SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / La hambruna escala en el Sahel Central a medida que se avecina la COVID-19

La hambruna escala en el Sahel Central a medida que se avecina la COVID-19

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

Fotografía: Programa Mundial de Alimentos

La crisis humanitaria crece de manera descontrolada en la región del Sahel Central de África, donde más de 5 millones de personas sufren inseguridad alimentaria grave, de acuerdo con una nueva evaluación conjunta sobre seguridad alimentaria que publicaron los socios en esta temática, entre los que se encuentra el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA).

El aumento drástico en la cantidad de personas víctimas de la hambruna se produce en el momento cuando la pandemia de la enfermedad por coronavirus (COVID-19) se propaga en los países frágiles de una región con los sistemas sanitarios más débiles del mundo.

En Burkina Faso, donde oficialmente se ha registrado la mayor cantidad de muertes a causa de la COVID-19 de toda la región de África Subsahariana, se prevé que, a medida que empiece la temporada de escasez en junio, las personas que no puedan procurar sus alimentos serán más de 2,1 millones, lo que representa más del triple si se la compara con las 680 000 personas del mismo período del año pasado.

“Se trata de una crisis que se produce en el marco de otra crisis, y existe el riesgo de que la situación sea incontrolable”, afirmó Chris Nikoi, director regional del Programa Mundial de Alimentos para África Occidental. “Las personas están al borde de la muerte, por lo que debemos redoblar los esfuerzos ahora para salvar vidas, somos la única esperanza para millones de seres humanos”.

“Nuestro mensaje al mundo es claro: si se ignora esta situación ahora, las consecuencias serán catastróficas”, añadió Nikoi.

En el Sahel Central, una región que engloba a Burkina Faso, Malí y Níger, la situación es muy preocupante, ya que el número de personas que padecen hambre se incrementa paulatinamente conforme se profundiza la crisis, y 1,3 millones de personas en Malí y 2 millones en Níger quedan sumidas en una inseguridad alimentaria grave.

El número de desplazados internos también se ha cuadruplicado en el Sahel Central, y en Burkina Faso la cifra aumentó a 780 000, en comparación con el medio millón que se había registrado al inicio del año. Estas comunidades han sido obligadas a abandonar sus hogares debido a la violencia extremista, por lo que ahora dependen casi por completo de la asistencia externa para sobrevivir.

Post A Comment

No Comments