SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Tayikistán se compromete con la estrategia de los 1000 días dorados en favor de la nutrición y los resultados de desarrollo en la infancia

Tayikistán se compromete con la estrategia de los 1000 días dorados en favor de la nutrición y los resultados de desarrollo en la infancia

  |   Red de países SUN

© UNICEF/Pirozzi

El gobierno de Tayikistán ha aprobado una estrategia para el cambio social y de comportamiento destinada a reducir el retraso en el crecimiento y mejorar los resultados sanitarios de las niñas y los niños en todo el país. Se trata de la primera estrategia oficial de esta índole que se pone en marcha en el país. Durante su desarrollo participaron los homólogos gubernamentales de los distintos sectores, quienes recibieron la asistencia técnica del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Tayikistán es el país de la región de Europa y Asia Central que registra las tasas más altas de retraso en el crecimiento infantil. De acuerdo con la encuesta nacional de micronutrientes de 2016, un poco más del 21 % de las niñas y los niños tayikas de entre seis y 59 meses de edad presentan retraso en el crecimiento. El 8 % de la población infantil registra falta de peso, el 6 %, emaciación y el 1,8 %, emaciación grave. Estos casos ocurren sobre todo en las zonas rurales, donde acaecen los índices de pobreza más altos, y el acceso a la atención médica y a la información suele ser escaso.

La estrategia se complementa con la iniciativa del Movimiento SUN que se ejecuta en el país, que apunta a reducir todos los indicadores de desnutrición de Tayikistán y disminuir la tasa de retraso en el crecimiento en un 17 % antes de que finalice el año 2022. A su vez, también contribuirá con una de las metas de la Asamblea Mundial de la Salud en la que se propone reducir el retraso en el crecimiento en Tayikistán en un 40 % para 2025.

Cuando se padece malnutrición en la infancia, los riesgos de muerte, enfermedad, retraso en el desarrollo y desempeño escolar deficiente son mucho mayores. Los daños que este flagelo ocasiona en el desarrollo físico y cerebral del niño son considerables y, en gran medida, irreversibles. El retraso en el crecimiento, o estatura demasiado baja para la edad, afecta la función cerebral, la salud, el desarrollo de los órganos, el sistema inmunitario y las capacidades intelectuales y de aprendizaje del niño, lo que menoscaba su potencial de productividad. A su vez, estas consecuencias también repercuten en el potencial de productividad y los resultados sanitarios de sus propios hijos en el futuro.

Los 1000 días —desde el embarazo de la madre hasta los dos años de vida del niño— constituyen un momento crítico, ya que es cuando se sientan las bases del desarrollo cognitivo y físico del niño. La estrategia de los 1000 días dorados para el cambio social y de comportamiento busca valorizar esta etapa de la infancia. A tales efectos, se fomentan los servicios y la solicitud de atención preventiva y que los padres y los trabajadores sanitarios adquieran los conocimientos necesarios, con la finalidad de reducir los índices de retraso en el crecimiento y mejorar los resultados sanitarios en todo el país, haciendo hincapié en la nutrición.

© UNICEF/Sadulloev

Entre los objetivos de la estrategia también se incluyen suministrar suplementos de micronutrientes a las madres embarazadas y lactantes, y a las niñas y los niños menores de 24 meses, en conformidad con las directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), controlar que a todos los niños se les hayan aplicado todas las vacunas, promover el bienestar físico y psicológico de las mujeres embarazadas y alentarlas a que asistan a las citas de control prenatal y posnatal, informar a la comunidad respecto de las prácticas saludables de alimentación infantil, como la lactancia materna, la creación de vínculos con el recién nacido y las prácticas de cuidado receptivo. Desde la perspectiva del cuidado de salud de primera línea, en la estrategia también se pretende que los trabajadores sanitarios de atención neonatal y materna estén informados sobre las cuestiones relacionadas con la nutrición y la higiene, el desarrollo positivo en la primera infancia, así como con el tratamiento eficaz de enfermedades comunes en la infancia.

Gracias a la labor que ya se ha llevado a cabo en Tayikistán durante muchos años, la falta de conocimientos de los cuidadores no siempre es el obstáculo que impide concretar el cambio de comportamiento para detener el retraso en el crecimiento. Principalmente, tiene que ver con el hecho de que las madres tayikas deben hacerse cargo de la mayor parte de las tareas domésticas y del cuidado infantil. En algunos casos, los programas destinados a lograr un cambio de comportamiento, sin querer, ejercen más presión sobre la ya pesada carga de trabajo que soportan las mujeres, ya que suponen una mayor cantidad de mensajes y material para leer y asimilar, más controles de salud a los que asistir y más instrucciones que seguir. Como resultado, las estrategias para el cambio de comportamiento pueden ser contraproducentes, puesto que las personas se cierran o dejan de prestar atención por completo cuando se enfrentan a una cantidad abrumadora de información.

Por consiguiente, si bien la estrategia de los 1000 días dorados dota a las madres de conocimientos, también se espera que mejore la capacidad de los cuidadores para que generen el entorno propicio que empodere a las madres para producir el cambio. En este sentido, es menester reforzar las habilidades maternas, mejorar el acceso a los servicios maternos y neonatales y a las nuevas ideas, y entender mejor la importancia del papel de la madre.

Si se crean las condiciones propicias, la estrategia de los 1000 días dorados puede llegar a generar un impacto sustancial en el comportamiento de las madres, así como en el de los demás integrantes de la familia y la comunidad.

 

Post A Comment

No Comments