SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Prevenir la pérdida y el desperdicio de alimentos en los sistemas alimentarios

Prevenir la pérdida y el desperdicio de alimentos en los sistemas alimentarios

  |   Red de las Naciones Unidas para el SUN

En el informe, Prevenir la pérdida y el desperdicio de alimentos en los sistemas alimentarios: medidas normativas para una alimentación de calidad, se señala que las dietas de mala calidad suponen para la salud pública una amenaza más grande que la malaria, la tuberculosis o el sarampión. Por otro lado, aproximadamente un tercio de todos los alimentos que se producen para el consumo humano nunca llegan a la mesa del consumidor.

La elaboración del informe estuvo a cargo de la Alianza Mundial para una Nutrición Mejorada (GAIN) en asociación con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Los expertos subrayan que si bien los alimentos, como las frutas, las verduras, las semillas, los frutos secos, los productos lácteos, la carne y los frutos de mar, son ricos en nutrientes, son muy perecederos y, por lo tanto, propensos a perderse en el sistema alimentario. Las cifras son alarmantes: cada año se pierden o desperdician más de la mitad de todas las frutas y las verduras producidas a nivel mundial. Una fuente vital de proteínas no llega nunca a consumirse, lo que representa alrededor del 25 % de toda la carne producida y equivalente a 75 millones de vacas.

Medidas en todo el sistema alimentario

El informe propone una serie de medidas normativas que deben aplicarse en todo el sistema alimentario, lo que incluye educar a los actores involucrados; centrarse en los alimentos perecederos; mejorar las infraestructuras públicas y privadas; fomentar la innovación; y aportar más datos y conocimientos sobre las pérdidas y el desperdicio de alimentos.

El Prof. Srinath K. Reddy, miembro de la Alianza y presidente de la Fundación para la Salud Pública de la India, se refirió al informe de la siguiente manera: «Las medidas normativas de la Alianza Mundial indican de qué manera la reducción de la pérdida y el desperdicio de alimentos podría desempeñar un papel esencial en la mejora de las dietas deficientes e inadecuadas que afectan a 3000 millones de personas en el mundo, y que suelen ser la causa de la desnutrición persistente, así como del incremento del sobrepeso y la obesidad y el consiguiente aumento de las enfermedades no transmisibles».

En el informe también se analizan las diferentes maneras en las que se originan los desperdicios y la pérdida de alimentos en el sistema alimentario, que va desde la producción agrícola, el procesamiento, el envasado, el almacenamiento, el transporte, la distribución, hasta la cocina de los propios consumidores.

Adoptar un enfoque amplio es esencial debido a que gran parte de las pérdidas y los desperdicios ocurren una vez que los alimentos salieron del campo. Sobre la base de las últimas pruebas, en el informe se concluye con seis medidas prioritarias para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos nutritivos. Asimismo, ofrece diversos ejemplos de las iniciativas existentes y las posibles innovaciones para encaminar la acción en los sectores públicos y privados.

Por otro lado, se obtendrían beneficios económicos, ya que se calcula que el valor de los alimentos que se pierden o desperdician por año a escala mundial es de $1 billón. Consumir más alimentos de los que ya han sido producidos evitaría también el despilfarro de agua, tierra y energía que se emplearon en su producción.

• Descargue el informe English

Post A Comment

No Comments