministros y medicinas vitales con el apoyo de la Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitaria Europeas y otros socios./p>

“La malnutrición acecha en silencio a los niños de toda la región del Sahel; en 2018 se registraron índices especialmente preocupantes», afirmó Marie-Pierre Poirier, la directora regional del UNICEF para África Occidental y Central. «Pudimos entregar los suministros y las medicinas que estos niños necesitan para sobrevivir; sin embargo, son igualmente necesarias las inversiones para poder tomar medidas de prevención y detección temprana y así evitar que los niños se enfermen en primer lugar. Este año implementamos ese cambio con resultados alentadores”.

La malnutrición alcanza niveles de emergencia en las zonas más pobres del Sahel crónicamente debido a múltiples factores, incluida la degradación de la tierra y de las cosechas, sequías periódicas y eventos climáticos, pobreza, acceso limitado a alimentos básicos y servicios esenciales, y crecimiento de la población.

Cada año, en la región del Sahel, muchos niños sufren de desnutrición aguda grave, en especial, durante la temporada de escasez, en que los alimentos son limitados y la prevalencia de las enfermedades como el paludismo y las diarreas. Este año registró un aumento significativo en las cifras de malnutrición debido a las lluvias escasas, los elevados precios de los alimentos, los conflictos armados y la inseguridad.

“Cuando los niños sufren de desnutrición aguda grave, son más vulnerables a las enfermedades como el paludismo y las enfermedades transmitidas por el agua”, afirmó la señora Poirier. «Del mismo modo, si están combatiendo una enfermedad, corren más riesgos de sufrir malnutrición. Por eso es fundamental impedir que una enfermedad se propague, aumentar el acceso a un saneamiento adecuado y promover prácticas de alimentación óptimas para lactantes y niños pequeños”.

Además de brindar urgente apoyo para tratamientos, el UNICEF trabajó con los gobiernos locales de los países de la región de Sahel promoviendo prácticas de alimentación adecuadas y el empleo de alimentos locales, mejoras en los servicios de salud y otros servicios sociales. Con el fin de identificar rápidamente a los niños con malnutrición y salvar sus vidas, el UNICEF ha apoyado y promovido la creación de medidas accesibles, como las siguientes:

  • facilitar la detección precoz de la malnutrición infantil enseñándoles a las madres y a los cuidadores a monitorear a sus hijos y a medir la circunferencia de la parte media del brazo;
  • monitoreando sistemáticamente a los niños menores de cinco años durante las campañas de tratamiento preventivo contra el paludismo (quimioprevención estacional contra el paludismo), un enfoque innovador que permite que los socios locales identifiquen a los niños malnutridos de manera precoz y eviten complicaciones de salud;
  • estimulando física y emocionalmente a los niños con desnutrición aguda grave durante su estadía en el hospital para ayudarlos a recuperarse con mayor rapidez;
  • medidas políticas, como la inclusión de tratamientos contra la desnutrición aguda grave como parte de la respuesta y la inversión en salud pública nacional.

 

Post A Comment

No Comments