SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / La lactancia materna es una obligación

La lactancia materna es una obligación

  |   Blogs, Red de la sociedad civil SUN

lives saved

Acerca del autor: William Chilufya es defensor de la buena nutrición y coordinador nacional de la Alianza de la Sociedad Civil del Movimiento SUN de Zambia (OSC-SUN).

Este artículo se publicó originalmente en Daily Mail.

 

En 2013, en un debate por radio durante la Semana Mundial de la Lactancia Materna, una mujer llamó para contar su experiencia como madre con empleode tiempo completo. Alentó a otras madres a garantizar la lactancia materna exclusiva para sus niños. Para reforzar su mensaje, dijo: «No dependan tanto de la leche de vaca para alimentar a sus hijos». Sentí que la frase era un mensaje poderoso, transmitido por una madre trabajadora que ha sobrevivido a los desafíos que acompañan al trabajo y la lactancia.  Recuerdo el gran apoyo brindado por esta madre especial mientras yo seguía el lanzamiento de una serie de documentos publicados el 28 de enero en The Lancet.

Los dos documentos de esta serie describen las tendencias mundiales pasadas y actuales de la lactancia materna, sus consecuencias a corto y largo plazo para la salud de la madre y el niño, el impacto de las inversiones en lactancia materna y los determinantes de la lactancia materna y la eficacia de las intervenciones de promoción.  En Zambia, se están realizando avances en lo que respecta a la lactancia materna. De acuerdo con la Encuesta Demográfica y de Salud de Zambia (ZDHS) de 2013/2014, casi el 73 % de los lactantes fueron exclusivamente amamantados entre los 0 y 5 meses.  Esto representa un aumento constante del porcentaje de 60,9 en 2007. Sin embargo, debemos trabajar más si lo que queremos es garantizar las prácticas de lactancia exclusiva para cada niño.

Desde hace mucho tiempo, sabemos que la lactancia materna cambia las vidas para mejor. Sabemos que es la mejor forma de proporcionar los nutrientes adecuados, ideales y en cantidades abundantes para el crecimiento y desarrollo saludables de los bebés recién nacidos.  Proporciona toda la energía y los nutrientes que los lactantes necesitan durante los primeros seis meses de vida, continúa proporcionando hasta la mitad o más de los nutrientes que un niño necesita durante el segundo semestre del primer año, y hasta un tercio durante el segundo año de vida.  Uno de los beneficios de la leche materna para los lactantes es que contiene anticuerpos que ayudan a protegerlos contra enfermedades comunes durante la infancia, tales como diarrea y neumonía, que son las dos principales causas de mortalidad infantil a nivel mundial.  Los bebés que no son amamantados exclusivamente durante los primeros seis meses de vida son siete veces más propensos a morir por diarrea y cinco veces más propensos a morir por neumonía en comparación con los lactantes que son amamantados exclusivamente.

La lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida y la lactancia materna sostenida hasta los 24 meses podría reducir potencialmente en un 13 % las muertes infantiles.  Los beneficios, sin embargo, no se limitan a los lactantes; la práctica de lactancia materna presenta muchos beneficios para las madres también. La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que la lactancia materna, cuando es exclusiva, está asociada con un método anticonceptivo que tiene una efectividad del 98 %.  Además, ahora conocemos mejor el impacto significativo que tiene la lactancia materna en la protección de las mujeres contra ciertos tipos de cáncer, incluso cáncer de mama y de ovarios, y cómo el tiempo que una mujer amamanta durante su vida influye en los riesgos.  Los estudios muestran que por cada año que una madre da el pecho, su riesgo de desarrollar cáncer de mama invasivo disminuye en un seis por ciento.

La última serie de The Lancet presenta los nuevos resultados de los beneficios económicos de amamantar y señala una correlación entre la lactancia materna y el mejor desempeño de los niños y los adolescentes en las pruebas de inteligencia. Sin embargo, las prácticas de lactancia materna se ven constantemente amenazadas por las prácticas de cuidado que distan de ser óptimas, que surgen a partir de los mitos culturales, las declaraciones falsas de los anunciantes que comercializan fórmulas para lactantes y otros sucedáneos de la leche materna.  La serie ha puesto de relieve que la comercialización de los sucedáneos de la leche materna afecta negativamente la lactancia materna, las ventas globales en 2014 que ascienden a USD 44,8 mil millones dejan al descubierto la alta y competitiva demanda de alimentos para lactantes.

Este es un de los mayores obstáculos que socavan la confianza y la capacidad de las madres de amamantar satisfactoriamente no solo en el hogar, sino también en el lugar de trabajo, lo que, a la larga, contribuye a las altas tasas de enfermedades y mortalidad entre los lactantes.  Como país, debemos interesarnos en los últimos datos objetivos sobre la lactancia materna y traducirlos en acción. Podemos hacer más para acelerar los progresos en las prácticas de lactancia materna. Sin embargo, será necesario que la lactancia materna reciba apoyo y protección.  The Lancet sugiere varias medidas sociales, legislativas y políticas para hacer frente a las barreras socioculturales y familiares, y a los obstáculos presentes en los servicios de salud y en el lugar de trabajo que continúan dificultando las prácticas óptimas de lactancia materna (que también se pueden ver en nuestro país).

Para respaldar y proteger las prácticas de lactancia materna en Zambia, el gobierno debe promulgar una ley de comercialización de los sucedáneos de la leche materna.  El Instrumento Regulatorio (SI) n.º 48 de 2006 suspendido, «El Código de Comercialización de los Sucedáneos de la Leche Materna», necesita atención urgente para que podamos implementar una ley. Sin la ley de comercialización de los sucedáneos de la leche materna estamos atrayendo prácticas de comercialización que amenazan las prácticas de lactancia materna en el país.

Para evitar todo esto, necesitamos compromiso político; esto es un prerrequisito para obtener resultados. Se ha demostrado que la voluntad política es el factor más importante para mejorar las prácticas de lactancia materna y de alimentación del lactante y el niño pequeño (IYCF).  Sin eso, es poco probable que exista un enfoque global que promueva la lactancia materna, el financiamiento, la orientación o los incentivos para que los sistemas de salud y otros socios pongan en marcha políticas y programas para alentar a las mujeres a amamantar.

En Zambia, el compromiso político con la lactancia materna queda demostrado mediante la decisión del gobierno de promover, proteger y apoyar las prácticas de lactancia materna al convertir el código de comercialización de los sucedáneos de la leche materna en ley nacional, con un monitoreo y aplicación efectivos.  Mientras celebramos el mes del amor, recordemos que tenemos un papel que desempeñar en la práctica y la promoción de la lactancia materna exclusiva. Si lo hacemos, estaremos protegiendo el futuro de nuestros niños y de nuestra nación.

Post A Comment

No Comments