SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Las pérdidas de cultivos amenazan la seguridad alimentaria de dos millones de personas en Centroamérica

Las pérdidas de cultivos amenazan la seguridad alimentaria de dos millones de personas en Centroamérica

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) expresaron su preocupación por el hecho de que los meses de junio y julio registraron «precipitaciones inferiores a la media» y «condiciones más secas que el promedio», lo que afectó al primer y principal ciclo de cultivos en Centroamérica, conocido como la primera.

«Justo cuando las comunidades rurales se estaban recuperando de la sequía de 2014 y del fenómeno de El Niño de 2015, los más fuertes registrados en la historia reciente, una nueva sequía vuelve a afectar a los más vulnerables», dijo Miguel Barreto, director regional del PMA para América y el Caribe.

El maíz y los frijoles, los principales alimentos básicos de la región, han sido los cultivos más afectados por la sequía, de acuerdo con los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras, que informaron pérdidas de 281.000 hectáreas de estos cultivos, de los cuales depende la seguridad alimentaria y nutricional de gran parte de su población. Estas pérdidas aumentarán el costo de estos alimentos para toda la población.

Los organismos de las Naciones Unidas advierten que esto podría agudizarse por la posible llegada de un fenómeno de El Niño para fin de año, lo que podría empeorar la ya «precaria» situación de seguridad alimentaria y nutricional de las comunidades rurales vulnerables de la región.

En noviembre tendrá lugar el segundo ciclo de cultivo, conocido como la postrera, que generalmente compensa las deficiencias de la primera cosecha. Sin embargo, los organismos de las Naciones Unidas advirtieron que «aun cuando El Niño resulte ser débil, tendrá un impacto significativo en el resultado de la segunda cosecha».

«Hemos trabajado junto con los gobiernos y las comunidades rurales con el apoyo de la comunidad internacional para ayudarlos a ser más resilientes a las variaciones climáticas extremas, pero debemos redoblar nuestros esfuerzos y llegar a más comunidades rurales», explicó Miguel Barreto del PMA.

 

Tras lo sucedido en 2014 y 2015, las organizaciones humanitarias brindaron asistencia alimentaria a miles de personas en las comunidades vulnerables de la región para mejorar la seguridad alimentaria y fortalecer la resiliencia a nivel familiar, comunitario e institucional. Estas actividades incluyeron la conservación del suelo y el agua, mejores prácticas agrícolas y capacitación para enfrentar desastres naturales, así como el fortalecimiento de los sistemas de seguimiento de la seguridad alimentaria y nutricional.

«Es urgente mejorar la resiliencia climática de los habitantes de Centroamérica», dijo el representante regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Julio Berdegué. «Estamos particularmente preocupados por el efecto de esta nueva sequía en la migración, en un contexto internacional que restringe el movimiento de miles de personas que, en sus localidades, tendrán un gran dificultad para asegurar el sustento de sus familias», agregó.

A fin de mitigar los riesgos de este año, la FAO y el PMA, en estrecha colaboración con los gobiernos y socios, planean una serie de medidas. En primer lugar, se encargarán de supervisar detenidamente el impacto de la sequía en el precio de los alimentos básicos. En segundo lugar, analizarán profundamente la seguridad alimentaria y nutricional de los más vulnerables. En tercer lugar, trabajarán en acuerdos que permitan que la migración temporal de personas de las comunidades rurales más afectadas por la sequía esté regulada, sea segura y ordenada. Y por último, movilizarán los recursos para ampliar los sistemas de recolección y almacenamiento de agua de lluvia y reducir el impacto de sequías futuras.

Información relacionada

FAO y WFP preocupados por el grave impacto de la sequía entre los más vulnerables de Centroamérica

Centroamérica: la sequía con la consiguiente pérdida de las cosechas amenaza la seguridad alimentaria de dos millones de personas

Post A Comment

No Comments