SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Los efectos del COVID-19 hacen aumentar el hambre aguda en países que ya sufrían una crisis alimentaria

Los efectos del COVID-19 hacen aumentar el hambre aguda en países que ya sufrían una crisis alimentaria

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

La Red Mundial contra las Crisis Alimentarias celebró un acto de alto nivel con el fin de presentar un análisis de los datos mundiales más recientes sobre cómo el efecto dominó de la pandemia de enfermedad provocada por coronavirus (COVID-19) está generando un aumento del hambre aguda en países vulnerables que ya atravesaban crisis alimentarias, incluso antes de que apareciera el nuevo coronavirus. La reunión también resultó importante para que los socios internacionales que proporcionan recursos y demás actores analizaran las prioridades emergentes, así como las implicaciones para la financiación y la programación en vista de la pandemia.

Los nuevos datos sobre la República Democrática del Congo, por ejemplo, revelan que, en este momento, el país centroafricano atraviesa la mayor crisis alimentaria mundial en cuanto al número absoluto de personas que padecen inseguridad alimentaria aguda, puesto que registra la alarmante cifra de 21,8 millones de personas. Cabe señalar que las medidas de control relacionadas con el COVID-19 agravaron los factores preexistentes que ya generaban hambre en el país, como la inseguridad y el conflicto armado, una crisis económica prolongada, las lluvias torrenciales y las inundaciones.

El Sr. QU Dongyu, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), declaró en el acto, celebrado en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que era esencial trabajar conjuntamente antes de que la situación se deteriorara y que había que ocuparse de los sistemas de prevención y alerta temprana, así como de las medidas relacionadas con ellos. El Sr. QU también destacó la importancia de la recopilación de datos y la «diferenciación mundial», que constituyen la base de la iniciativa Mano de la mano de la FAO, destinada a vincular a países desarrollados con aquellos más necesitados para acelerar la transformación de los sistemas agroalimentarios y el desarrollo rural sostenible. Asimismo, señaló que la iniciativa Mano de la mano incluía la Plataforma geoespacial para la recopilación de datos, que recientemente se había presentado.

El Sr. Mark Lowcock, secretario general adjunto de Asuntos Humanitarios y coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas, declaró en el acto paralelo de alto nivel que la crisis alimentaria actual era la mayor crisis mundial en 50 años, pero hizo hincapié en que no era demasiado tarde para poner en marcha medidas que evitaran que el hambre aguda se convirtiera en un problema de larga duración.

Los comisarios de la Unión Europea de Gestión de Crisis, el Sr. Janez Lenarčič, y de Asociaciones Internacionales, la Sra. Jutta Urpilainen, pidieron una coordinación más estrecha entre agentes humanitarios y los actores para el desarrollo, y afirmaron el compromiso de la Unión Europea con el fortalecimiento de la Red mundial contra las crisis alimentarias.

Las zonas en situación de inseguridad alimentaria crítica siguen empeorando

Además de la República Democrática del Congo, la mayor agudización del hambre aguda en los últimos meses se ha producido en Burkina Faso, ya que ha experimentado un repunte de casi el 300 % en el número total de personas que padecen hambre aguda desde el inicio de 2020, así como Nigeria, Somalia y Sudán, según un informe de síntesis presentado hoy por la Red mundial. En el informe se proporciona información actualizada sobre los 55 países que, según una publicación de la Red a principios de 2020, ya se encontraban en situación de crisis alimentaria a finales de 2019. Se han registrado grandes aumentos en el número total de personas que padecen hambre aguda en el norte de Nigeria (aumento del 73 %, hasta 8,7 millones de personas), Somalia (aumento del 67 %, hasta 3,5 millones de personas) y Sudán (aumento del 64 %, hasta 9,6 millones de personas, o casi una cuarta parte de la población del país).

En cuanto a la prevalencia de la inseguridad alimentaria aguda entre la población de un país, cuatro países (La República Centroafricana, Honduras, Lesoto y Somalia) han experimentado un aumento de más de 10 puntos porcentuales en la proporción de personas que padecen hambre aguda. En la República Centroafricana, por ejemplo, actualmente la mitad de la población total sufre un nivel de inseguridad alimentaria tan alto que necesita ayuda urgente.

La situación de hambre aguda también se agudiza en Eswatini, Haití y Honduras.

Post A Comment

No Comments