SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Transformación del sistema de información de nutrición

Transformación del sistema de información de nutrición

  |   Sistemas de información de nutrición, SUN en la práctica

Transformación del sistema de información de nutrición

Ferew Lemma, Asesor Superior, Oficina del Ministerio de Salud y Punto Focal de SUN,

ofrece una actualización de cómo la información de rutina está reforzando el sistema…

En la página 33, se presenta un cuadro con el debate sobre el Sistema Nacional de Información de Nutrición (NIS) de Etiopía como estaba a comienzos de 2011. En los últimos años el sistema se ha consolidado, ampliado y se han alcanzado algunos de los desafíos. A continuación, el autor describirá estos cambios. 

Principales logros del Sistema de Información de Nutrición

TEl Sistema Nacional de Información de Nutrición (NIS) se ha consolidado como parte del Programa Nacional de Nutrición (PNN) 2008-2013, que se actualizó para el período 2013-2015. El Programa de Extensión de la Salud (HEP) ha asegurado que el NIS es ampliamente reconocido por todos los socios como la fuente confiable de información. Esta información también es útil para las Unidades de Coordinación de Nutrición en Emergencias (ENCU) del Ministerio de Agricultura (MoA) establecidas a nivel nacional y regional13. Esto ha disminuido progresivamente la duplicación en la recopilación de datos y ha garantizado un intercambio y uso mejorado de la información disponible.

Inclusión de datos de rutina sobre nutrición en el NIS y el sistema de alerta temprana

Debido a los informes consistentes y al amplio alcance de los datos de rutina recopilados a través del HEP, Programa de Alimentación Terapéutica (PAT), las tendencias se han establecido por varios años. Los datos de tendencia proporcionan información sobre lo que sucede con los ingresos por desnutrición aguda durante los períodos de carestía, así como también durante tiempos de crisis y periodos normales. Los datos de tendencia de PAT se incorporan al sistema de alerta temprana y son el componente fundamental en el desencadenamiento de respuestas inmediatas que puedan surgir. Esto significa que la capacidad del sistema de salud determina la respuesta de emergencia: si el sistema de salud no puede absorber el aumento de la cantidad de casos, será necesario contar con apoyo adicional.

Mejor gestión de datos

Bajo la Dirección de Seguridad Alimentaria del MoA, existe una Unidad de Coordinación de Nutrición en Emergencias (ENCU), que es responsable de las reuniones de coordinación del Grupo de Trabajo Nacional de Múltiples Organismos para la Nutrición (MANTF), el intercambio y el debate sobre asuntos técnicos entre los socios de nutrición que trabajan en Etiopía.

Jonathan-Hyams-ETHIOPIA

Además, el sistema nacional de información de gestión de la salud del Ministerio Nacional de Salud (MoH) reúne seis o siete indicadores de nutrición, incluyendo datos de control y promoción del crecimiento, información sobre el tratamiento comunitario de la desnutrición aguda (TCDA) y sus resultados, datos sobre micronutrientes (vitamina A, eliminación de parásitos, suplementos de hierro y ácido fólico) y bajo peso al nacer. Esta información se recopila mensualmente y se presenta trimestralmente.

Caroline-Trutmann-ETHIOPIA

Etiopía ha presentado una tarjeta de puntaje de supervivencia infantil en un esfuerzo por reducir la mortalidad infantil. La puntuación consta de tres componentes: indicadores de aportes que están relacionados con los problemas de las políticas y la disponibilidad de recursos, indicadores de proceso, indicadores de impacto y resultados generales que resumen los resultados de datos. Indicadores de nutrición como retraso en el crecimiento, prácticas de lactancia, cobertura de las cápsulas de vitamina A y eliminación de parásitos están incluidos en la tarjeta de puntajes.

Además, el Órgano de Coordinación Nacional de la Nutrición (NNCB) dirigido por el MoH está trabajando para desarrollar una tarjeta de puntajes multisectorial que facilite la toma de decisiones de alto nivel.

