SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / La industria de alimentos es un socio imprescindible para mejorar la nutrición

La industria de alimentos es un socio imprescindible para mejorar la nutrición

  |   Blogs, Red de empresas SUN, Red de la sociedad civil SUN
Acerca del autor: William Chilufya es defensor de la buena nutrición y coordinador nacional de la Alianza de la Sociedad Civil para el Fomento de la Nutrición de Zambia (OSC-SUN). También es miembro del Comité Ejecutivo del Movimiento SUN.

Zambia 3Se están produciendo cambios en Zambia con respecto a la nutrición. Podría decir con seguridad que el trabajo en conjunto del gobierno, la sociedad civil, el sector privado y los donantes ha permitido sentar las bases para seguir avanzando en la mejora de la nutrición en Zambia.

El 11 de noviembre de 2015, la Red de empresas SUN en Zambia celebró el primer aniversario, donde tuve el privilegio de formular las observaciones finales e hice hincapié en que las partes interesadas, incluido el público en general, deben reconocer el papel que el sector privado desempeña en la mejora de la nutrición.

Lo que pude rescatar de los debates es que no cabe duda de que, en todos los niveles, la industria de alimentos es un socio imprescindible para ayudar a alcanzar el objetivo de una mejor nutrición en Zambia y en todo el mundo. Esto me hace pensar que toda la sociedad debe participar y que debemos esforzarnos por alcanzar dicho objetivo. Desde luego, se podrían definir de forma práctica las «reglas de compromiso» adecuadas para dicha participación.

La principal atracción de la celebración fue el discurso de la Sra. Leonie Joubert, una periodista radicada en Sudáfrica que recientemente escribió un libro titulado «The Hungry Season: Feeding Southern Africa’s Cities». En mi opinión, ofreció una visión que invita a la reflexión sobre el papel del sector privado en el ámbito de la nutrición.

Definió los conceptos de sistemas alimentarios y seguridad a través de la visión de individuos, compañías y diferentes agentes e instituciones mostrando su responsabilidad durante el proceso de producción de alimentos: desde el cultivo, pasando por la cosecha, la recogida, el traslado, el procesamiento, la fabricación y el envío a los comercios minoristas hasta llegar al consumidor. Aunque Leonie se dirigió principalmente a las empresas del sector privado, destacó la importancia de los diferentes participantes dentro del sistema alimentario que tienen la misma responsabilidad de abordar los desafíos.

En Zambia, una brecha evidente por abordar es lograr que las grandes cadenas de supermercados adquieran un gran interés en la nutrición y que formen parte de la solución. Tanto en nuestro país como en otros países en desarrollo de la región, las cadenas de comercios minoristas se están expandiendo cada vez más en los mercados locales. En las áreas de bajos ingresos, se cree que las tiendas minoristas mejoran la calidad de vida de las personas, ya que brindan un mayor acceso a una variedad más amplia de productos a un precio más bajo. Lo que generalmente sucede es que no solo las pequeñas empresas locales quedan excluidas de la actividad comercial, sino que también las personas cambian sus hábitos alimenticios y consumen alimentos procesados que son menos nutritivos y que deterioran el estado de salud a corto y largo plazo. Cuando veo a una madre en Zambia, pienso en las madres jóvenes de las zonas urbanas que alimentan a sus niños con maheu, una bebida rica en azúcar y poco nutritiva.

Creo que los minoristas, que reclaman trabajar de manera socialmente responsable, tienen la obligación de responder al llamado de la nutrición. ¿Qué significa esto? Ampliar la variedad de productos que tienen en stock (no solo productos para bajar de peso), mejorar la distribución de dichos productos en los estantes y brindar apoyo a las compañías para que fabriquen estos productos para promocionarlos y generar más conciencia sobre los alimentos nutritivos.

Minoristas, consideren esto un llamado a la acción: comprométanse con la nutrición, alienten a los consumidores a tomar decisiones sobre su alimentación que no comprometan su estado nutricional y ayúdenlos a tener una vida sana y productiva. No se trata de culpar a alguien o de atribuirle el fracaso a un gobierno en particular o a las compañías, más bien esto responsabilidad de todo el sistema alimentario. En todo caso, todas las empresas tienen grandes oportunidades de participar de forma constructiva a través de la Red de empresas SUN en la mejora de la nutrición.

Estoy convencido de que podemos empezar a abordar el problema porque, en primer lugar, nos hemos dado cuenta de que existen desafíos en el sistema alimentario y, en segundo lugar, nuestra atención en la nutrición como país es cada vez mayor. Sin embargo, tenemos mucho por hacer. Por ejemplo, si el sector privado va a desempeñar una función nueva e importante en el abordaje de la desnutrición, las partes interesadas, incluidos el gobierno, la sociedad civil, los donantes, el sector académico y el público en general, deben estar dispuestas a involucrar al sector privado y a hacer hincapié en qué se debe hacer para mejorar la nutrición en el país.

En 2008, la primera serie de The Lancet reconoció el fracaso de la estrategia para abordar la crisis de nutrición. Desde entonces, diferentes países, en especial los que forman parte del Movimiento SUN, se han esforzado por mejorar la coordinación en todos los sectores y entre todas las partes interesadas a través de la creación de plataformas multiactor. Esto es muy importante, ya que si se desarticula el sector privado, estamos en peligro de perder lo que hemos logrado en relación con el abordaje de la malnutrición. Aquí es donde el rol de las empresas del Movimiento SUN es fundamental.

Este artículo se publicó originalmente en Zambia Daily Mail

Post A Comment

No Comments