SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Principios rectores de una alimentación sostenible y saludable

Principios rectores de una alimentación sostenible y saludable

  |   Red de donantes SUN, Red de las Naciones Unidas para el SUN

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicaron un conjunto de principios rectores de una alimentación sostenible y saludable.

Estos principios rectores tienen en cuenta las recomendaciones nutricionales y los objetivos de consumo de nutrientes, y abordan los tres pilares de la sostenibilidad: ambiental, sociocultural y económico. Constituyen el resultado de un proceso de consultas con expertos internacionales de la FAO, la OMS y 24 expertos invitados de distintas partes del mundo, entre ellos el científico Davy Vanham del Centro Común de Investigación.

Estos principios rectores adoptan un enfoque integral de la alimentación; tienen en cuenta las recomendaciones internacionales de nutrición; el costo ambiental del consumo y la producción de alimentos y la adaptabilidad a los contextos económicos, culturales y sociales locales. El objetivo de esta publicación es respaldar los esfuerzos de los países por transformar los sistemas alimentarios para promover una alimentación saludable y sostenible, y de este modo, contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible a nivel nacional, en especial, los Objetivos 1 (Fin de la pobreza), 2 (Hambre cero), 3 (Salud y bienestar), 4 (Educación de calidad), 5 (Igualdad de género), 12 (Producción y consumo responsables) y 13 (Acción por el clima).

Alimentación saludable y sostenible

Una alimentación saludable y sostenible promueve todos los aspectos de la salud y el bienestar de las personas, ejerce una presión y un impacto ambientales bajos, es accesible, asequible y equitativa y es culturalmente aceptable.

Los objetivos de la alimentación saludable y sostenible son:

  • lograr el crecimiento y desarrollo óptimo de todas las personas y fomentar el desempeño y bienestar físico, mental y social en todas las etapas de la vida de las generaciones presentes y futuras;
  • prevenir toda forma de malnutrición (por ejemplo, desnutrición, deficiencia de micronutrientes, sobrepeso y obesidad);
  • reducir el riesgo de enfermedades no transmisibles relacionadas con la alimentación; y
  • contribuir a la preservación de la biodiversidad y la salud planetaria.

Directrices para emplear en la elaboración de políticas

Estas directrices ofrecen recomendaciones valiosas de políticas para que los sistemas alimentarios sostenibles sean saludables, ecológicos y sostenibles desde el punto de vista cultural y económico: una cuestión que cada vez preocupa más a la ciudadanía. Por ejemplo, se pueden utilizar como referencia cuando se modifiquen las Guías alimentarias basadas en alimentos nacionales.

En el pasado, estas Guías solían ofrecer al público en general consejos sobre alimentos, grupos de alimentos y modelos alimentarios que proporcionan los nutrientes fundamentales con el propósito de fomentar la salud en general y prevenir las enfermedades crónicas (consulte a modo de ejemplo las Guías alimentarias basadas en alimentos de la FAO); por lo tanto, solo se abordaba el aspecto “saludable” de la alimentación.

En la Unión Europea, se realizaron algunas modificaciones recientes de las Guías a fin de poder incluir el aspecto “sostenible” de la alimentación saludable y sostenible. Por ejemplo, la región de Flandes de Bélgica, Países Bajos y Alemania modificaron sus Guías alimentarias basadas en alimentos con el fin de incluir determinados aspectos de la sostenibilidad ambiental. Se espera que estas directrices internacionales fomenten la adopción de un consumo sostenible de alimentos a escala mundial.

Alimentación sostenible y saludable: principios rectores (en inglés)

 

Post A Comment

No Comments