SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Los donantes del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria anuncian que destinarán USD 300 millones a la erradicación del hambre y la malnutrición

Los donantes del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria anuncian que destinarán USD 300 millones a la erradicación del hambre y la malnutrición

  |   Red de donantes SUN, Red de países SUN

Durante el acto de presentación del período de reposición de recursos (2020-2025) del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (GAFSP, por sus siglas en inglés), que organizó el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania (BMZ), los donantes aumentaron sus aportes con miras a conseguir el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (ODS 2): poner fin al hambre en el mundo.

Como parte del primer período de reposición de recursos del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria en el que se recaudarán USD 1500 millones en el lapso de cinco años, Australia, la Fundación Bill y Melinda Gates, Alemania, Noruega y España anunciaron que aportarán más de USD 300 millones en forma de nuevas contribuciones al Programa. De este modo, cumplirá su meta anual de reposición de recursos para 2020. Estos nuevos fondos permitirán que el Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria siga brindando asistencia a pequeños productores, empresas y países para poder lograr la seguridad alimentaria. Para ello, se presentará una nueva convocatoria de propuestas a principios de 2021 en aras de respaldar las respuestas al COVID-19 y las medidas de recuperación.

El Grupo Banco Mundial trabaja con los socios para crear sistemas alimentarios que produzcan alimentos nutritivos, asequibles, inocuos y adecuados para las personas, de manera sostenible, tanto en época de crisis como en otras circunstancias. El Banco Mundial funciona como sede, administrador fiduciario y es uno de los socios encargados de la ejecución del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria, entre los que se encuentran bancos multilaterales y regionales de desarrollo y organismos con sede en Roma.

“El Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria anima a sus socios a que trasciendan los límites de nuestro campo”, afirmó Martien van Nieuwkoop, director general, Prácticas Mundiales de Agricultura y Alimentación, Banco Mundial. “Por ejemplo, fue uno de los instrumentos que nos obligó a que desde el Banco Mundial prestáramos más atención a la nutrición y a la calidad de los alimentos en nuestro enfoque de la agricultura, un tema sobre el cual se ha hecho hincapié durante la pandemia”.

La reposición de recursos del Programa se produce en un momento crítico, ya que se corre el riesgo de que se detengan los avances que permitirán alcanzar el ODS 2 para 2030. De acuerdo con nuevos estudios del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (ZEF), la Universidad Cornell, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Instituto Internacional de Investigaciones sobre Políticas Alimentarias (IFPRI) y el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD), los donantes deben destinar, en promedio, USD 14 000 millones más por año a partir de ahora y hasta 2030. En términos generales, esto significa que deberían duplicar el importe actual que destinan a la asistencia en el campo de la nutrición y la seguridad alimentaria para acabar con el hambre de manera sustentable. Los aumentos en los índices de hambre e inseguridad alimentaria mundiales, que ya habían empeorado a raíz de los efectos del cambio climático, los conflictos y la inestabilidad económica, se ven agudizados por la pandemia de COVID-19.


Acto de presentación del período de reposición de recursos del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria (inglés) en la cuenta en Vimeo del Programa.

El Dr. Gerd Müller, ministro federal de Cooperación Económica y Desarrollo del gobierno alemán, expresó su fuerte apoyo a la reposición de recursos, “los socios del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria son aliados en la lucha contra el hambre. Dicho Programa se fundó durante una crisis y ha cosechado resultados satisfactorios en momentos difíciles. Nació como respuesta a la crisis económica y financiera mundial de 2008 y al aumento del precio de los alimentos. Ante la crisis actual por la pandemia, el Programa ha demostrado una vez más que puede dar respuestas”.

El acto del Programa formó parte de una serie de eventos, que organizó el gobierno alemán, cuyo propósito fue evaluar las medidas que habían funcionado e identificar las buenas prácticas en la agricultura y la seguridad alimentaria y nutricional con el fin de conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenibles antes de 2030. Los socios del Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria se reunieron para reforzar la importancia de las alianzas multiactor y centrarse en medidas e intervenciones concretas, incluso demostrar cómo el Programa es un instrumento eficaz a la hora de responder a las crisis actuales. Entre las últimas acciones, en respuesta al COVID-19 el Programa destinó cerca de USD 60 millones de recursos financieros adicionales a 16 proyectos en curso del sector público y de organizaciones de productores de Bangladesh, Bhután, Camboya, África Oriental, Etiopía, Haití, Honduras, Laos, Malí, Ruanda, Senegal, Uganda, Yemen y Zambia.

Australia es un socio de larga data del Programa”, afirmó el Honorable Sr. Alex Hawke, ministro para el Desarrollo Internacional y el Pacífico, Australia.El Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria cuenta con una sólida trayectoria en la prestación de servicios a pequeños productores. Puede jugar un papel importante en la lucha contra el hambre en esta etapa de la pandemia y en otras circunstancias”.

El Programa Mundial para la Agricultura y la Seguridad Alimentaria, que se lanzó en 2010, otorga financiación destinada a aumentar la inversión agrícola y fortalecer los sistemas alimentarios sostenibles y resilientes en los países que integran la Asociación Internacional de Fomento. De la granja a la mesa, las inversiones que financió el Programa han ayudado a más de 13 millones de productores y a sus familias, entre las que se encuentran más de 5 millones de mujeres y niñas, quienes ahora pueden obtener ingresos superiores, lograr mayor productividad agrícola y tener más oportunidades para sí y sus comunidades. Si el Programa recibiera USD 1500 millones complementarios, podría ayudar a al menos 30 países a crear sistemas alimentarios resilientes y sostenibles, aumentar la producción de, como mínimo, 10 millones de agricultores y crear más de un millón de puestos de trabajo en las granjas y fuera de ellas.

En Liberia, hemos sido testigos del impacto positivo que ha tenido nuestra alianza con el Programa en el abordaje de la seguridad nutricional y alimentaria,” señaló la Honorable Sra. Jeanine Cooper, ministra de Agricultura, Liberia. “Los agricultores tienen mayor acceso a los mercados, a los insumos y a las nuevas tecnologías, y la productividad agrícola ha aumentado. De cara al cambio climático y a la pandemia, debemos seguir invirtiendo en nuestros agricultores para crear comunidades más fuertes y resilientes”.

 

Post A Comment

No Comments