Mejoras en el uso de datos sobre nutrición descentralizados

A nivel de «woreda», el sistema de información es útil para todos los sectores y se llama «red woreda». La información sobre salud y nutrición se incluye en este sistema y es recopilada por las oficinas de salud de «woreda». Para programas como el Programa de Red de Seguridad Productiva14, la administración de «woreda» triangula datos sobre agricultura, clima, nutrición, entre otros con los puntos débiles para decidir quién necesita apoyo.

Los datos del sistema de información están disponibles en formato electrónico en la mayoría de «woredas». La capacidad de los oficiales de distrito de realizar análisis y controles de calidad de datos también se ha consolidado con la información que los técnicos capacitados de las facultades y universidades emplean en «woreda» y a nivel de zona. Por lo tanto, la descentralización del sistema ha facilitado la interpretación y el uso local de información.

Confianza en el personal de primera línea como fuente principal de información

Los trabajadores de primera línea en Etiopía han estado reuniendo información sobre nutrición (especialmente datos para TCDA) desde 2004. A través de los años, se han desarrollado las habilidades de estos trabajadores y los datos se han vuelto muy confiables. Por ejemplo, en 2011 cuando el Cuerno de África se vio afectado por la escasez de alimentos, los trabajadores de primera línea reaccionaron pronto ante la situación en Etiopía y se implementaron medidas correctivas, por lo tanto el número de niños afectados disminuyó y los índices de mortalidad permanecieron bajos.

Lecciones claves

  • Es necesario trabajar en el desarrollo de un sistema de salud antes de embarcarse en un sistema de información de nutrición que sea confiable y capaz de informar sobre toma de decisiones.
  • Cuando se amplía un sistema de información, se puede ver comprometida la calidad y es importante implementar mecanismos (desarrollo continuo de la capacidad) para abordar estas limitaciones.
  • Es muy difícil y lleva tiempo obtener información confiable y exhaustiva sobre nutrición que aborde oportunamente las alertas e informe sobre el progreso de los planes nacionales y los múltiples sectores.
  • Los países deben observar sus contextos, ser pacientes y desarrollar la capacidad de los trabajadores de primera línea continuamente.

Debate sobre el Sistema de información de nutrición en Etiopía a principios de 2011

En Etiopía, el rol del Sistema Nacional de Información de Nutrición (NIS) se ha expresado claramente en el Programa Nacional de Nutrición (PNN) de Etiopía. Este rol tiene tres partes constituyentes. Éstas proporcionan una estructura «global» y holística para el diseño del NIS: apoyar las alertas oportunas y las intervenciones adecuadas en woreda y en niveles más altos, desarrollar, administrar y evaluar el PNN en todos los niveles, e informar a otros sectores como el agrícola, de agua/saneamiento y desarrollo económico. La visión exhaustiva del NIS consiste en informar sobre el conocimiento de la situación nutricional con respecto a problemas crónicos y recientes, así como también las causas de estos problemas, y cómo cambian a lo largo del tiempo para ayudar en la toma de decisiones en todos los niveles. Sin embargo, pese a que el NIS puede adaptarse de manera eficaz y estar «abierto» a una cantidad ilimitada de datos, la capacidad de desencadenar una respuesta efectiva y adecuada exige que la información sea oportuna, confiable y coherente. Estas condiciones, a la larga, determinan los parámetros básicos sobre los que se realiza la selección inicial de información para el NIS. Básicamente, todos los datos deben ser de confianza y estar continuamente disponibles, deben triangularse para generar información específica para «determinados contextos» y basada en evidencia, y debe existir un proceso claro, acordado por todos los participantes, para integrar la información a la toma de decisiones.

