SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Los países no logran detener la comercialización nociva de los sucedáneos de la leche materna, según advierten la OMS y el UNICEF

Los países no logran detener la comercialización nociva de los sucedáneos de la leche materna, según advierten la OMS y el UNICEF

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN

© UNICEF/Zahara Abdul

En un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Red Internacional de Grupos Pro Alimentación Infantil (IBFAN), se revela que a pesar de las medidas adoptadas para detener la promoción nociva de los sucedáneos de la leche materna, los países aún no logran proteger a las madres y los padres de la información engañosa.

La pandemia de la enfermedad provocada por el coronavirus (COVID-19) señala la necesidad de que se apliquen leyes más rígidas para proteger a las familias de las declaraciones falsas sobre la inocuidad de los sucedáneos de la leche materna o de las prácticas agresivas que se aplican en su comercialización. La leche materna permite salvar vidas infantiles, dado que aporta anticuerpos que promueven la salud de los lactantes y los protegen contra muchas enfermedades de la infancia.

La OMS y el UNICEF alientan a las mujeres a que sigan amamantando durante la pandemia, incluso si están infectadas por el coronavirus o existe la posibilidad de que lo hayan contraído. Si bien los investigadores siguen realizando análisis de la leche materna de las pacientes confirmadas o que se sospecha son portadoras del coronavirus, la evidencia actual indica que es poco probable que el COVID-19 pueda contagiarse a través del amamantamiento o de la leche materna extraída de una mujer presunta o efectivamente infectada. Los diversos beneficios de la lactancia materna superan con creces los posibles riesgos para la salud que conlleva el coronavirus. En estos casos, los sucedáneos de la leche materna no son una opción más segura.

De los 194 países que se analizan en el informe, 136 han adoptado alguna medida legal en relación con el Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y las resoluciones pertinentes de la Asamblea Mundial de la Salud (en lo sucesivo, el Código). El Código genera cada vez más adeptos, ya que 44 países han endurecido su reglamentación sobre la comercialización de estos productos en los últimos dos años.

Sin embargo, las restricciones legales de la mayoría de los países no abarcan plenamente la comercialización que se produce en los centros de salud. Solo 79 países prohíben la promoción de sucedáneos de la leche materna en centros de salud, y en solo 51 existen disposiciones que vedan la distribución de productos gratuitos o de bajo costo en el ámbito del sistema sanitario.

Solo 19 países han prohibido que los fabricantes de sucedáneos de la leche materna —que comprenden los preparados para lactantes, preparados complementarios y las leches de crecimiento destinadas a lactantes y niños de hasta 36 meses— patrocinen reuniones de asociaciones científicas o de profesionales sanitarios.

“La comercialización agresiva de sucedáneos de la leche materna, especialmente, a través de profesionales de la salud en quienes las madres y los padres confían y buscan asesoramiento en materia de nutrición y salud, constituye un importante obstáculo que impide mejorar la salud neonatal e infantil en todo el mundo”, afirma el Dr. Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición e Inocuidad de los Alimentos de la OMS. “Los sistemas de atención médica deben actuar para fomentar la confianza de madres y padres en la leche materna sin la injerencia de la industria, a fin de que los lactantes no pierdan los beneficios que aporta este alimento vital”.

La OMS y el UNICEF recomiendan que, durante los primeros seis meses de vida, los lactantes sean alimentados exclusivamente con leche materna y, luego de este período, se continúe con la práctica de la lactancia hasta los dos años o más, aunque en esta etapa debe complementarse con otros alimentos nutritivos e inocuos.

La lactancia materna está en juego ante la saturación de los sistemas sanitarios

Los lactantes que solo se alimentan con leche materna presentan una mortalidad 14 veces menor que aquellos que no toman este alimento. Sin embargo, en la actualidad solo el 41 % de los lactantes menores de 6 meses reciben leche materna exclusivamente, un porcentaje que los Estados Miembros de la OMS se han comprometido a aumentar al menos hasta el 50 % de aquí a 2025. La comercialización inapropiada de los sucedáneos de la leche materna continúa socavando las medidas tendientes a aumentar los índices de lactancia materna, y la crisis generada por el COVID-19 agrava la amenaza.

Los servicios sanitarios destinados a ayudar a las madres con el amamantamiento, que incluyen asesoramiento y apoyo especializado a la lactancia, están sobrecargados debido a la pandemia. Las medidas de prevención de infecciones, como el distanciamiento físico, dificultan la continuidad del asesoramiento comunitario y los servicios de apoyo entre madres y, de este modo, se crea el espacio para que la industria de los sucedáneos de la leche materna gane terreno en el contexto de la crisis y se pierda confianza en la lactancia materna.

“Ante el avance de la pandemia, los profesionales de la salud se ocupan de dar respuesta al COVID-19 y los sistemas sanitarios se ven sobrecargados. En este momento, la lactancia materna puede proteger la vida de millones de niñas y niños, pero las madres primerizas necesitan el apoyo del personal de salud para ello”, afirma el Dr. Víctor Aguayo, jefe de Nutrición del UNICEF. “Debemos redoblar los esfuerzos más que nunca para garantizar que todas las madres y familias —donde sea que se encuentren— cuenten con la orientación y el apoyo de un profesional sanitario capacitado a la hora de alimentar a sus hijos con leche materna tras el parto”.

El Código prohíbe cualquier forma de promoción de los sucedáneos de la leche materna, como la publicidad, los obsequios a trabajadores sanitarios y la distribución de muestras gratuitas. En el etiquetado de estos productos no deben aparecer declaraciones sobre los beneficios nutricionales y para la salud, ni imágenes que idealicen los preparados para lactantes. Por el contrario, el etiquetado debe incluir mensajes que expliquen la superioridad de la leche materna con respecto a los sucedáneos y los riesgos que supone no practicar la lactancia materna.

La OMS y el UNICEF instan a los gobiernos a que fortalezcan urgentemente la legislación relativa al Código durante la pandemia de COVID-19. Además, los gobiernos y las organizaciones de la sociedad civil no deben solicitar ni aceptar donaciones de sucedáneos de la leche materna en situaciones de emergencia.

“El temor a la transmisión del COVID-19 está eclipsando la importancia de la lactancia materna, y en varios países se está separando a las madres de sus hijos tras el parto, lo que hace difícil, cuando no imposible, la lactancia materna y el contacto piel con piel. Todo esto se realiza sin una base científica que lo respalde. Mientras tanto, la industria de alimentos para lactantes se vale del miedo a la infección para promover y distribuir preparados gratuitos para lactantes y dar consejos confusos, bajo la premisa de que se trata de donaciones con fines humanitarios y de que son socios fiables”, afirma Patti Rundall, del Consejo Mundial de la IBFAN.

El seguimiento del Código y su cumplimiento son inadecuados en la mayoría de los países. En el informe «Comercialización de sucedáneos de la leche materna: aplicación nacional del Código Internacional: informe de situación 2020», se proporciona información actualizada sobre la aplicación del Código en los países, así como sobre las medidas que se han incorporado o no a la legislación.

Dado el importante papel de los trabajadores de la salud en la protección de las embarazadas, las madres y sus hijos lactantes contra la promoción inapropiada de los sucedáneos de la leche materna, el informe de 2020 contiene un amplio análisis de las medidas legales adoptadas para prohibir esta práctica de promoción a los trabajadores sanitarios y en el ámbito de los centros de salud.

 

• Comercialización de sucedáneos de la leche materna: aplicación nacional del Código Internacional: informe de situación 2020 Descargue el informe (en inglés)

 

Post A Comment

No Comments