SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Responsabilidad por la nutrición en la agenda post-2015

Responsabilidad por la nutrición en la agenda post-2015

  |   Blogs, Secretariado y Grupo líder del Movimiento SUN

Tom Arnold

Coordinador del Movimiento para el Fomento de la Nutrición (interino)

Declaración del autor: El autor declara no tener ningún conflicto de intereses.

Tom Arnold speaks at the SUN Movement Global Gathering 2013 in Rome. Photo: WFP / Angela Iula

Tom Arnold habla en la Reunión Global del Movimiento SUN de 2013 en Roma. Foto: PMA / Angela Iula

Este artículo se extrajo de SCN News 41, lanzado en mayo de 2015.  SCN News es una revisión periódica del desarrollo en la nutrición a nivel internacional para ayudar a compartir la experiencia con la nutrición. Obtenga más información y descargue la publicación completa: UN SCN Website

Eventos clave en 2014 brindaron un impulso fundamental para la lucha global contra la desnutrición en todas sus formas y para la justicia nutricional. La desnutrición es el resultado de no respetar los derechos humanos básicos, por eso abordarla es realmente una cuestión de justicia. La Reunión Global del Movimiento SUN para el Fomento de la Nutrición en noviembre de 2014 destacó la necesidad de una colaboración permanente entre todos los representantes a fin de desarrollar medidas para la nutrición en los países. El primer Informe Global de Nutrición presentó claramente el panorama de la desnutrición global, haciendo hincapié en los logros más importantes y los desafíos inherentes. Entre estos eventos en 2014, los más importantes fueron los procesos que culminaron en la Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición (CIN2) en Roma. Esto incitó a renovar los compromisos orientados a acabar con la desnutrición, con la aprobación de los estados miembros de la Rome Declaration sobre la Nutrición y el Framework for Action.

Garantizar el acceso de todas las personas, especialmente mujeres y niños, a una mejor nutrición sigue siendo el enfoque central de la Declaración de Roma. También es el objetivo global del Movimiento SUN. Sin embargo, si queremos alcanzar estos objetivos ambiciosos, pero realizables, como una comunidad global, debemos revisar nuestro trabajo de forma continua y crítica para garantizar que los compromisos se conviertan en acción. Necesitamos mantener este impulso a lo largo de 2015 y más allá. Para el Movimiento SUN, la demanda de mayor responsabilidad y el compromiso de apoyar los esfuerzos de los países por fomentar la nutrición servirán de trampolín para su estrategia actualizada más allá de 2015.

La agenda de desarrollo post-2015 más amplia ofrecerá una plataforma para que los representantes a nivel internacional, nacional y subnacional desarrollen el monitoreo de resultados y el intercambio y aprendizaje entre países y todos los representantes: gobiernos, donantes, la sociedad civil y el sector de empresas. Garantizar la responsabilidad abarcará la extensión de los compromisos asumidos y las responsabilidades asignadas para asegurar que se cumplan los objetivos. En esencia, este marco debe proporcionar el conocimiento básico necesario para definir funciones y responsabilidades claras para todos los representantes involucrados en la lucha por la justicia nutricional.

A nivel internacional, el Sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) cumple un papel importante en proporcionar la orientación necesaria sobre las políticas y el desarrollo de capacidades para tomar medidas relacionadas con la nutrición. Si bien los participantes internacionales pueden apoyar la gestión de recursos para la responsabilidad, a nivel nacional los gobiernos deben continuar liderando la evaluación e implementación de medidas orientadas a mejorar el estado nutricional de todos los ciudadanos. Estas medidas pueden penetrar aún más en las estructuras de gobernanza descentralizada, con un énfasis en las estrategias centradas en la comunidad y sensibles al género. Los grupos de la sociedad civil también cumplen un papel fundamental en la realización de campañas de concientización sobre nutrición en las comunidades, la promoción del aumento en las inversiones y la mejora de la gobernanza de la nutrición y la transparencia en el gasto en nutrición.

