SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Los organismos de las Naciones Unidas alertan sobre el debilitamiento de la lucha contra el hambre y la malnutrición en Asia y el Pacífico

Los organismos de las Naciones Unidas alertan sobre el debilitamiento de la lucha contra el hambre y la malnutrición en Asia y el Pacífico

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN

Cuatro organismos especializados de las Naciones Unidas advirtieron hoy de las enormes pérdidas humanas y económicas en Asia y el Pacífico si los países de la región no se comprometen a poner fin a todas las formas de malnutrición y lograr el Hambre Cero de aquí a 2030.

La advertencia se realizó durante la presentación de un nuevo informe regional que revela que la reducción del número de personas que padecen hambre y desnutrición, incluidos los niños, prácticamente se ha estacionado en muchas regiones de Asia y el Pacífico.

La región de Asia y el Pacífico concentra a más de la mitad de las personas desnutridas del mundo: casi 500 millones de personas (486 millones). Si bien las cifras mundiales presentadas recientemente indican un aumento general de la prevalencia del hambre en todo el mundo, lo que implica retroceder a los porcentajes de una década atrás, este informe regional señala que el estancamiento en la lucha contra el hambre y la malnutrición en Asia y el Pacífico también es una preocupación importante debido al gran número de personas afectadas.

El informe, Panorama regional de la seguridad alimentaria y nutricional en Asia y el Pacífico, publicado hoy por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), destaca una serie de retos convergentes que amenazan con socavar el Objetivo de Desarrollo Sostenible de poner fin a todas las formas de malnutrición de aquí a 2030 (ODS 2).

«El progreso en la lucha para la reducción de la desnutrición ha disminuido enormemente. Las estimaciones del informe muestran que el número de personas hambrientas apenas ha cambiado durante los últimos dos años, lo que hace que sea cada vez más difícil alcanzar la meta de Hambre Cero del ODS 2», escribieron los jefes regionales de los cuatro organismos de las Naciones Unidas en el prefacio conjunto.

Causas y determinantes de la malnutrición

Las incidencias de los desastres relacionados con el clima han aumentado en la región. Los desastres naturales afectan la seguridad alimentaria y la nutrición debido a la reducción de la producción de alimentos, lo que luego puede repercutir en toda la cadena de valor de los alimentos, perjudicar los medios de vida y causar pérdidas económicas y agrícolas. Más allá del futuro inmediato, los desastres pueden afectar al sector agrícola a través de la pérdida de activos e infraestructura rural, y del aumento de brotes de enfermedades. Según estimaciones recientes de la FAO, Asia sufrió una pérdida alarmante de 48 000 millones de dólares estadounidenses entre 2005-2015. Los países necesitan adaptar la agricultura para que sea más resiliente a los eventos relacionados con el clima y mitigar el daño que estos puedan causar.

El acceso limitado o deficiente a alimentos inocuos y al agua, saneamiento e higiene (WASH) es otro de los causantes principales de la malnutrición en los niños. Si se pretende lograr una reducción considerable de la malnutrición, debe mejorarse y ampliarse la inocuidad de los alimentos y el alcance de la cobertura de agua, saneamiento e higiene en toda la región.

Hambre persistente y aumento de la obesidad: desarrollos inaceptables en una región por lo demás próspera

El informe también destaca la realidad casi paradójica de un aumento en la obesidad en niños y adultos en la región. Revela que ahora la región tiene la prevalencia de obesidad infantil de más rápido crecimiento en el mundo.

Asia y el Pacífico han sido testigos de un rápido crecimiento en el número de niños con sobrepeso y las graves consecuencias que conllevan para su salud y bienestar futuros. Se estima que 14,5 millones de niños menores de cinco años tienen sobrepeso y que prácticamente todos los niños en la región están cada vez más expuestos a alimentos procesados, baratos y poco saludables, con alto contenido de sal, azúcar y grasa, y bajo contenido de nutrientes esenciales. «Esta doble carga de la malnutrición se observa en los niños desnutridos y con sobrepeso que viven en las mismas comunidades y hogares, e incluso puede darse en un mismo niño», señala el informe.

A medida que la migración desde las áreas rurales hacia las áreas urbanas continúa a un ritmo acelerado, donde participan sobre todo las familias más pobres, la malnutrición urbana es otro reto que enfrentan muchos países. Con la tasa actual de urbanización, de aquí a 2030, más del 55 % de la población asiática vivirá en ciudades y pueblos. Si bien la urbanización puede brindar oportunidades económicas, el crecimiento a menudo no es equitativo y se asocia con una prevalencia concurrente de desnutrición alta y sostenida en niños y tasas de obesidad en rápido aumento en niños y adultos.

«Estas tendencias de seguridad alimentaria y nutrición no se condicen con el constante nivel de crecimiento económico alto de la región», señalaron los jefes de los organismos regionales de la ONU, junto con las nuevas preocupaciones que indican que una gran mayoría de los países de la región corren el riesgo de no alcanzar tanto el ODS 2 como las metas nutricionales de la Asamblea Mundial de la Salud.

Los esfuerzos para combatir la malnutrición también deben ir de la mano de aquellos tendientes a construir y mantener la paz, relata el informe, y existe una necesidad urgente de acelerar y fomentar las medidas que fortalezcan la resiliencia y la capacidad de adaptación de las personas y sus medios de vida a la variabilidad y los extremos climáticos.

Descargue el informe

Panorama regional de la seguridad alimentaria y nutricional en Asia y el Pacífico (en inglés)

Post A Comment

No Comments