SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Los conflictos y los patrones climáticos ponen en riesgo la seguridad alimentaria en todo el mundo

Los conflictos y los patrones climáticos ponen en riesgo la seguridad alimentaria en todo el mundo

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

© Fotografía: FAO

El 5 de marzo de 2018, la División de Comercio y Mercados de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) publicó el informe Perspectivas de cosechas y situación alimentaria. De acuerdo con el informe, unos 37 países necesitan la asistencia externa de alimentos: una realidad que no ha cambiado en los últimos tres meses. En el mundo, aún persisten niveles elevados de inseguridad alimentaria, debido, sobre todo, a los conflictos y los fenómenos meteorológicos adversos que repercuten, especialmente, en los países de África oriental y el Cercano Oriente, donde un gran número de personas sigue necesitando ayuda humanitaria, según el nuevo informe de la FAO.

La guerra civil y la inseguridad son las causas directas que explican los altos índices de hambruna en 16 de estos países, desde Burundi hasta Yemen. En el informe, se señala que los conflictos generan el desplazamiento de millones de personas, lo que dificulta las actividades agrícolas y, en muchos casos, también provoca un aumento brusco del precio de los alimentos básicos. En la República Democrática del Congo, la inflación aumentó más del doble en 2017 hasta alcanzar una tasa anual del 42 %. La violencia ha interrumpido las rutas tradicionales del comercio en toda la franja del Sahel, lo que generó un aumento de los precios, mientras que en el sur y el este de Libia se padece el flagelo de la escasez alimentaria.

Por otro lado, las lluvias atípicas e inadecuadas representan una creciente amenaza para la inseguridad alimentaria en África meridional, así como en África oriental, donde muchas familias de las zonas rurales sufrieron las consecuencias de las sequías en cuatro campañas agrícolas consecutivas.

Las sequías se hacen sentir en África oriental

La producción general de cereales se recuperó en África en 2017, principalmente, debido a la fuerte alza en África meridional tras la brusca merma de las cosechas en 2016. Sin embargo, en África oriental, se observó un descenso del 7,2 % en la producción de cereales, lo que generó una mayor presión en varios países. En el informe se advierte que es posible que las recientes cosechas de cereales de la segunda campaña sean por debajo de la media en el sudeste de Kenia, el nordeste de Tanzania y el sur de Somalia.

Se calcula que la producción total de cereales de la estación lluviosa «deyr» de Somalia sea un 20 % inferior a la media, ya que las lluvias estacionales se desataron tarde y cesaron antes de lo habitual. En el nordeste de Tanzania, se observó un patrón similar en las precipitaciones y los rendimientos. Se estima que la producción de cereales de Sudán del Sur de las temporadas de siembra de 2017 sea la menor desde que se inició el conflicto a finales de 2013.

En algunas regiones de Etiopía y Somalia las sequías mermaron, aunque no lo suficiente como para compensar por completo la falta prolongada de humedad del suelo. La disponibilidad de pasturas aún es inferior a la media y las condiciones físicas del ganado, en general, son deficientes. En Kenia, las lluvias estacionales fueron de hasta el 80 % por debajo de los niveles promedio, lo que obliga a vigilar de cerca el estado de los pastizales en la región oriental del país.

Los precios de los cereales básicos también son elevados en Etiopía y Sudán, donde los precios al por menor del sorgo, el mijo y el trigo se han duplicado desde el último octubre en la mayoría de los mercados locales. La suba de los precios fue impulsada por la eliminación de los subsidios gubernamentales al trigo, lo que incrementó la demanda de sustitutos de los cereales, así como por el debilitamiento de las divisas.

Se prevé que las lluvias estacionales desfavorables en el sur de Madagascar profundicen la merma en el rendimiento de los cultivos en 2018. Esto, sumado a los precios históricamente altos del arroz, ejercerá mayor presión en la condiciones de seguridad alimentaria, en especial, en las zonas meridionales. En otras regiones de África meridional, se espera que se produzca un descenso en la producción con respecto a las fuertes alzas de 2017, lo que incrementará las preocupaciones en materia de seguridad alimentaria, en lo que la FAO enfatizó en un alerta especial que publicó la semana pasada.

Los 37 países (30 son miembros del Movimiento SUN) que actualmente necesitan la asistencia alimentaria externa son Afganistán, Burkina Faso, Burundi, el Camerún, la República Centroafricana, el Chad, el Congo, la República Popular Democrática de Corea, la República Democrática del Congo, Djibouti, Etiopía, Guinea, Haití, Iraq, Kenia, Lesoto, Liberia, Libia, Madagascar, Malaui, Malí, Mauritania, Mozambique, Myanmar, Níger, Nigeria, Pakistán, Sierra Leona, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Suazilandia, Siria, Uganda, Yemen y Zimbabue.

Información relacionada

Informe Perspectivas de cosechas y situación alimentaria, marzo de 2018: Inglés
Informe Perspectivas de cosechas y situación alimentaria – Ediciones anteriores
Comunicado de prensa de la FAO

Post A Comment

No Comments