SUN Newsletter
Home / Actualizaciones / Un marco de inversión en la nutrición: cumplimiento de las metas mundiales de retraso en el crecimiento, anemia, lactancia y emaciación

Un marco de inversión en la nutrición: cumplimiento de las metas mundiales de retraso en el crecimiento, anemia, lactancia y emaciación

  |   Red de donantes SUN, Red de la sociedad civil SUN, Red de países SUN

En 2015, se registró que 159 millones de niños menores de cinco años de edad sufrían desnutrición crónica o retraso en el crecimiento, lo cual pone de relieve un gran obstáculo para la salud y el desarrollo económico a nivel mundial (UNICEF, OMS y Banco Mundial 2015). En el año 2012, con la intención de movilizar a la comunidad internacional en pos de una mejor nutrición, los 176 estados miembros de la Asamblea Mundial de la Salud aprobaron por primera vez las metas mundiales de nutrición, que se centran en seis áreas: retraso en el crecimiento, anemia, bajo peso al nacer, sobrepeso infantil, lactancia materna y emaciación. Dichas metas pretenden incentivar inversiones en intervenciones económicas, impulsar mejores prácticas de implementación y catalizar el avance hacia la reducción de la malnutrición.

En el presente informe, se analizan los costos, las repercusiones y las necesidades financieras necesarias para cumplir con las metas de nutrición de la Asamblea Mundial de la Salud relativas al retraso en el crecimiento, la anemia en mujeres, la lactancia materna exclusiva y el fomento del tratamiento de la emaciación grave en los niños pequeños. A fin de alcanzar estas cuatro metas, se necesita contar con USD 70 000 millones durante 10 años para invertir en intervenciones específicas de nutrición de alto impacto. Esta inversión generaría enormes beneficios: se evitarían 65 millones de casos de retraso en el crecimiento y 265 millones de casos de anemia en mujeres de aquí a 2025 en comparación con los datos de referencia registrados en 2015.

Además, en el lapso de estos 10 años, como mínimo, 91 millones de niños más recibirían tratamiento contra la emaciación grave y otros 105 millones de bebés se alimentarían exclusivamente con leche materna durante los primeros seis meses de vida. En conjunto, cumplir con estas metas permitiría evitar al menos 3,7 millones de muertes infantiles. Cada dólar invertido en este paquete de intervenciones arrojaría retornos económicos que oscilarían entre los USD 4 y los USD 35, con lo cual la inversión en la nutrición temprana se convierte en una de las medidas de desarrollo más rentables. Aunque algunas de las metas, en especial las destinadas a reducir el retraso en el crecimiento en los niños y la anemia en las mujeres, son ambiciosas y requerirán esfuerzos concertados en torno a la financiación, el fomento y el compromiso sostenido, la experiencia reciente de varios países sugiere que alcanzar estas metas es posible.

Las inversiones en los primeros 1000 días de vida son inalienables, portátiles y pagarán dividendos de por vida, no solo para los niños afectados directamente, sino también para todos nosotros en la forma de sociedades más fuertes, que se encargarán de dirigir las economías futuras.

 


“Una inversión en nutrición puede lograr que cualquier otra inversión en salud y desarrollo dé frutos”.

Bill Gates, copresidente de la Fundación Bill y Melinda Gates


 

«Un marco de inversión en la nutrición: cumplimiento de las metas globales de retraso en talla, anemia, lactancia y emaciación»

Post A Comment

No Comments