Situación única de los datos en Etiopía

Etiopía se encuentra en una posición totalmente única ya que, durante los últimos treinta años, el Sistema de Alerta Temprana (SAT) ha recopilado grandes cantidades de datos, incluyendo información sobre salud y nutrición. Sin embargo, la información sobre nutrición recopilada por el SAT proporciona solamente datos aislados, principalmente señales de alerta basadas en deterioro «observable». La información se obtiene directamente de los trabajadores de la salud en «momentos críticos» y sin comparación sistemática con lo que sería «normal» para un momento dado del año. Las evaluaciones nutricionales son necesarias durante estos momentos críticos para confirmar las «emergencias», pero la aparición temporal de estos momentos críticos genera una demanda generalizada y simultanea de evaluaciones, que rara vez se puede satisfacer de forma apropiada. En los últimos años, se ha mejorado la selección de encuestas a través de un mayor uso de fuentes de datos de rutina, al menos para indicar donde se necesita una evaluación con más urgencia. Los datos están disponibles y se pueden consultar mensualmente o trimestralmente en los niveles más bajos debido en gran medida a tres programas: el Programa de Nutrición Comunitaria (CBN), el Programa de Alimentación Terapéutica (PAT) y el Día de Salud Comunitaria (CHD). Estos sistemas de rutina son la columna vertebral de monitoreo del PNN, que, al menos en teoría, puede combinarse para informar las alertas oportunas y compartirse con otros sectores. De manera similar, se está realizando un seguimiento semanal de un número de enfermedades a través del sistema de Gestión de Riesgo de Desastre de Salud Pública (PHEM). De este modo, existe una probabilidad muy real de que el SAT acceda sistemáticamente a datos específicos de fuentes de información sobre salud existentes y al revés. Esto será más efectivo si se llega a un acuerdo sobre los indicadores claves, en especial, de alerta oportuna. La pregunta clave, básicamente, es si los responsables de la toma de decisiones de todos los sectores están dispuestos a intercambiar y usar datos de rutina disponibles para informar sus decisiones y respuestas.

Tratamiento de los datos sobre nutrición

Aunque existen problemas de «confianza» relacionados con la calidad y credibilidad de los datos, la descentralización administrativa y la existencia de una red de salud extendida crea la oportunidad única de desarrollar capacidades, responsabilidad y transparencia en los niveles más bajos como woreda y kebele. Los encargados de la recopilación de datos iniciales son voluntarios y profesionales de la salud de primera línea. Muchos declaran que la recopilación de datos es una carga adicional en su apretada agenda. Después de la primera recopilación, los datos circulan en varios niveles pasando por supervisores y oficiales de salud. Sin embargo, se proporcionan pocos comentarios a través del sistema por lo que las personas directamente involucradas tienen una noción limitada de lo que se hace realmente con la información proporcionada. El volumen total de informes almacenados testifica la frecuencia con la que se lleva a cabo la recopilación de datos y la prioridad inmediata que se le debe dar para mejorar la «eficacia» del proceso. Actualmente, solicitar información sobre nutrición a un funcionario de woreda lleva a una búsqueda de información dada la cantidad de informes recopilados. En aquellos lugares donde los funcionarios recibieron computadoras, parece ser que los datos se han actualizado con frecuencia. Dado el aumento de los requisitos de tratamiento de la información, parece ser inevitable que las Oficinas de Salud de woreda pasen de un sistema en papel a un sistema computarizado, que les permite realizar controles de calidad de datos que, de otra manera, llevarían mucho tiempo y serían propensos a errores si se realizan manualmente. La implicación aquí es que los oficiales a nivel de woreda son en su mayoría jóvenes, a menudo tienen conocimientos de computación, y son profesionales graduados. El suministro de herramientas/software adecuado para el tratamiento de la información puede ayudar a desarrollar sus capacidades para implementar el sistema. Si la información no se evalúa correctamente a nivel de woreda, donde se recopilan y «controlan» los datos, la tarea de garantía de calidad en los niveles más altos es imposible.

