SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Madagascar emprende un ejercicio de mapeo de la nutrición con apoyo de la Red de las Naciones Unidas para el SUN

Madagascar emprende un ejercicio de mapeo de la nutrición con apoyo de la Red de las Naciones Unidas para el SUN

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN, Red de países SUN

* Artículo originalmente publicado por la Red de las Naciones Unidas para el SUN


© Secretariado de la Red de las Naciones Unidas/Sarah Cruz

En Madagascar, prácticamente uno de cada dos niños menores de cinco años padece desnutrición crónica, de acuerdo con el Informe de la nutrición mundial de 2018. La malnutrición cobra mayor prevalencia en algunas zonas del país debido a las desigualdades económicas, la falta de recursos y la escalada de la pobreza. Por ejemplo, el retraso en el crecimiento afecta en mayor proporción a los niños de las regiones montañosas, donde las cifras superan el 60% (perfil por país del UNICEF, Madagascar, 2016). Es necesario remitirse al umbral máximo de salud pública que se fijó en el 30 % a fin de tener una perspectiva respecto de los valores registrados, que duplicaron este umbral con creces. Los costos asociados con el retraso en el crecimiento representan el 14,5 % del Producto Interno Bruto (PIB) del país de acuerdo con las estimaciones del estudio sobre el costo del hambre (2016). La situación nutricional sigue siendo preocupante para las poblaciones más vulnerables y contribuye a la persistencia de la pobreza.

Para combatir este problema, el Gobierno de Madagascar se ha comprometido desde hace tiempo con un enfoque multisectorial en el nivel más alto apenas se incorporó al Movimiento SUN en febrero de 2012. Por primera vez, se incluyó a la nutrición en el Plan Emergence, un documento estratégico de la política general del Estado, que se publicará a la brevedad. Por su parte, la Oficina Nacional de Nutrición se encarga de velar por la implementación inclusiva de la Política nacional de nutrición y su Plan de acción para la nutrición. Dado que dicha institución depende del primer ministro, ocupa una posición estratégica para coordinar y vigilar la contribución de los diferentes sectores a la nutrición, siempre y cuando disponga de las herramientas y los medios para hacerlo.

En este contexto, la institución presentó una solicitud de asistencia técnica para el Plan de acción para la nutrición III (2017-2021) a fin de asegurar que su implementación esté bien encaminada, en conformidad con el Secretariado de la Red de las Naciones Unidas. Madagascar se unió a una lista de otros 25 países que realizaron el ejercicio de mapeo de las medidas y los actores involucrados en la nutrición para medir los niveles de cobertura de las medidas de nutrición con miras a una ampliación. Además, fue la primera vez que el Japón financió un ejercicio de mapeo que recibía fondos de la Red de las Naciones Unidas.

El mapeo incorporará un marco de rendición de cuentas que permitirá colocar a los beneficiarios en el centro de los programas y las medidas. Además, se pondrán en marcha actividades para el desarrollo de capacidades a escala subnacional con la participación y la capacitación de 50 asistentes regionales de monitoreo y evaluación. “El mapeo aborda la necesidad de involucrar y desarrollar las capacidades de instituciones descentralizadas para una coordinación sólida multisectorial del plano comunitario al central”, señaló la Dra. Lucie Solofonirina, coordinadora nacional de la Oficina Nacional de Nutrición y punto focal SUN en el gobierno tras el taller de lanzamiento en Antananarivo.

El enfoque multisectorial del mapeo constó de 27 medidas que involucran a sectores, como la salud, la agricultura, WASH (agua, saneamiento e higiene) y la protección social. El equipo nacional de mapeo congregó a puntos focales técnicos de la Oficina, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Salud, el Instituto Nacional de Geografía e Hidrografía, el Instituto Nacional de Estadísticas, así como a colegas del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Este abordaje no solo garantiza la apropiación del ejercicio, sino también permite institucionalizar el mapeo dentro de las instituciones gubernamentales.

La primera fase se desarrolló durante 6 días, a finales de agosto de 2019, e incluyó a todos los actores involucrados que participaban en el campo de la nutrición en Madagascar. Más de 100 personas asistieron al taller de lanzamiento, donde los socios técnicos y financieros realizaron un ejercicio de establecimiento de prioridades para identificar qué medidas de nutrición se podrían incluir en el mapeo. El inicio del proceso estuvo en manos del coordinador nacional de la Oficina Nacional de Nutrición, el subsecretario del primer ministro, el representante adjunto del PMA en el país y el oficial de monitoreo y evaluación del UNICEF. Un especialista en mapeo del Secretariado de la Red de las Naciones Unidas viajó hasta Antananarivo para reunirse con los demás actores y enseñarles a los asistentes del taller los objetivos, el proceso y la metodología, los resultados esperados y otras características de la herramienta de mapeo.

El equipo de mapeo dedicó tres días al desarrollo de capacidades en materia de supervisión de la recopilación y captura de datos. Uno de los días se centró en el módulo de mapeo, en el que se utilizó el programa informático District Health Information Software (DHIS2) para la personalización, la recopilación de datos, el ingreso de datos y el análisis básico. Durante este período, el equipo propuso una extensa lista preliminar de las medidas de nutrición, los grupos destinatarios, los mecanismos de implementación y los niveles geográficos, que se validó durante el taller.

La realización del ejercicio de mapeo llevará aproximadamente cuatro meses, lo que incluye la fase de recopilación de datos, la limpieza de datos, el análisis y la divulgación de los resultados. De este modo, será posible reformular y ejecutar el paquete de intervenciones prioritarias con un impacto comprobado, que se dirigirá a las áreas geográficas que anteriormente no habían sido beneficiarias. El objetivo es identificar las áreas ignoradas en las diferentes zonas geográficas para aumentar la cobertura en los grupos de población con los que es difícil entrar en contacto.

Post A Comment

No Comments