SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / ¿Nuevos logros en la nutrición? No sin las adolescentes

¿Nuevos logros en la nutrición? No sin las adolescentes

  |   Blogs

Blog escrito por @Anushree Shiroor— Embajadora de Nutrición en Concern Worldwide
(Blog originalmente publicado en Inglés)


El creciente impulso para mejorar la nutrición de las adolescentes aviva a la defensora que hay en mí. Por motivos que van mucho más allá de la posible futura maternidad de las adolescentes, existen claras necesidades sociodemográficas, económicas y morales para complementar los esfuerzos de nutrición centrados en los primeros años de vida con aquellas de los adolescentes de ambos géneros. Durante muchísimo tiempo, esta etapa de transición crucial entre la niñez y la adultez fue pasada por alto cuando pusimos nuestra atención en la malnutrición, pese a ser el segundo momento propicio para desarrollar la salud, el capital y el potencial humano. En la actualidad, 1 de cada 6 personas de la población mundial se encuentra en la etapa de la adolescencia (10-19 años), y ya no podemos permitirnos abandonarlas.

La semana pasada, en la conferencia “Adolescentes: agentes de cambio para un mundo bien alimentado” (Adolescents: agents of change for a well-nourished world), que organizaron de manera conjunta la Alianza Mundial para una Alimentación Mejorada (GAIN) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), se realizaron diversos debates enriquecedores sobre un amplio abanico de temas referidos a la salud y la nutrición de los adolescentes. Sin embargo, el aspecto más gratificante de la conferencia fue la presencia y la participación activa de un grupo de adolescentes confiados, inspiradores y decididos de Zambia, Pakistán, Indonesia, Bangladesh, Reino Unido e Irlanda. Fue notable el entusiasmo que demostraron al trabajar con otras personas para hallar soluciones a las cuestiones relacionadas con la nutrición y el bienestar, y quedó muy clara su postura unificada: “Nada para nosotros sin nosotros”. Si no pueden emitir su opinión respecto de cómo abordamos sus problemas, ¿qué tan útiles serán nuestras soluciones?

La deficiencia de hierro es una de las principales causas de muerte y discapacidad en los adolescentes. A su vez, 340 millones de niños y adolescentes de entre 5 y 19 años sufren de sobrepeso y obesidad (no se dispone de datos desagregados solo sobre los adolescentes). Sumado a ello, el 11 % de todos los partos corresponden a adolescentes de 15 a 19 años y esto, como sabemos, representa una amenaza tanto para su nutrición, salud y supervivencia como para la de sus hijos. El único medio seguro para tratar los distintos tipos de malnutrición en los adolescentes es contar con un sistema inclusivo, flexible y con capacidad de respuesta que se ocupe de los diversos factores socioeconómicos, sanitarios y de género que determinan sus hábitos alimenticios y conductas alimentarias.

En esta conferencia, surgieron muchos elementos para la reflexión, pero asimismo ideas para la acción, en lo que respecta a nutrición de los adolescentes:

  • Participación significativa de la juventud y ningún enfoque descendente: en una etapa única de la construcción de la identidad, los adolescentes están interesados en formar parte de las decisiones que los afectan tanto a ellos como a sus vidas. Debemos involucrarlos aún más, fomentar las capacidades y brindar el apoyo necesario para encontrar juntos soluciones sostenibles.
  • Mejores definiciones para este grupo: las necesidades nutricionales y los factores de riesgo para un niño de 10 años son diferentes a las de un adolescente de 15 años y a las de un adulto joven de 18 o 19 años. No hay un criterio único que pueda aplicarse a este grupo tan heterogéneo, y las soluciones que proponemos deben tener en consideración este aspecto.
  • Un desafío y una oportunidad: los adolescentes representan un desafío, pero también una oportunidad de mejorar la nutrición. Si bien deben hacerse avances considerables para obtener datos y conocimientos sobre las dietas, los obstáculos y los elementos facilitadores a fin de mejorar la nutrición de los adolescentes, la comunidad mundial de nutrición y los encargados de la toma de decisiones aún tienen mucho por hacer en lugar de quedarse de brazos cruzados y esperar a recabar más evidencias.
  • Factores sociales determinantes de la nutrición: los temas relacionados con las normas de género, la pobreza, la educación y la salud sexual y reproductiva deben ser una parte fundamental del enfoque para mejorar la nutrición de los adolescentes, dado que sin ellos nuestros esfuerzos serían soluciones puramente pasajeras.
  • Menos jerga y más agilidad: los adolescentes de todo el mundo se están desarrollando a un ritmo más rápido que el imaginado, y nuestras soluciones deben adaptarse a ello a través de un método simple, flexible y con capacidad de respuesta que facilite la asimilación de la información.
  • Modelos adolescentes a imitar: se necesitan redes y embajadores de la juventud para lograr y mantener vivo el impulso en lo concerniente a la nutrición de los adolescentes.
  • Escuelas como plataformas, pero que le presten la misma atención al amplio sector de adolescentes que aún no asisten a la escuela: las escuelas constituyen una vía única importante para implementar programas de nutrición, salud y bienestar, pero se necesitan recursos y esfuerzos para fomentar las capacidades y apoyar a las escuelas y los profesores sin llegar a agobiarlos. A su vez, aún hay una gran parte de la población adolescente sin escolarizar. Debemos ofrecerles soluciones para sus problemas de nutrición, pero también lograr que asistan a la escuela.
  • Datos: precisamos recopilar más datos específicos de los adolescentes sobre su estado nutricional, conductas alimentarias y obstáculos y elementos facilitadores de una alimentación saludable. Por ejemplo, las niñas adolescentes a menudo se agrupan con las mujeres en edad reproductiva (15 a 49 años), y se dispone de datos sobre los índices de sobrepeso/obesidad para los menores de 5 años y el grupo de entre 5 y 19 años. Si no se cuenta con datos específicos sobre los adolescentes, es difícil encontrar soluciones concretas.

En la mitad de la conferencia, mi teléfono móvil se quedó sin batería y Annet, la embajadora adolescente de Zambia, me ofreció un cargador portátil. Esta actitud hizo que me diera cuenta de que este grupo ya está un paso adelante. Si no nos mantenemos a la par de los adolescentes y trabajamos con ellos para mejorar su nutrición y bienestar, vamos a quedar muy lejos en la carrera de lograr el objetivo de erradicar todas las formas de malnutrición para todas las personas, en todas partes del mundo.

Post A Comment

No Comments