Valor agregado del NIS: triangulación de datos

Lo «nuevo» en el paradigma del NIS es la necesidad de una «triangulación» para brindar información basada en evidencia para la toma de decisiones. Esto significa que los datos recopilados no se interpretan por separado, sino que provienen de diferentes fuentes. La solidez de la triangulación es la «contextualización» de los datos, es decir que los números o las observaciones estandarizadas se basan en el «conocimiento local». Los profesionales de primera línea en los puestos de salud tienen acceso a información sobre nutrición y salud gracias al contacto habitual con los pacientes. Con respecto a la nutrición, por ejemplo, se encuentran en la mejor posición para juzgar si el empeoramiento del peso de un niño durante el control del crecimiento mensual o su ingreso al Programa Terapéutico Ambulatorio (PTA) está vinculado a la falta de alimentos en el seno familiar o a otras causas como enfermedad, prácticas de alimentación inadecuadas, etc. Esta «proximidad» es la que permite que la triangulación sea más útil a nivel de la comunidad por la cual se pueden identificar las causas fundamentales de la desnutrición. Un ejemplo donde esto se puede aplicar es en las zonas con inseguridad alimentaria crónica respaldadas por el Programa de Red de Seguridad Productiva (PSNP) donde los mecanismos de financiación ante riesgos existen para abordar la nueva inseguridad alimentaria crónica o temporal. Al monitorear los aumentos de bajo peso (como un indicador temprano) y los ingresos al PTA (como un indicador tardío), los profesionales de la salud de primera línea, que son miembros del Grupo de Trabajo de Seguridad Alimentaria (FSTF), pueden desempeñar un rol fundamental en el suministro de información para procesos de solicitud. Sin embargo, la credibilidad de su información dependerá de su total comprensión de que sólo se puede acceder a los mecanismos de financiación ante riesgos cuando la desnutrición está vinculada a la inseguridad alimentaria. De este modo, la triangulación de datos desde su fuente es un tipo de control realizado por individuos claves antes de que la información se incorpore a los procesos de toma de decisiones o se comunique en los niveles más altos.

Confianza, responsabilidad y transparencia

En Etiopía, de acuerdo con la descentralización gubernamental, las administraciones a nivel de woreda y kebele han recibido un mayor poder para analizar, evaluar y reaccionar ante su situación cambiante. Por lo tanto, son más responsables de las repuestas de emergencia y para el desarrollo. Abordar los desafíos de cómo la información puede formar parte de la toma de decisiones garantizará la credibilidad y sostenibilidad del NIS. En este momento, los datos disponibles de fuentes de rutina no están vinculados correctamente al uso de la información. El principal desafío del uso de la información en los niveles más altos es que las fuentes no son completamente confiables mientras que en los niveles más bajos existen limitaciones en relación con las capacidades y el mandato. Pese a que la garantía de calidad de datos puede formar parte del sistema, especialmente mejorando la capacidad en un nivel más bajo, es necesario hacer más hincapié en el aspecto humano. La «confianza» no se puede construir sin prestar atención al rol desempeñado por cada representante, empezando por los profesionales de primera línea. La «responsabilidad» no se puede conseguir si no existe compromiso. No se puede fomentar la «transparencia» sin prestarle atención a las respuestas y los comentarios.
El NIS en Etiopía puede construirse uniendo las fuentes de datos disponibles al apoyo técnico adecuado proporcionado en todo el sistema de salud. Sin embargo, los aportes técnicos no son suficientes para garantizar su sostenibilidad. La noción de «importancia» es lo que motiva a las personas y sin ella la simple transmisión de datos a niveles más altos no motivará a los representantes a realizar sus aportes. La «triangulación» es más efectiva a nivel de la comunidad donde los conjuntos de datos individuales pueden compararse en la fuente y entenderse dentro de un determinado contexto. Los profesionales de primera línea desempeñan un rol fundamental en el aumento de la credibilidad del NIS, pero esto sólo puede suceder si hay un mayor reconocimiento del rol que desempeñan en informar la toma de decisiones. Mientras el proceso de descentralización continua en Etiopía, las decisiones importantes que se deberán tomar en los niveles más bajos, por ejemplo los mecanismos de financiación ante riesgos, requerirán la recopilación de datos disponibles de diferentes fuentes. A su vez, esto dependerá cada vez más de los individuos claves responsables de comunicar este proceso en la primera línea. Antes de poder confiar en el «Sistema» de Información sobre Nutrición, será necesario un voto de confianza para otorgarle poder a la «Fuente» de información. Después de todo, la credibilidad siempre debe partir de las personas.

Fuente: “Can the Nutrition Information System be ‘trusted’ to build on available data sources?” (Field Exchange, Edición 40, febrero de 2011, página 11, Patrizia Fracassi)

Post A Comment

No Comments