SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Lanzamiento de la serie The Lancet para promover la protección y el cuidado para el desarrollo del niño en la primera infancia.

Lanzamiento de la serie The Lancet para promover la protección y el cuidado para el desarrollo del niño en la primera infancia.

  |   Sin categoría

lancet-nurturing-care-pregnancy_twitterEl 5 de octubre del 2016, se publicó la nueva serie de The Lancet, “Advancing Early Childhood Development: from Science to Scale”, antes de las reuniones anuales del Grupo del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. Esta serie tiene en cuenta las nuevas evidencias científicas para las intervenciones, basándose en los resultados y las recomendaciones de las series anteriores sobre desarrollo infantil (2007, 2011), y propone algunas opciones para la implementación a escala de políticas y programas de desarrollo del niño en la primera infancia. La serie revela que las políticas y los programas debidamente financiados durante los primeros 1000 días de vida de un niño podrían ayudar a 250 millones de niños y niñas en situación de riesgo. Esos primeros 1000 días resultan cruciales, ya que es cuando un niño más necesita cuidados para su desarrollo, que incluyen aprendizaje temprano, salud, nutrición, ocio y seguridad.

Los resultados publicados en esta serie hacen hincapié en la importancia de un mayor compromiso mundial con el desarrollo del niño en la primera infancia. Se estima que las personas sufren una pérdida de aproximadamente una cuarta parte del ingreso promedio anual en la adultez, mientras que los países pueden perder hasta dos veces su PIB actual en gastos en salud y educación. Las consecuencias de no tomar medidas no solo influyen en las generaciones actuales, sino también en las futuras. Las intervenciones sobre el desarrollo del niño en la primera infancia que promueven la protección y el cuidado (salud, nutrición, cuidado receptivo, seguridad y protección, y aprendizaje temprano) pueden costar apenas 50 centavos por niño por año, cuando se combinan con servicios existentes como el de salud. La primera infancia es un período crítico de adaptación y respuesta a las intervenciones.


«La ciencia y la economía están claramente a favor de invertir en los primeros 1000 días de vida del niño, comenzando en el embarazo. Si no lo hacemos, los niños se quedan atrás mucho antes de comenzar la escuela y afrontan la vida en situación de desventaja. Pero si lo hacemos, podemos marcar una diferencia irrevocable respecto a su capacidad de participar plenamente en el futuro de la economía como ciudadanos activos y productivos».

Keith Hansen, vicepresidente de Desarrollo Humano, Grupo del Banco Mundial, y miembro del Grupo líder del Movimiento SUN.


La primera tabla del Documento 3 muestra una serie de políticas que son efectivas, aunque todavía existen numerosas brechas por abordar, por ejemplo:

  • Educación preescolar gratuita: La educación preescolar beneficia el desempeño de los niños en la escuela primaria, en especial, cuando los programas incluyen educación y nutrición. Sin embargo, solo el 43 % de los países garantizan al menos un año de educación preescolar gratuita. Aún en los países de ingresos altos, casi un tercio de los países no ofrecen educación preescolar gratuita: Sólo 40 países ofrecen 2 años de educación preescolar gratuita, que es lo aconsejable (documento 3, diagrama 2B).
  • Licencia remunerada: La licencia por paternidad favorece la vinculación afectiva y el cuidado de los niños pequeños. Actualmente, todos excepto 8 países garantizan la licencia por maternidad remunerada y la mayoría otorga al menos 12 semanas de licencia, cubriendo al menos dos tercios del salario. Sin embargo, esta medida no alcanza al sector informal y solo 77 países ofrecen licencias remuneradas para los padres.
  • Lactancia materna: La lactancia materna reduce el riesgo de varias enfermedades infantiles y mejora la función cognitiva. 139 países aprueban los descansos para amamantar durante al menos 6 meses y en 43 países se avalan los descansos remunerados. Sin embargo, esto no incluye al sector informal y muchas mujeres no pueden amamantar en sus lugares de trabajo donde no hay cuartos para la extracción de leche materna o frigoríficos disponibles.
  • Salario mínimo: Tener un salario básico puede ayudar a cubrir las necesidades básicas de los niños, que incluyen atención médica y educación. Si bien se están implementando políticas de salario mínimo en el 88 % de los países, muchos no garantizan un ingreso que esté por encima del nivel de pobreza de $2 por día para un padre a cargo de un niño (documento 3, diagrama 2A).

La Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial y UNICEF contribuyeron a y ofrecieron orientación a la serie y, al día siguiente, en las reuniones anuales se incluyó un importante evento público sobre este asunto, encabezado por Jim Yong Kim, Presidente del Grupo del Banco Mundial, titulado “Cumbre sobre el Capital Humano: Invertir en la primera infancia para garantizar el crecimiento y la productividad”.

Post A Comment

No Comments