En el Movimiento SUN, continuaremos trabajando para consolidar la alineación de los cuatro componentes de apoyo (la ONU, los donantes, las empresas y la sociedad civil) para apoyar a los 55 países que se han comprometido con el fomento de la nutrición. La alineación con los planes nacionales mejorará el aprendizaje entre colegas y la responsabilidad mutua.

Garantizar la responsabilidad en la agenda de desarrollo post-2015 requerirá del refuerzo de los mecanismos adecuados en todos los niveles para medir los resultados. Un requisito previo para evaluar los resultados es contar con la información necesaria y los sistemas de monitoreo y evaluación correspondientes para realizar un seguimiento y analizar el progreso. Esto se destaca en el Informe Global de Nutrición, que identifica las enormes data gaps en el predominio de la desnutrición y aboga por el uso de datos creíbles y oportunos para lograr que los representantes asuman responsabilidad por sus compromisos con la prestación de servicios de nutrición. Contar con estos sólidos sistemas les permite a los gobiernos evaluar el impacto de sus políticas y programas y corregir sobre la marcha según sea necesario.

La experiencia de los países en el Movimiento SUN destaca la importancia de ir más allá de la recopilación de datos y llegar al desarrollo de capacidades para estudiar los datos de un modo que pueda influir en la creación de políticas y la implementación. Esta comprensión conforma la base de la estrategia desarrollada y probada dentro del Movimiento SUN para apoyar el establecimiento y el uso de plataformas de información sobre nutrición a nivel nacional y subnacional. Las plataformas previstas pueden ayudar a monitorear el progreso y determinar las asociaciones para elaborar argumentos verosímiles sobre la efectividad (rentabilidad) de las diferentes intervenciones y fortalecer la responsabilidad mutua.

La responsabilidad en la agenda de desarrollo post-2015 debe ayudar a identificar las funciones y responsabilidades de los participantes en diferentes niveles, garantizando al mismo tiempo mecanismos adecuados para medir el progreso. Ambos dependen de la capacidad para monitorear e implementar medidas y, lo que es más importante, de la disponibilidad y el acceso a recursos financieros. Si bien se han obtenido varios compromisos por parte de los gobiernos y participantes clave en la Nutrition for Growth summit in 2013, entre otros eventos, sigue siendo fundamental implementar medidas para realizar un seguimiento de estos compromisos.

El seguimiento de los compromisos puede lograrse a través de asociaciones conjuntas y la promoción de una mayor transparencia. Es necesario hacer un esfuerzo consciente por aumentar la transparencia en el gasto en nutrición alentando el seguimiento consistente y la presentación de informes por parte de los donantes y los gobiernos nacionales. El Movimiento SUN continuará priorizando la movilización del apoyo político, la alineación en torno a marcos comunes de resultados en los países y la garantía de que se destine una cantidad de recursos suficiente a las medidas para la nutrición. Ya se han iniciado medidas para ayudar a los gobiernos a realizar un seguimiento de los recursos asignados a las medidas específicas para la nutrición y sensibles a la nutrición.

Garantizar una mayor responsabilidad por la nutrición en la agenda de desarrollo post- 2015 comienza con expresar la necesidad de indicadores de nutrición dentro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 (ODS2) para acabar con el hambre, alcanzar la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible. Nuevamente, es posible incluir más indicadores de nutrición si se vinculan con otros ODS, especialmente la correlación positiva entre el empoderamiento de la mujer y los resultados nutricionales para todos.

Los seis objetivos globales de nutrición acordados por los estados miembros en la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) en 2012 brindan una plataforma que puede reforzarse con la agenda post-2015. Integrar los objetivos de la AMS ayudará a desarrollar la planificación y las medidas multiactor en curso en los países para alcanzar los objetivos. Esto asegurará la sostenibilidad de los esfuerzos de nutrición y, al mismo tiempo, hará que la nutrición siga siendo una prioridad durante la próxima década y más allá. La incorporación de la nutrición en el marco de los ODS será el trampolín para establecer y desarrollar marcos de responsabilidad para monitorear y demostrar los resultados.

Post A Comment

No Comments